Tag Archives: Presidenciales

LA MADRE DE LA DERROTA

cristina-filmus-tomada2

Las victorias tienen dueños lo mismo que las derrotas, pero la diferencia entre unas y otras es que mientras por la primeras todos se pelean; de las segundas todos quieren escapar como si fueran un cáncer que consume a quien lo alcance. Derrotas y victorias siempre se explican por una multiplicidad de factores y actores. En este sentido la política es brutal, ganadores y perdedores son juzgados con esa misma vara que se mide a los entrenadores en el fútbol; donde muchas veces la historia no importa aunque esta se trate de una cadena de triunfos. La política como el fútbol es inapelable en cuanto a los resultados. En este sentido, Cristina Fernández de Kirchner es la madre de la derrota por casi veinte puntos de Daniel Filmus, aunque por supuesto el senador tiene su cuota de responsabilidad al presentarse a un electorado complejo como el porteño como un mero delegado municipal del Poder Ejecutivo.

Es claro que la estrategia del kirchnerismo en la Ciudad de Buenso Aires fue mala, confundieron imagen positiva –que en el caso de la Presidenta alcanza al 50%- con votos. Los estrategas de Olivos pensaron que a caballo de la imagen presidencial Filmus superaría el 30% y quedaría ubicado en el ballotage en una posición más cómoda.

La Presidenta apoyó su dedo real en Filmus y quedó automáticamente convertido en candidato, luego de jugar a una interna abierta con Amado Boudou –hoy candidato a vicepresidente- y Carlos Tomado, que en ese mismo acto acto fue entronizado como su compañero de fórmula.

Cristina Fernández de Kirchner le impidió a Filmus hablar el día de su entronización como delegado del poder central. Como en todos los distritos, diseñó junto con el “Chino” Zanini la lista de candidatos a legisladores y así alumbró como cabeza de lista Juan Cabandié, militante de La Cámpora. El grupo político que goza del favor presidencial y que representa la juventud que enamora a la Presidenta, pero que en estas elecciones demostró que a la hora de los votos le faltan mucha militancia y mucho barro.

La Presidenta se metió en la campaña de Filmus mucho más de lo que ahora se reconoce, porque nadie está dispuesto a ser el padre, en este caso la madre, de la derrota. Era lógico, el hombre a derrotar era Mauricio Macri, a quien Cristina Fernández había elegido como indiscutido rival para las elecciones de octubre. No caben dudas que para el kirchnerismo era más fácil confrontar con Macri que hacerlo con Ricardo Alfonsín.

Es mentira que Daniel Filmus haya hecho una buena elección, aunque su jefe de campaña el sociólogo Luis Alberto Quevedo haya tratado de imponer la idea a partir de las seis de la tarde que era el mejor resultado del Frente para la Victoria en toda su historia. Frente a la contundencia de la victoria de Mauricio Macri, que sorprendió a los propios dirigentes del PRO, el gobierno se embarcó en el esfuerzo absurdo de querer disfrazar su derrota de triunfo. La contundencia del resultado electoral hace que cualquier intento en este sentido sea un fracaso y en este marco aparezcan análisis que muestran verdadera impotencia. Es el caso del inefable Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que con bronca declaró que “pueblos tienen los gobiernos que se merecen” y, como no podía ser de otra manera, responsabilizó a Clarín, La Nación y Perfil del triunfo del PRO por haber ocultado la mala gestión de Macri. Es obvio que el ex intendente de Quilmes sólo respeta la voluntad popular cuando le es favorable al gobierno y de lo contrario merece el máximo de los repudios. Muchos dictadores a lo largo de la historia tomaron el mismo camino. Aníbal Fernández hace un juicio que asombra por su pobreza intelectual, pero enoja por su falta de respeto a la voluntad popular. Es torpe pensar que un grupo de medios periodísticos puedan arrear a los porteños como ganado. De hecho si fuera así, Cristina Fernández no tendría la intención de voto que ostenta en la actualidad que, en apariencia, le permitiría conseguir la reelección en primera vuelta.

Mauricio Macri ganó en buena ley y no sólo porque perdió Filmus, gracias a la torpeza de los estrategas de Olivos, que nunca pudieron decodificar a un distrito complejo como es la Ciudad de Buenos Aires. Es imposible e injusto no adjudicar parte de la victoria de Macri a su gestión, que al igual que otros oficialismos en el país, hoy goza de las preferencias de los votantes. Es imposible pensar que después de casi cuatro en el gobierno, con los resultados en la mano, la gestión macrista no haya sido buena; especialmente si se tiene en cuenta las características de un electorado tan esquivo como el porteño que ha demostrado que no es cautivo de nadie. En este sentido, los radicales pueden dar buena cuenta de ello con los apenas dos puntos que cosechó Silvana Giúdice.

La primera vuelta en la Ciudad experimentó una fuertísima polarización que dejó afuera de la discusión a otras agrupaciones que habían tenido una buena performance en turnos anteriores. A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de las elecciones con sistema de doble vuelta, la polarización se produce en el segundo round mientras que en la primera los votantes se inclinan por los candidatos que mejor los representan ideológicamente. Es lo que no ocurrió en la Ciudad.

La principal víctima de este fenómeno fue Fernando “Pino” Solanas que no pudo llegar al 13%, aunque también hubo errores que cometió el candidato de Proyecto Sur. Sin embargo, la primera cuestión de la que no es responsable, es que una elección legislativa es muy distinta a una en la que se eligen cargos ejecutivos. Por lo general, los votantes en la primera se sienten más libres y se inclinan por expresiones que propendan a controlar al poder; en cambio tienden a ser más conservadores en el caso de las segundas. Ese fue el primer escollo que afrontó Solanas y después hubo una cadena de decisiones incorrectas que también contribuyeron a su magro resultado. Los problemas internos de Proyecto Sur no se pueden disimular y su separación del frente liderado por Hermes Binner, claramente jugaron en contra de sus aspiraciones de meterse en el ballotage. Además, Solanas no amoldó su discurso a la campaña porteña cuando decidió bajarse de su carrera presidencial. Siguió hablando de las mineras, de los ferrocarriles y no hizo hincapié con la suficiente energía en las propuestas para tentar a los porteños.

En la Ciudad de Buenos Aires se hizo añicos la idea de la invencibilidad de la Presidenta. La Cámpora lució como un grupo inexperto, poderoso siempre y cuando se encuentre bien cobijado en las polleras del poder, pero incapaz de cosechar votos en el barro de la contienda electoral. Es obvio que los intendentes del Conurbano tomaron debida nota de lo que sucedió en Buenos Aires y su resistencia con el dilecto grupo político de la Presidenta serán, a partir de ahora, más férreas.

A partir de los primeros resultados de las bocas de urna, comenzó a circular la versión que Daniel Filmus podría bajarse de la segunda vuelta. Por supuesto, por la noche, minutos antes que Mauricio Macri saliera al escenario del bunker instalado en Costa Salguero, los operadores del PRO no ocultaban su intento por instalar la especia. Filmus, por orden de la Presidenta salió a desmentir la versión rápidamente apenas comenzó su discurso cuando la tendencia de la voluntad de los porteños ya era irreversible.

A pesar de lo que los voceros de siempre del kirchnerismo dicen en público, en sus entrañas saben que es imposible dar vuelta un resultado tan contundente como el que obtuvo Mauricio Macri. La cuestión no parece ser si Filmus puede ganarle Macri en una segunda vuelta que parece tener el nombre del ganador escrita de antemano, el tema a dilucidar es por cuánto perderá el kirchnerismo. Sin lugar a dudas, se prendió una luz amarilla en el cuartel general del kirchnerismo. Es obvio que las cosas que no salieron acorde a los deseos de Olivos. Pero la derrota no sucedió en cualquier lugar, ocurrió en la Ciudad de Buenos Aires que es una vidriera indiscutible de la política nacional. Es difícil pensar que el resultado de estas elecciones no vaya a tener un impacto nacional, al que se sumarán los resultados en Santa Fe y en Córdoba y lo que vaya a ocurrir en La Pampa, que luego de la renuncia de Carlos Verna la provincia está en estado deliberativo.

Ganó Mauricio Macri que ahora tendrá un papel a nivel nacional, como aquel que soñó cuando lanzó su propuesta de diálogo a todos los partidos de la oposición. En aquella oportunidad, su convite no fue escuchado y hasta fue desdeñado. De aquel entonces son las palabras de Ricardo Alfonsín señalando que Macri era un límite para trabar un acuerdo político. Ese límite parece haberse desdibujado, que en una manifestación de pragmatismo político, se apuró a darle su apoyo para la segunda vuelta.

EL AMOR DE UN GOLPEADOR

NKGALL Los psicólogos sostienen que la violencia familiar, donde generalmente el hombre ocupa el rol del golpeador, es una patología cíclica que consta de tres fases. 1) Tensión: Se producen enojos, discusiones, acusaciones y abuso verbal; 2) Erupción: Es la etapa más grave donde aparece la violencia física propiamente dicha que consiste en golpes, cachetadas y amenazas y 3) La denominada Luna de Miel, en la que el golpeador generalmente niega la violencia, pone excusas para justificar su comportamiento, se disculpa y promete que no lo volverá a hacer. Más tarde, esta etapa es desplazada una vez más por la tensión y el ciclo vuelve a repetirse.

En el Boxing Club de Río Gallegos Néstor Kirchner mostró que transitaba la fase tres del ciclo de un golpeador: la Luna de Miel. Allí apareció un Kirchner calmado y sereno que dijo “Podemos tener acuerdos o diferencias con la actual Corte Suprema, pero quien les habla es respetuoso de la Justicia, como uno de los responsables morales de la construcción paulatina de una Justicia independiente”, aseguró.

En el acto Néstor Kirchner ,flanqueado por más de una docena de gobernadores, repitió en varias oportunidades la palabra amor y de no responder a las agresiones de la oposición y por supuesto cargó contra el Grupo Clarín. Alabó a la Corte Suprema por su independencia pero ratificó con sus palabras, aunque de manera un tanto elíptica, que el fallo que ordena la reposición de Eduardo Sosa como fiscal ante el Superior Tribunal de Justicia de Santa Cruz no será cumplido. Afirmó también que volvía a su tierra como un militante más para resguardar el federalismo, que los gobernadores que lo rodeaban se mostraban como sus fieles guardianes. Habría qué preguntarse cuántos estaban allí por convencimiento genuino o por temor a que su provincia no reciba de la Nación los fondos necesarios que aseguren la gobernabilidad de sus distritos.

La etapa dos no la había llevado adelante él mismo, la encargada de mostrar la violencia y descargar con todas sus fuerzas el golpe había sido Hebe de Bonafini; cuando amenazó con tomar  Tribunales como si se tratara del Palacio de Invierno de la Rusia zarista. En la fase uno fueron muchos los involucrados, desde el Jefe de Gabinete Aníbal Fernández hasta la Presidente Cristina Fernández; quienes en declaraciones a los medios o simplemente a fuerza de Twitter se encargaron de escalar la tensión entre el gobierno y la Corte.

Néstor Kirchner no se enojó, no gritó su bronca contra sus enemigos y más bien quiso mostrarse calmo y reflexivo. A los pocos segundos de comenzar su intervención anunció que volvía a radicar su domicilio en la capital santacruceña. Por supuesto, las repercusiones comenzaron de inmediato. Una de ella indica que podría volver a disputar la gobernación y que Cristina Fernández de Kirchner iría en busca de su reelección. Hay que tener presente que ella mide mejor que él. Otras que fue una estrategia para mantener la incógnita de si en el 2011 será pingüino o pingüina. Más allá de las especulaciones, es posible que al gobernador Daniel Peralta el anuncio no le haya caído nada simpático, ahora justo que no aparece mal posicionado frente al diputado Eduardo Costa, que muy probablemente vaya a ser el candidato radical en las próximas elecciones.

Kirchner hizo buena letra en el Boxing Club, sin embargo un psicólogo especializado en violencia familiar diría que esta calma y serenidad con la que se mostró es transitoria porque indefectiblemente el ciclo volverá a comenzar. Desde esta perspectiva habrá que ver si en los próximos vuelve la tensión y el patrón del hombre golpeador se repite una vez más.

Foto: Clarín

TODOS PARA UNO

peronismo disidente La foto de los dirigentes del Peronismo Disidente es, sin dudas, el hecho político más potente de las últimas semanas. Hasta ahora era un grupo de dirigentes que habían demostrado cierta coordinación en la tarea legislativa, pero que básicamente seguían operando como figuras aisladas y faltos de una estrategia común. Eso cambio cuando anunciaron que todos se van a encolumnar detrás de una candidatura, siguiendo el viejo precepto peronista que el que gana conduce y el que pierde acompaña. No los une el espanto como dijeron muchos sino el poder. Primero buscarán arrebatarle a Néstor Kirchner el partido, y después el país.

Un tema que deberán decidir es si van por adentro de la estructura del PJ disputando internas con Kirchner o lo hacen por afuera como tempranamente había anunciado Felipe Solá. En este sentido hay un corriente mayoritaria dentro de ese grupo que se inclina por lo segundo. Buscan vaciarle la interna a Kirchner y que gane contra nadie, incluso Francisco de Narvaéz comenzó a cambiar de opinión. Su principal operador político, el diputado Gustavo Ferrari ya no es tan categórico cuando se lo pregunta sobre esto. Ahora dice que hay que evaluar las reglas de juego y las garantías para ir a un interna por dentro del partido. En los últimos días, Kirchner ha emitido señales que dará garantías, incluso propone que la junta electoral la maneje un dirigente del prestigio de Antonio Cafiero. Pero nadie confía en Kirchner y lo más probable es que el peronismo disidente termine armando su propia estructura por fuera del PJ. Dicen que Eduardo Duhalde, al igual que De Narvaéz, también está cambiando su postura en este sentido. Además, habría otro inconveniente, aun si el peronismo anti K ganara esa hipotética interna, las listas a candidatos a diputados y senadores terminarían sembradas de postulantes del kirchnerismo. Algo que para muchos es inadmisibles, especialmente para aquellos que no dudaran en iniciar una caza de brujas una vez que el kirchnerismo pierda el poder, como se acostumbra en peronismo.

Jorge Busti en Contrapunto (FM Identidad 92.1)

 La foto también es una señal muy fuerte para aquellos que son “recuperables”, como denomina una fuente del peronismo anti K a los dirigentes que están a disgusto dentro del kirchnerismo y que permanecen allí porque necesita de la chequera oficial para seguir gobernando. Qué duda cabe que la foto también encierra un mensaje particular hacia Daniel Scioli. Más tarde o más temprano el gobernador, que por ahora está alineado en el redil K, deberá tomar una determinación. A nadie le escapa que en la Provincia de Buenos Aires se libra siempre la madre de todas las batallas. Pero Scioli también espera y quiere ver cuál es el efecto de esa foto, por ejemplo si empieza a generar inquietud dentro de las filas de los intendentes del Conurbano. Si es sólo una foto o sus efectos se expanden como una gota que cae en el agua formando añillos concéntricos que se van expandiendo.

Por supuesto, no todo es paz y armonía dentro de los anti K. No fue fácil armar la foto y así y todo hay quienes sostienen que Francisco de Narvaéz prefirió sacarse otro en el despacho de Carlos Reutemann para no cruzarse con Felipe Solá. Sin embargo, en el peronismo siempre triunfa el pragmatismo y las ansias de poder y un problema de cartel no va a interferir en el objetivo principal que persiguen que es la desaparición del kirchnerismo. Es cierto que todavía quedan muchos interrogantes por despejar. El principal cómo será elegida la fórmula y si correrán por adentro o por afuera, hasta ahora esta última alternativa es la que más posibilidades tiene; especialmente si no consiguen una reforma a la ley de reforma política que fue aprobada a instancias del oficialismo y que hasta el momento no ha sido reglamentada. Los anti K no se cansan de afirmar que la norma constituye una verdadera trampa que le permitirá a Kirchner seguir manteniendo el poder adentro y afuera del partido.

El nombre de Mauricio Macri están en boca de todos los analistas y de todos los periodistas. En el PRO sueñan con que el Jefe de Gobierno se convierta en el candidato del peronismo disidente, pero Mario Das Neves, Felipe Solá y Jorge Busti entre otros no se conforman con ser la pata peronista de Macri. Busti dijo que Macri es el referente de otro partido y mientras sea así no hay para él lugar en la foto, declaró el ex gobernador entrerriano en Contrapunto en una entrevista que la podés escuchar en este posteo. Sin embargo, el peronismo disidente no excluye la posibilidad que Macri pueda sumarse a sus filas. Varios de sus dirigentes quieren que Macri dispute la reelección en la Ciudad, donde saben que es un distrito que siempre les fue esquivo y no tienen referente. De esta manera, el PRO se convertiría en la pata macrista del peronismo federal. Ramón Puerta sigue siendo el nexo entre unos y otros. Por ahora, Macri seguirá recorriendo el país armando el PRO a nivel nacional; cree que tarde o temprano lo vendrán a buscar. Francisco de Narvaéz seguirá enarbolando, pero cada vez más tímidamente su candidatura presidencial aunque sabe que será difícil que la Corte lo autorice a competir en una presidencial por haber nacido en Colombia. Al parecer su destino político está en la Provincia de Buenos Aires.

Eduardo Duhalde sigue haciendo recorriendo la provincia y haciendo reuniones. Estudia las encuestas con la obsesión de siempre y se entusiasma cuando ve que su imagen negativa se reduce. Una y otra vez dirá que si hay otro mejor él se bajará de la candidatura, pero quiere ser el verdugo de Néstor Kirchner y quiere llegar a la presidencia esta vez con los votos.

TENEMOS PRESIDENT(A)

Cristina ganó, es la nueva President(A) electa de la Argentina. El kirchnerismo fue reelegido y ayer los argentinos eligieron la continuidad del proceso político; con el 96 por ciento de las mesas escrutadas en todo el país, Cristina Kirchner le saca unos 22 puntos a Elisa Carrió. A diferencia de lo que había sucedido durante la campaña, el primer discurso de la President(A) electa fue de tono conciliador, y llegó a decir que había que establecer diálogo con todos, “incluso con aquellos que nos agraviaron”. Puede decirse que son sólo palabras en la noche del triunfo, pero aquel puño crispado de Evita al que la todavía senadora hizo mención en varias oportunidades, tal vez le de paso a la mano abierta que la líder de los trabajadores también tendió.
En este marco, la líder de la Coalición Cívica se ubicó claramente como la líder de la oposición aunque anoche ella misma dijo que nunca más ocupará una banca en el Congreso. Un dato importante es que la Coalición Cívica estaría incorporando entre 5 y 6 senadores, presencia que seguramente se hará sentir en una Cámara que se caracteriza por su abulia.
A partir de hoy comienza la transición, en la que el Presidente Néstor Kirchner se irá eclipsando hasta ocupar un discreto segundo plano, el mismo que habitó Cristina Fernández desde el 2003. En este periodo de algo más de un mes hasta el 10 de diciembre, el actual gobierno deberá encargarse de desmalezar el camino que a partir de esa fecha transitará la todavía Primera Ciudadana. Decisiones que implican pagar un costo político y que deberá afrontarlo quien deja el poder. El trazo grueso de la reestructuración del INDEC, un probable incremento de las retenciones a la soja y al trigo, el marco de una renegociación de tarifas y medidas que apunten al control de la inflación serán las tareas que afrontará Néstor Kirchner hasta que deje el poder. Al mismo tiempo el gobierno entrante, muchos de cuyos miembros serán los mismos, tendrán que estar abocados a poner en marcha la implementación del Pacto Social como nuevo paradigma de convivencia entre los factores de poder.
Invariablemente las elecciones dejan mucha tela para cortar y ésta no es la excepción. Los resultados señalan que la tan mentada Concertación no es más que una declamación, porque el triunfo del kirchnerismo se debe en gran parte a los intendentes del conurbano. Esos mismos que alguna vez Cristina acusara de mafiosos, y que otra vez demostraron que siguen siendo los grandes electores de la Argentina. En la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli saca una ventaja de alrededor de 40 puntos sobre Margarita Stolbizer, quien de todos modos fue una de las sorpresas de esta elección. Una vez más, el “aparato” demostró funcionar como una máquina de relojería bien aceitada. ¿El gobierno de Cristina será más peronista que el de Néstor? Es una de las primeras preguntas que surgen frente a los resultados de Buenos Aires.
La Alianza Unión Pro, que llevaba como candidato a Francisco De Narváez, hizo un decoroso papel obteniendo cerca de 15 puntos; si bien un poco menos que la meta que se habían fijado sus dirigentes –del 20- no es un mal debut para De Narváez, que no sería extraño que vuelva a ser candidato a gobernador en el 2011.
La estrella de Juan Carlos Blumberg se apagó luego de ubicarse en un módico noveno lugar con tan sólo el 1,28 por ciento. El otrora adalid de la seguridad, que en su momento fuera disputado por varias fuerzas, recibió un revés más que importante y no cabe duda que su imagen no pudo recuperarse luego de salir a la luz el escándalo de su título universitario.
La elección de ayer demostró que los votos no son transmisibles, fenómeno que se observó en la Ciudad de Buenos Aires y en Tierra del Fuego. En la Ciudad, que hace pocos meses respaldó mayoritariamente a Mauricio Macri, su candidato Ricardo López Murphy, quedó ubicado en el sexto lugar detrás de Pino Solanas. Una derrota que tendrá sus consecuencias para el electo Jefe de Gobierno, que se ha caracterizado por su mezquindad y que asumirá con una derrota sobre sus espaldas. Ayer Macri no fue a acompañar a López Murphy en su derrota, prefirió seguir en el exilio que se autoimpuso desde que ganó la Jefatura de Gobierno. Es curioso el caso de Macri, que hasta ayer era el único dirigente de la oposición legitimado por los votos, y bien podría haber tenido un rol destacado en el entramado de la oposición pero prefirió “municipalizarse”. El PRO perdió dos diputados de los cuatro que ponía en juego. López Murphy también fracasó en su objetivo por conseguir una banca de diputado por la Provincia de Buenos Aires, y por estas horas tal vez se esté preguntando si no debería haber aceptado la candidatura a senador que le ofreció Elisa Carrió. En Tierra del Fuego, donde Fabiana Ríos debería asumir durante los primeros días del mes enero, aunque probablemente lo haga un mes antes, Cristina Kirchner le sacó más de 30 puntos a Carrió.
Sin lugar a dudas, el escándalo de las elecciones en Córdoba gravitó ayer en los resultados en esa provincia; en donde se impuso Roberto Lavagna gracias a la red del radicalismo que se muestra todavía activa.
Párrafos más arriba decíamos que la Concertación era una mera declamación, argumento que –entre otras cosas- se basa en la derrota del candidato a gobernador de Mendoza de Julio Cobos, César Biffi, que había sido la apuesta del gobierno. El senador Celso Jaque, ex intendente de Malargüe, se impuso allí recuperando la provincia para el peronismo. Después de este resultado, queda claro que el proyecto de los radicales K de hacerse cargo del radicalismo deberá esperar.
Finalmente, en este grueso panorama de lo que dejaron las elecciones Santa Cruz no puede dejarse de lado. A diferencia de lo que podía suponerse, Cristina le sacó 50 puntos a Elisa Carrió y fue reelecto el gobernador Daniel Peral al imponerse por más del 20 por ciento al candidato radical Eduardo Costa. Estos abrumadores resultados ponen de manifiesto que los escándalos producidos en la provincia presidencial no mellaron el poder de convocatoria del kirchnerismo, y que los santacruceños prefieren seguir transitando el camino que comenzaron hace más de una década. Ni el prolongado paro docente, ni los cortes de la Ruta 3, ni las tropelías de Varizat, ni las denuncias del ex gobernador Sergio Acevedo; no fueron lo suficientemente contundentes como para cambiar el modelo político que se viene ensayando en esa provincia.
Dos caudillos fueron derrotados: el intendente de Lanas Manuel Quindimil, quien gobernaba desde 1983 y el gobernador salteño Juan Carlos Romero; cuyo candidato, el actual vice gobernador Walter Wayar perdió a manos del diputado Juan Manuel Urtubey. Un resultado que la semana pasada fue adelantado en Contrapunto.
Hasta aquí un somero análisis a grandes trazos de lo que dejó la elección de ayer. Por supuesto, conforme pasen las horas irán aflorando conclusiones más finas. La transición empezó y en las próximas horas iremos viendo de qué manera se van acomodando las cargas. Néstor Kirchner se despide y Cristina llega, produciendo un hecho inédito en la política que el Presidente le entregue el poder a su esposa. El kirchnerismo consiguió su reelección.

UNA MODESTA REFLEXION

Vilma Ibarra, Ricardo Gil Lavedra, Gerardo Morales, Federico Pinedo, Roberto Lavagna, Carlos Melconián, Elisa Carrió, Pino Solanas, Ricardo López Murphy, Jorge Sobisch fueron los candidatos que pasaron por los estudios de Radio América. Cada uno de ellos habló una hora, respondió a mis preguntas y a las tuyas. Nuestro objetivo fue que explicaran sus ideas, su visión del país y cuáles son las soluciones que proponen a los problemas que todos conocemos y padecemos.
En este ciclo de reportajes a los candidatos, intentamos que pusieran al descubierto su ideología. Porque a diferencia de lo que sostienen muchos, la ideología es el cristal a través del cual se analizan los conflictos y se conciben las posibles soluciones. Independientemente de los resultados del domingo todos ellos son políticos; y ganen o no, su pensamiento y su opinión es importante escucharla y conocerla.
Esperamos que estas entrevistas te hayan ayudado a reflexionar y a decidir tu voto, porque esa fue nuestra meta. Creemos que una de las misiones del periodismo es colaborar en fortalecer la república y el sistema democrático, y nuestra herramienta para llevarla a cabo es tratar de aportarte la mayor cantidad de información que esté a nuestro alcance. Entonces, la palabra medio adquiere un significado sólido y deja de ser una mera declamación inconsistente. Así, si pudimos colaborar para que decidas tu voto, aunque haya sido sólo uno de ustedes, estaremos satisfechos que cumplimos con nuestro trabajo.
Gracias por estar del otro lado, por encender la radio después de las ocho o por quedarte en América para escuchar Contrapunto.

LA ULTIMA ENCUESTA DE CARLOS FARA

La imagen muestra el resultado de la última encuesta realizada por la consultora Carlos Fara realizada entre el 17 y el 21 de Octubre. La muestra consta de 994 casos y se relevó en Capita, Gran Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Mendoza, Tucumán, Formosa, Resistencia, Corrientes, Cutral-Có, Metán, Palpalá y Candelaria (Misiones). La cosnultora sostiene que que el error es de +/- 3,1% y el estudio tiene una confianza del 95%.
Es interesante notar que prácticamente el 20% de los que respondieron la encuesta no se han decidido por ninguno de los candidatos, si se toman los que aún están indecisos y aquellos que respondieron que no votarían por “ninguno” de los candidatos. Otro punto interesante, es que Cristina Kirchner sólo sobrepasa en algo menos de 4 puntos la barrera del 40% de intención de voto, aunque la diferencia con Elisa Carrió es una brecha muy amplia.