• Sábado de Gloria

    Miles de personas salieron a las calles y pacíficamente ocuparon las plazas más emblemáticas del país. No fueron parte de un operativo, llegaron espontáneamente a una marcha que se armando en las redes sociales y por el boca a boca. Es cierto que apoyaron al gobierno de Mauricio Macri pero también la democracia. Parece que la lección de la tremenda de la crisis del 2001 dejó su huella. Los argentinos aprendieron que los atajos hacen los caminos más largos y escabrosos. No hubo aparato, tampoco micros pagados con los impuestos de la gente ni choripanes. No hubo expresiones de odio ni tampoco pintadas que lo reflejaran. Fue una marcha pacífica…