Tag Archives: Periodismo

Veinticuatro Años de Impunidad

EI

Me tocó cubrir el atentado a la Embajada de Israel como periodista para Radio América. Fue de las cosas más duras que hice. Era una zona de guerra. Había restos de cuerpos por todas partes. La perplejidad era tan grande que pocos eran los que lloraban. Había olor a muerte en el sentido más literal. Estuve unas ocho horas. Cuando terminé me senté en el cordón de Libertador en Retiro y me largué a llorar.

 

CRISTINA: FUENTE DE TODA RAZON Y JUSTICIA

CFKYPF

Cristina Fernández de Kirchner volvió a convertir su atril en el patíbulo de la Nación. Desde allí, desarrajó su enojo contra Marcelo Bonelli utilizando el mismo mecanismo anteriormente ensayado con el Señor Saldaña, el empresario inmobiliario José Toselli o el “abuelito amarrete” que quería regalarle U$S 10 a su nieto.

La Presidenta pidió que se aprobara una Ley de Etica para el ejercicio del periodismo, basándose en que si los funcionarios, debido a que administran fondos públicos, están obligados a regirse por ella; lo mismo deben hacer los periodistas por utilizar la información pública. A todas luces un análisis paupérrimo en el que ambos extremos sólo tienen en común el concepto de lo público. Pero inclusive hasta mal utilizado porque, justamente, el trabajo del periodismo es hacer público aquellos hechos que no lo son y que el poder se empeña en ocultar. Nada más alejado del concepto de información pública.

El “pecado” que cometió Bonelli fue revelar que Miguel Galluccio, el CEO de YPF, había amenazado con su renuncia como consecuencia de la firma del Decreto que regula todo el negocio petrolero. Galluccio se habría molestado porque nadie le avisó de la iniciativa, mientras trataba de tentar a potenciales inversores de apostar en la petrolera. La Presidenta resumió todo en que Bonelli había actuado por despecho porque “no le habían renovado el contrato”, aunque no dio demasiadas especificaciones. Involucró a un socio del periodista y a su mujer, que según el mismo Bonelli daba clases de inglés en la compañía. Un reduccionismo que jamás aclara nada y se utiliza como mecanismo para crear una realidad que solo es habitada por ella. La Presidenta dio la impresión de querer explicar que Bonelli recibió dinero espúreo para escribir sobre determinadas cuestiones vinculadas con la petrolera, lo extraño es que también dijo que sobre ese supuesto “servicio” había facturas. Nada terminó por quedar claro, pero de lo que sí no quedan dudas es que a la Señora Cristina Fernández le molestó una nota periodística.

En países que han alcanzado una mayor grado de civilización que la Argentina, los periodistas son desmentidos por los gobiernos y no se los ejecuta en una plaza pública; aunque dicha ejecución se trate sólo de un acto virtual como en este caso. La Presidenta cree que el resto actúa por despecho y por venganza cuando no se es parte de algún grupo desestabilizador que jamás identifica. Es probable que se deba a que es ella la que actúa guiada por despecho y por un enojo que cada vez la hace aparecer más alejada de la realidad.

QUEREMOS PREGUNTAR

queremospreguntar

(19/May/2012) Hace cerca de una semana, Jorge Lanata tuvo la generosidad de juntar más de cien periodistas que decidimos firmar una iniciativa para que el gobierno celebrara conferencias de prensa. Todos los que participamos, de una enorme diversidad de medios, somos simplemente periodistas. Ni militantes, ni soldados, ni independientes, ni cualquier otro de los aditamentos que se usan en la actualidad para aclarar si estamos de un lado o del otro. Nada. Periodistas a secas, que es como debe ser.

Los periodistas buscamos hechos y muchas veces opinamos sobre ellos, pero no los inventamos, ni los negamos ni tampoco cobran validez o no por quién los haya producido. El instrumento esencial para descubrir esos hechos no es otro que preguntar. No hay ningún misterio,  es tan simple pero a la vez tan complejo como esto. Mal que le pese al gobierno el gobierno sigue siendo el nexo entre el poder y el pueblo. No es ésta una particularidad de la Argentina ni de estos tiempos, es así desde siempre y en especial desde que la democracia como sistema de gobierno ha dejado de discutirse.

PERIODISTAS TRABAJANDO

(31/03/12) Un grupo de periodistas, entre los que me encuentro, decidió reclamarle al Jefe de Gabinete Juan Abal Medina que el gobierno brinde conferencias de prensa verdaderas. Algo que no es ni más ni menos que los funcionarios, Crisitina Fernández de Kirchner incluida respondan preguntan y puedan repreguntar. Nada del otro mundo en cualquier país democrático y civilizado, pero algo que en la Argentina de estos tiempos tiempos parece imposible. A este reclamo, que puede leerse más abajo, Abal Medina respondió que algunos “endiosan determinado tipo de metodología simplemente para molestar”. No, no se trata de molestar aquello que mueve a un periodista a hacer preguntas que muchas veces resultar incómodas; pero sí de cuestionar que no es ni más ni menos de la misión del periodismo en cualquier parte del mundo. Eso es todo.

¡GRACIAS!

Hoy, en el día del periodista quiero agradecer a muchos y a muchas. A la Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, por darnos clase desde su atril y con inmensa generosidad enseñarnos como ejercer esta profesión. Al inefable dueño de la botonera Aníbal Fernández, a Hebe de Bonafini que considera que lo que preguntamos es un pelotudez, al Canciller Héctor Timerman que se olvidó de sus raíces, a un señor que se llama Martin García (te lo presento, es el presidente de Telam) que acuñó la vertiente del periodismo militante. Algo que podría interpretarse como una legión mercenaria dispuesta a hacer trizas la realidad a cambio de sostener los ideales de quien firme los cheques. Al querido Julio De Vido también un sincero y afectuoso gracias, porque rápidamente desde Roma salió a denunciar una operación mediática orquestada por Clarín y La Nación en torno al escándalo de Sergio Shoklender.

En este sencillo pero emotivo acto no quiero olvidarme de los chicos de 6,7,8; ese maravilloso grupo de “colegas” en estado de estudiantina permanente,  que todos los días con pedagogía extraordinaria muestran el rumbo de aquello que jamás hay que hacer. Pero en especial agradecerle a Orlando Barone, que va camino a convertirse en un verdadero objeto de culto. Perdón pero cada uno tiene sus preferencias. A Víctor Hugo Morales.

Quiero agradecer también a los diputados Diana Conti y Carlos Kunkel, siempre listos para acusar a cualquiera que no piense como ellos de ser un ariete de Héctor Magnetto. Ah, ya que estamos también le doy las gracias a Magnetto, que pasó a ser amigo del kirchnerismo a convertirse en el adalid de la libertad de expresión; fenómeno que sólo puede ocurrir en un país como el nuestro.

Gracias, gracias a cada uno de esos febriles trabajadores que fueron periodistas y hoy dejaron de lado sus convicciones y profesionalismo por un suculento cheque mensual que financiamos todos con nuestros impuestos. A ellos que diariamente ponen su creatividad y esfuerzo para que el proyecto nacional y popular tenga vida eterna.  Gracias también a los que bloquearon la salida de Clarín, que con su inestimable ayuda nos hicieron quedar un poco más subdesarrollado de lo que somos.

Gracias a los que nos denostan, nos denigran, nos insultan y pretenden que nos callemos. En serio, de corazón…mil gracias. Gracias porque el esfuerzo de todos ustedes hace que nunca olvidemos las razones que nos llevaron a ser periodistas y a enorgullecernos de ello. Gracias, porque cada insulto nos da más ganas de seguir trabajando para que la gente se entere de eso que ustedes quieren callar. Gracias porque cada vez que no señalan nos diferencian y queda claro que todos no somos lo mismo.

Y también gracias, porque los que trabajamos con honestidad, con ética, con el entusiasmo de siempre y con profesionalismo, cuando ustedes sean olvidados nosotros seguiremos diciendo con orgullo: Soy Periodista. Sí, así con mayúsculas.