Tag Archives: Julio De Vido

BRASIL JUEGA OTRO PARTIDO

dilmaEn la Argentina una nueva fiebre recorre el país, la “liberación” de los yacimientos petroleros en pos de conseguir la soberanía energética que la política del kirchnerismo paradójicamente hizo claudicar. YPF se ha convertido en el paradigma a desarticular, luego que la compañía fuera “argentinazada” de la mano de Néstor Kirchner que de la noche a la mañana convirtió en petroleros a la familia Eskenazi. Un milagro del capitalismo de amigos.
Los gobernadores de las provincias petroleras se han lanzado a quitar concesiones a diestra y siniestra, como si fueran los míticos revolucionarios cubanos que bajan de la Sierra Maestra. Cada reversión, palabra que pusieron de moda, se ha convertido en un acto político de liberación. En esta alocada carrera el gobernador de la Provincia de Neuquén, le quitó la concesión a Petrobras de un área llamada Veta Escondida.
La decisión cayó muy mal en Brasil porque afirman que el gobierno fue tomado por sorpresa. “La gente se entera por los diarios y esto desde el punto de vista diplomático cae muy mal” explica el analista Gustavo Segré y añade que lo que más le llamó la atención a los brasileños fue “la forma informal en retirar la concesión a una empresa que es importante tanto para la Argentina como para Brasil”.
En Brasil sostienen que nunca recibieron una advertencia sobre la decisión que tomaría el gobierno de Neuquén, que basó la quita de la concesión en falta de las inversiones comprometidas. En un comunicado emitido por Petrobras, se afirma que la empresa invirtió U$S 10 millones en los últimos tres años. Además, lo que menos comprenden es que a principios de marzo, Cristina Fernández de Kirchner se reunió en Buenos Aires con el Ministro de Minas y Energía, Edison Lobao, y lo instó a que Brasil aumentara sus inversiones en petróleo en la Argentina. Evidentemente, se trata de otra muestra de coherencia del kirchnerismo, que da señales en un sentido que son más tarde desmentidas por sus propios hechos.
“Me sorprendió la noticia. No lo esperaba. Tenemos relaciones de lo más positivas con la Argentina y estábamos evaluando las oportunidades futuras para permanecer en el país”, señaló la presidenta de la Petrobras, Maria das Graças Foste, una íntima amiga de Dilma Rousseff que entro a la empresa como cadete a los dieciocho años.
Cuando los brasileños pidieron explicaciones, el gobierno argentino explicó que la decisión la había tomado la administración neuquina y que ellos no tenían nada que ver. Un argumento difícil de creer cuando se conoce apenas un poco de la política argentina; que no se caracteriza por el federalismo de las decisiones de las provincias. Además, no hay que dejar de lado que el gobernador Jorge Sapag es un gobernador aliado al kirchnerismo.
El lunes los directivos de la petrolera brasileña llegarán a Buenos Aires para reunirse con Julio De Vido y negociar lo que ellos consideran un incumplimiento unilateral del contrato. De Vido estará acompañado por el Ministro de Hidrocarburos de Neuquén Guillermo Coco.
La decisión de rescindir la concesión de Petrobras llega en un momento inoportuno, porque la Argentina y Brasil están discutiendo las restricciones a las importaciones, que ya generaron roces entre ambos países. “La Argentina está haciendo las cosas de una manera muy improvisada”, afirma Segré. Sin embargo, el analista explica que lo más preocupante es que Brasil “no está hablando de la Argentina y eso asusta. Hay un silencio de radio terrible. El foco de Brasil dejó de estar en la Argentina, es como si se dijera no perdamos más tiempo dejemos de insistir con algo que ya no tiene sentido. Hoy el foco en Brasil está puesto en el encuentro que Dilma va a tener con Obama la semana que viene ”.
A nivel internacional Brasil y la Argentina parecen ir por rumbos bien distintos. Mientras el gobierno de Dilma Rousseff, que tiene una imagen positiva del 77%, busca que su país cada vez tenga una mayor inserción internacional, en la Argentina Guillermo Moreno subió a un grupo de empresarios a un charter rumbo a Angola con resultados hasta ahora inciertos. Hay una diferencia abismal.
Un indicio acerca del clima que existe en Brasil sobre la Argentina, lo puede dar el diario O’Globo que publicó un duro artículo titulado El Creciente Aislamiento de la Argentina: “Lo que le importa ala Casa Rosada es disimular las dificultades económicas y políticas en la retórica de la trama de “enemigos extranjeros”, denunciando la supuesta amenaza de la “militarización del Atlántico Sur” – porque el Reino Unido decidió enviar un destructor a las aguas adyacentes a las Islas Malvinas – y despotricar sobre la necesidad de restaurar la soberanía nacional de energía”. El diario brasileño termina su análisis afirmando que “aunque la economía crece, el país sufre de déficit energético crónico, con las distorsiones causadas por la composición de los índices como la inflación y empiezo a tener problemas de escasez. La Casa Rosada prefiere para enmascarar los problemas detrás del discurso nacionalista y puede conducir la Argentina a un aislamiento miserable, cuyo mayor riesgo es el de transformar a la nación en un paria internacional”.
La visión de O’Globo es compartida por muchos argentinos porque desde hace años, el kirchnerismo ha puesto en práctica una política de aislamiento internacional del país que se ha acentuado en estos primeros meses del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner. Brasil juega otro partido, uno que la Argentina decidió no jugar.

Contrapunto: Programa del 14/Mar/2012

morales9:25 HS. GERARDO MORALES – SENADOR NACIONAL (UCR). Sobre el dictamen del Senado para el traspaso de subtes y colectivos a la Ciudad de Buenos Aires. “Hay multas para las empresas concesionarias amontonadas en el cajón de De Vido”

“La reunión de ayer fue un nuevo capítulo que involucra la falta de gestión ya de 9 años del gobierno actual, fundamentalmente del ministro De Vido, con miles de millones en subsidios. Desde 2004 la CNRT propuso un régimen sancionatorio de penalidad que todavía no se aprobó (…) A las empresas se le aplican multas pero no se le cobran. Son multas simbólicas. Hay 53 multas esperando cobrarse y todas se amontonan en el cajón de Julio De Vido (…) En el caso de los trenes cada vez que los coches recorren 240 mil km. tienen que tener una primera reparación a cargo de los concesionarios y la CNRT está informando que hay coches con un millón de km. de recorrido y nadie dice nada (…) Hay una inevitable transferencia del sistema de transporte a la Ciudad. Macri ha firmado el acta que avalan la competencia y jurisdicción del subte a la Ciudad de Bs. As. (…) Nosotros vamos a votar a favor del traspaso con una disidencia, y vamos a proponer un artículo relacionado a la política de subsidios, para que el subsidio que el gobierno nacional aplica en la totalidad de las provincias también sea aplicado en el gobierno de la Ciudad. No puede haber ninguna discriminación en ningún distrito”

vilma_ibarra9:48 HS. VILMA IBARRA – DIPUTADA NACIONAL MANDATO CUMPLIDO (2007-2011). Sobre el fallo de la Corte Suprema que despenaliza el aborto en caso de violación. “Cualquier mujer que es víctima de violación puede acceder al aborto no punible“. La Corte interviene aquí en un caso concreto, en el que la joven involucrada ya había abortado o sea que el tema en sí mismo es abstracto, pero dice que igual van a intervenir para sentar jurisprudencia y marcar los casos futuros (…) Cualquier mujer embarazada a causa de una violación, si lo pide y así lo requiere, puede acceder a un aborto sin necesidad de tramite judicial. Hasta ahora los operadores médicos que temían ser imputados ellos por el delito de aborto judicializaban los casos (…) La Corte terminó con esto de diferenciar por la victima, si es idiota o demente. Ahora cualquier mujer que es víctima de violación puede acceder al aborto no punible y los médicos no pueden ser perseguidos penalmente por eso (…) También se va a necesitar que haya disposición en los hospitales para cumplir en término con el aborto no punible (…) Esto no es para la mujer que se descuidó con el preservativo, sino para mujeres violentadas, muchas veces por el mismo entorno familiar”

 

arenaza10:13 HS. JUAN PABLO ARENAZA – LEGISLADOR PORTEÑO (BASES PARA LA UNION). Sobre su propuesta de llamar a una consulta popular por la transferencia del transporte a la Ciudad. “La Ciudad no está capacitada financieramente para recibir el subte en estas condiciones”

“Queremos hacer participe a la gente de lo que está ocurriendo en esta pelea entre Gobierno de la Ciudad y Gobierno nacional. La gente tiene que saber lo que está ocurriendo y de esta manera hay una participación directa de la gente (…) Si aceptamos la transferencia en los términos que está pidiendo la Nación vamos a tener serios problemas económicos. Puede haber un desbalanceo muy grande en nuestro presupuesto, porque uno tiene que aumentar impuestos y reasignar partidas. Incluso manteniendo los subsidios, si salen del presupuesto de la Ciudad esto va a traer problemas (…) El Gobierno nacional tiene que hacer un planteo serio para transferir todo lo que necesita la Ciudad, que no está capacitada financieramente para recibir el subte en estas condiciones (…) En el puerto de Santa Fe, por ejemplo, lo que el barco paga va a parar a la provincia (…) En algunos países la consulta popular está muy arraigada, es parte de la cultura de esos pueblos y además hay mecanismos que hacen que sea muy barata.”

 

semino10:24 HS. EUGENIO SEMINO – DEFENSOR DE LA TERCERA EDAD. Sobre el cuestionamiento de la Auditoría General de la Nación en torno a los recursos de la ANSES. “La situación de la ANSES no es sustentable en los próximos 20 años”

“El texto de la Auditoría fue muy duro. No hay una proyección de mediano y largo plazo, y esto habla de ausencia de gestión financiera por parte del organismo (…) Hay una mala política financiera por las inversiones relacionadas con préstamos al Estado a muy bajas tasas, por lo cual no va a haber recupero de los mismos. Vale decir que los termina pagando la inflación. Y por otra parte, el Fondo de Sustentabilidad, del cual se sacan partidas diversas: desde el subsidio universal hasta la compra de computadoras, que más allá de lo loables que puedan ser estos programas tiene que estar financiados por el presupuesto nacional. Lo mismo señala la Auditoría en cuanto a los programas asistenciales, que históricamente los financiaba el Ministerio de Desarrollo Social y ahora lo hace la ANSES. Esto se suma a que a los jubilados se les sigue pagando mal, lo cual genera enorme y creciente litigiosidad que no sabe si puede ser soportada por el propio fondo. Esto nos hace pensar junto con la Auditoria que la situación de la ANSES no es sustentable en los próximos 20 años (…) Esto se sostiene porque el 75% de jubilados está ganando la mínima, y la mayoría de ellos, que debieran estar en otros rangos, son financiados casi en el 50% con impuestos”

 

CAMBIO DE GABINETE: LO NUEVO DE LO VIEJO

cambiodegabinete

abal medinaFinalmemte, Cristina Fernández de Kirchner develó el misterio sobre el gabinete con el que iniciará su último mandato presidencial. En realidad es un misterio que menor significado política que con otras administraciones porque, como se sabe, salvo por algunos ministerios clave, el resto del gabinete no tiene un importante peso político dentro de la forma de gobernar que tiene el kirchnerismo.

Sin lugar a dudas la principal novedad fue la decisión de la Presidenta de nombrar como Jefe de Gabinete, en reemplazo de Aníbal Fernández, a Juan Manuel Abal Medina; quien se venía desempañenando como Secretario de Comunicación. Una posición clave dentro del gobierno porque era el encargado de distribuir la millonaria pauta oficial, que el kirchnerismo ha utilizado como una eficaz herramienta –en muchos casos- para construir el relato oficial a través de los medios oficiales pero también utilizando el sistema de medios para oficiales que se nutren de la publidad estatal como pirncipal fuente de financiamiento. En este marco, no cabe duda que Abal Medina es una persona de extrema confiaza de Cristina Fernández de Kirchner, que es lo que la Presidenta privilegió a la hora de designarlo en el puesto más poderoso que tiene Poder Ejecutivo después del de presidente. Además, el ascenso de Abal Madina también marca la ratificación de la alianza de Fernádez de Kirchner con la juventud, que es una de las improntas que la Presidenta le quiere dar a lo que se ha dado en llamar el “cristinismo”. Pero hay otros elementos que la Presidenta debe haber tenido en cuenta para que su decisión recaiga sobre el hasta ahora Secretario de Medios. Es un cuadro totalmente disciplinado que suele decir que el gobierno “no debate ni discute”. Un soldado, sin estructura propia y con el perfil muy bajo, en contraste –por ejemplo- con Amado Boudou y con el flamante Senador Aníbal Fernández. En este sentido, es difícil pensar que Abal Medina le imprima al cargo la impronta tan combativa desde lo discursivo y a veces casi pendeciera que fue casi un sello distintivo del Jefe de Gabinete saliente. Es de imaginar que Abal Medina tenga un perfil más bajo pero mucho más ideologizado, más refinado en las formas pero mucho más combativo desde los argumentos de fondo, especialmente con aquellos que tienen que ver con la profundización del modelo. Al fin y al cabo Aníbal siempre fue peronista y del Conurbano para más datos, una verdadera marca registrada que implica todo un estilo de hacer política. Abal Medina no es peronista, militó en el Frente Grande y llegó al gobierno de la mano de Alberto Fernández, pero se quedó luego de la salida de éste. No se manchó en el barro del Conurbano bonaerense y tienen una marcada formación técnica. No es ilógica pensar que su designación implique profundización del modelo nacional y popular desde la gestión y una desperonización de Cristina, un viejo anhelo de la muchachada de La Cámpora que está convencida que la vieja estructura del PJ es anacrónica y hace mucho dejó de ser una maquinaria electoral efectiva.

Por spuesto que con el ascenso de Abal Medina se diluyeron las aspiraciones de Florencio Randazzo, que había dejado trascender a través de sus operadores que aspiraba a ocupar la Jefatura de Gabinete, y en cambio seguirá al frente del Ministerio del Interior. Randazzo tiene un perfil muy distinto al del flamente Jefe de Gabinete: es peronista, tiene una buena relación con los barones del Conurbano, cuenta con una estructura propia en la Provincia de Buenos Aires y aspira a ser gobernador. Si bien cuenta con el atributo de la juventud, muy apreciado por el kirchnerismo, su perfil no es el de un joven K sino que pertenece a esa estructura justicialista clásica que La Cámpora pretende desmonatr o en el mejor de los casos reconducir.

En un minimalista cambio de gabinete, la otra sorpresa fue la designación de Hernán Lorenzino como reemplazante de Amado Boudou en el Ministerio de Economía, quien hasta ahora se venía desempeñando como Secretario de Finanzas Públicas. Es una sorpresa porque siempre se dijo que Lorenzino era el candidato Boudou para que lo sucediera y, como se sabe, el electo vice presidente parece haber caído en desgracia dentro del kirchnerismo debido a su alto perfil, su oposición a las medidas que tomó el gobierno para controlar la fuga de capitales –ideadas básicamete por Mercedes Marcó del Pont- y la torpeza que cometió al querer ocuar de Néstor Kirchner frente a un grupo de intendentes de la Provincia de Buenos Aires. Expresiones que habrían llegado a oídos de Máximo Kirchner y habría decidio cortarles las alas. Pero el malestar con el saliente Ministro de Economía quedaron al descubierto cuando la Presidenta en un acto celebrado en Puerto Madero lo llamó “concheto”. Ese día, Amado Boudou sufrió en público el estilete de la Presidenta que ya lo había experimentado Daniel Scioli como vice y en mayor medida Julio Cobos. Es por ello que era logico esperar que las acciones de Lorenzino para reemplazar a Boudou habrían sufrido una dramática baja. Sin embargo, su nombramiento parece una victoria para el alicaído vice presidente electo, quien esperaba que Lorenzino lo sucediera para seguir teniendo influencia en Economía. Además, con el nombramiento de Lorenzino, Boudou le gana la pulseada a Mercedes Marcó del Pont, que también había sido mencionada para ocupar el cargo y en cambio se quedará al frente del Banco Central. Ahora, el paso de los días determinará si Boudou seguirá pesando o se dedicará a tocar la campanita del Senado como al parecer no pocos cristinistas quieren.

Hernán Lorenzino llegó al Ministerio de Economía de la mano de Carlos Fernández en el 2008 y llevó adelante las negociaciones con el Club de París, que muchos dicen que están prácticamente concluidas pero que hasta el momento no se han hecho anuncios al respecto, y la segunda operación de canje de deuda llevada adelante en el 2010 destinada a los holdouts que quedaron afuera de la primera reestructuración. En síntesis, Lorenzino estaba a cargo de implementar las políticas de lo que el gobierno ha dado en llamar desendeudamiento. Como Ministro de Economía, Lorenzino deberá diseñar la magnitud del ajuste que ha dado sus primeros pasos con el anuncio de la quita de subsidios, recuperar el superavit fiscal, cerrar las negociaciones con el Club de París, llegar a un acuerdo con los holdouts y, por supuesto, ocuparse en serio del combate a  la inflación. Una cuestión que hasta el momento el gobierno no ha dado señales, más allá de la mención que hizo Cristina Fernández de Kirchner durante la conferencia de la UIA. En suma, Lorenzino tiene por delante el trabajo de un verdadero cirujano, en un contexto económico interno y externo que desde la crisis del 2009 no es favorable.

En un cambio de gabinete, no sólo es importante analizar los hombres que llegan sino también los que se quedan porque en muchos casos tienen una relevancia política importante. Julio De Vido y Carlos Tomada son dos casos que conviene analizar. En primer lugar, es obvio que el primero no se convirtió en Jefe de Gabinete ni en Ministro de Economía, como se especuló durante varias semanas; ni el segundo se fue del gobierno como se había dicho que era su deseo después de estar ocho años al frente del Ministerio de Trabajo. Es muy probable que ambos permenezcan en el gobierno por razones bastante parecidas, son los dos ministros que tienen trato directo con la CGT y son dos funcionarios muy experimentados en la cuestión. De Vido, desde las elecciones, se ha convertido en la cara visible del operativo impulsado para desmontar los subsidios y reestructurar Aerolíneas Argentinas. En los anuncios opacó a Amado Boudou y a Mariano Recalde dejándolos en un segundo plano, quedando demostrado que la Presidenta lo elige cada vez que hay que tomar decisiones estratégicas. No cabe dudas que su peso político dentro del gobierno creció en los últimos tiempos después que en varias oportunidades se lo mencionaba con un pie afuera. Además, hoy es el interlocutor que tiene el gobierno con Hugo Moyano, tarea para la cual De Vido debe demostrar toda su capacidad negociadora para intentar descomprimir el cada vez más menos disimulado conflicto con el líder sindical. Por su parte, Carlos Tomada deberá llevar adelante las que tal vez sean las paritarias más complejas de la era kirchnerista. Sin los subsidios que impactará directamente sobre el bolsillo de los trabajadores, con una actualización salarial que el gobierno pretende que sea superior al 18 por ciento y con el mínimo no imponible pisado, Cristina Fernández optó por un funcionario que ya ha probado eficacia al frente de la cartera de Trabajo, pero al igual que De Vido, Tomada también deberá demostar su muñeca política y maniobrar sin colisionar con Hugo Moyano y sus aliados, cada vez más distanciados del gobierno y, por el momento, en un seguro rumbo de colisión.

Cristina Fernández de Kirchner retocó el gabinete. El nombramiento de Juan Manuel Abal Medina como Jefe de Gabinete implica emprimir la impronta del Cristinismo, en una estrcutra primigeniamente diseñada por Néstor Kirchner. Pero el mantenimiento de Julio De Vido y Carlos Tomada en sus cargos, refleja su decisión de seguir contando con dos funcionarios experimentados que deberán amortiguar el conflicto con la CGT y las consecuencias de un ajuste que ya se puso en marcha. La llegada de Lorenzino a lo más alto del Ministerio de Economía, más allá de la victoria de Amado Boudou, bien puede explicar el intento de la Presidenta que la Argentina cierre sus conflictos económicos internacionales todavía abiertos y vuelva al mercado de voluntario de crédito en un contexto mundial que no es para nada favorable.

El otro cambio es la llegada como Norberto Yahuar como reemplazante de Julian Dominguez al frente del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aimentación. No fue una sorpresa y tal vez haya sido el reemplazo más sabido y el que menos expectativas despertaba porque todo estaba parcaticamente claro desde un primer momento.

El resto del gabinete sigue igual, con ministros casi mudos –el caso más notorio es el de Héctor Timerman que por ahora sigue al frente de la Cancillería- y sin peso político porque si a alguien no le quedó claro; la que gobierna es Ella.

Es claro que Cristina Fernández de Kirchner quiso apostar a lo que conoce, a lo que ya sabe que le da buenos resultados porque los próximos cuatro años no serán de abundancia y lo que se viene es la adminsitración de la escasez.

NO RENUNCIO A MIS SUBSIDIOS

factura1El gobierno, no se puede negar, es hábil construyendo el “relato” del modelo; que viene a ser una justificación pseudo intelectual para explicar sus propias contradicciones y que queden disimuladas. Lo hizo muchas veces, pero sin lugar a dudas el mecanismo llegó a su clímax con el operativo para desmantelar los subsidios que el kirchnerismo distribuyó a mansalva en estos últimos ocho años. Convirtió un ajuste al mejor estilo conservador propio de la década de los ‘90 en algo “cool” y “fashion” como los Ray Ban espejados, Palermo Hollywood y los Mini Cooper.
En los noventa los ajustes se imponían desde afuera, se cumplían a medias y producían lo que Felisa Miceli, la ministra de economía que encontró un montón de plata en su baño y todavía trata de explicar el fenómeno, denominaba “la paz de los cementerios”. Resulta que ahora el ajuste pasó a convertirse en la sintonía fina para la profundización del modelo nacional y popular, pero con un grado de cinismo que carecían aquellos de la década menemista. El gobierno pretende que cada uno se autoajuste y las usinas oficiales lo explican como un acto patriótico y los voceros de siempre ahora se escandalizan frente a esta herramienta que le ha servido al kirchnerismo, no sólo para asistir a los que menos tienen, sino también como eficaz instrumento de acumulación de poder. Es más, los constructores del relato han convertido la renuncia a los subsidios en una acción políticamente correcta y militante. Hoy, renunciar a los subsidios es fashion y hasta lo podés hacer por internet mientras mirás 6,7,8. Eso sí, si hay miseria que no se note.
El kirchnerismo es paradojal. Los mismos funcionarios que hasta hace diez minutos defendían el sistema de subsidios, ahora hacen cola para que sus nombres figuren en la lista de los que dieron el paso al costado. Es un acto de militancia y de compromiso con el modelo. Aníbal Fernández ya se parece a un economista del CEMA y en cualquier momento Julio De Vido empieza a desempolvar los discursos de Anne Kruger y Anoop Sing. No quiero dar ideas pero en cualquier momento se viene una ola privatizadora, defendida por Ricardo Forster y su delicioso grupo de amigos.
Como no podía ser de otra manera, la Presidenta figura al tope de la lista, claro, en una renuncia testimonial porque en Olivos es impensable que los presidentes paguen las boletas de luz, agua y gas. Y, en lo que tiene que ver son sus propiedades personales, es claro que una persona con la fortuna que tiene Cristina Fernández de Kirchner no debe calificar para seguir siendo subsidiada; aunque hasta ahora no se sepa con claridad el criterio que Julio De Vido utilizará para decidir quién se queda y quien se va.
En lo personal no voy a renunciar a los subsidios que recibo en mis boletas de servicios públicos. Sí, lo sé, en estos tiempos es casi un acto de rebeldía sacrílega. Una decisión políticamente incorrecta y, por cierto, nada fashion ni cool que me convierte en un personero de la puta oligarquía como diría el amigo Eduardo Aliverti. Si el gobierno se quedó sin la plata suficiente para seguir manteniendo los subsidios que repartió a diestra y siniestra y sin ningún criterio racional; que pague el costo político de hacer el ajuste noventista que impulsa bajo el ropaje de progresismo. Pero que no me pida a mí que haga el trabajo sucio por ellos. No voy a ser cómplice del cinismo institucionalizado que disfraza el autoajuste como un acto de patriotismo. Además, los subsidios son la única herramienta a través de la cual percibo que el Estado me devuelve en algo los impuestos que pago. Y ello no es poca cosa en un país donde hay que pagar seguridad privada, educación privada y medicina privada; tres servicios que debe prestar el Estado pero que, como muchos creemos, no lo hace de manera eficiente.
En otra contradicción enorme, en donde nada es lo que parece, por un lado el gobierno empieza a desmontar el sistema de subsidios con el discurso que la Argentina está mejor que antes y que muchos sectores ya no los necesitan. Aunque muchos de esos sectores jamás los necesitaron como los bingos, casinos y los vecinos de Puerto Madero, una barriada popular elegida por muchos funcionarios kirchneristas para estar más cerca del pueblo. Pero por otro lado el Congreso se apresta a revalidar la vigencia de la Ley de Emergencia Económica. ¿Estamos bien pero vamos mal? No se entiende o mejor dicho sí se entiende, con la emergencia económica la Presidenta tiene una serie de facultades discrecionales que le permite tomar decisiones sin pasar por el Congreso.
Quiero seguir subsidiado porque no es justo que tengamos a pagarle a Mariano Recalde y sus compañeros de facultad un curso para que aprendan a manejar Aerolíneas Argentinas, y me tenga que bancar afrontar toda la factura de luz yo solo con el sudor de mi frente. Por cierto, factura de luz que ahora va a aumentar como consecuencia de usar el aire acondicionado, eso sí a rigurosos 24 grados, y el filtro de la pileta. Es más, tampoco está bien que tenga que pagar la tarifa plana de gas y un cargo por importación porque en ocho años el gobierno prefirió comprarle gas a Bolivia y fuel oil a Venezuela en vez de invertir en exploración en el país. Países hermanos que nos vendieron esos combustibles a los precios fijados por los grandes grupos hegemónicos del anarco capitalismo. No, no y no. Ni piensen que voy a renunciar a mis subsidios; los quiero, estoy enamorado de ellos. Es más, ya ni puedo imaginarme una boleta de Edenor sin la leyenda “Consumo con Subsidio del Estado Nacional”. No creo poder seguir afrontando la vida sin solazarme con ese cuadro comparativo de tarifas que hace que me sienta orgulloso de vivir en la Provincia de Buenos Aires. Por ejemplo, en Julio de este año mi consumo de electricidad tuvo un subsidio de $ 81,98, gracias a lo cual pagué sólo $ 65,23. En cambio si hubiera sido santafesino tendría que haber abonado $ 166,53, pero peor me hubiera ido si viviera en Córdoba ya que mi consumo hubiera alcanzado los $ 170,18 y todo esto lo sé gracias a un simpático cuadrito comparativo confeccionado por el ENRE e impreso en mi boleta “a título meramente informativo”. Dicho sea de paso, raro que no hayan comparado con provincias gobernadas por kirchneristas de pura cepa como Capitanich o Gioja, sólo por dar dos ejemplos mal intencionados propios de un periodista de la “opo”. Bueno, después de todo son los privilegios que tenemos los derrotados de Caseros en un país federal y popular. Dios podrá estar en todas partes, pero por suerte el kirchnerismo atiende en el Conurbano, que con el 54% de los votos tiene más adhesiones que el Creador del Cielo y de la Tierra. Es obvio que no quiero pagar lo mismo que un santafecino o un cordobés y mucho menos que los $ 515,31 que hubiera tenido que abonar un chileno que vive en Santiago pero peor serían los $ 642,84 que paga un uruguayo. Perdón, pero yo vivo en el Conurbano y pertenecer tiene sus privilegios y quiero seguir subsidiado.

NADIE VA POR LOS PAÑUELOS BLANCOS

hebe de bonafiniJuan Manuel Abal Medina es el Secretario de Comunicación del Cristina Fernández de Kirchner y uno de sus hombres de más confianza, junto con el Secretario Legal y Técnico Carlos Zanini. Abal Medina suena desde hace tiempo como uno de los posibles candidatos a integrar la fórmula con la Presidente, si ella finalmente decide postularse para un segundo mandato; algo que la semana que acaba se puso fuertemente en duda.

“Es una maldad imposible de calificar de calificar pretender empañar el prestigio de las Madres de Plaza de Mayo, dado que Hebe de Bonafini puso su vida en juego mientras esos mismos medios disfrutaban del poder y se quedaban con Papel Prensa y el país”, disparó Abal medina y calificó a Sergio Schoklender de “chanta y delincuente”.

Abal Medina sigue el libreto ideado por el gobierno a la perfección, de hecho él mismo es uno de sus mentores. La partitura oficial dice que hay que proteger a Hebe de Bonafini, aislar a Schoklender y apuntar contra los medios de comunicación. A ello hay que agregarle una buena dosis de teoría conspirativa, un condimento que el kirchnerismo ha usado hasta el abuso. Esto es los medios con un grupo no identificado en realidad lo que persigue es acabar con la política del gobierno en materia de Derechos Humanos, utilizando al escándalo que lo tiene a Schoklender como excusa. El Secretario de Medios es apenas un emergente de lo que repiten constantemente los funcionarios y el aparato mediático al servicio del gobierno. Sin embargo, Abal Medina y los voceros de siempre olvidan que este escándalo comenzó con una denuncia de las diputadas de la Coalición Cívica Elsa “Tata” Quiroz y Maricel Etchecoin. Además, soslayan que la denuncia hecha por las legisladoras a la UIF contra Sergio Shoklender estuvo cajoneada más de un año y que sólo cuando se hizo pública su titular, José Sbatella, decidió elevarla al fiscal anti lavado Raúl Pleé.

El gobierno tampoco reconoce que varios hombres y mujeres comprometidos con los Derechos Humanos como el premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel y hasta algunas Madres que no militan en la línea de Hebe de Bonafini pidieron que se investigue. Estela de Carloto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, de quien nadie puede dudar de su compromiso con la defensa de los Derechos Humanos y con este gobierno pidió enérgicamente que Hebe de Bonafini fuera investigada. Nada dicen los voceros de siempre sobre la falta de control de los dineros públicos que admitió Abel Fatala en la Cámara de Diputados o que prácticamente se “obligaba” a intendentes y gobernadores a contratar a las Madres de Plaza de Mayo a cambio de obtener fondos para construir viviendas. Obviamente, el gobierno sabía que detrás de cada acuerdo estaba Sergio Shoklender porque los firmaba en su calidad de apoderado de las Madres. ¿Alguien puede creer que el gobierno no estaba al tanto de lo que ocurría? Entonces, cabe preguntarse por qué el gobierno dejó que todo siguiera sin hacer nada. Es fácil, o varios funcionarios son cómplices o, en el mejor de los casos, son negligentes. A juicio del diputado Juan Carlos Morán este escándalo muestra una vez más la matriz de corrupción del kirchnerismo, que no es la primera vez que queda evidenciada y que siempre se estructura con un patrón similar: contrataciones directas y constitución de un entramado de empresas para canalizar los fondos públicos. El primer antecedente es el caso Skanska, desafortunadamente hoy prácticamente olvidado.

El gobierno sabía de las irregularidades que sucedían en la Fundación Madres de Plaza de Mayo al menos por dos vías. La ex ministra de economía Felisa Micheli, que todavía no puede explicar cómo y por qué apareció una bolsa llena de dinero en el baño de su oficina, había recalado en la Fundación justamente para poner en orden los números. De hecho, confeccionó un informe crítico donde dejó asentado el desfasaje de presupuestario  que se verificaba. El propio Sbatella estaba al tanto de las denuncia que llegó a la UIF sobre las sospechosas operaciones inmobiliarias de Shoklender que a juicio de las diputadas denunciantes lo hacían sospechoso de lavar dinero. Nada de esto dicen los voceros de siempre y prefieren una vez más apuntar contra los medios de comunicación y pergeñar una conspiración que sólo anida en sus imaginaciones.

Nadie puede negar el compromiso de las Madres de Plaza de Mayo, como tampoco el de tantos abogados que presentaron Hábeas Corpus a riesgo de ser ellos mismos encarcelados; o de dirigentes sindicales y también de periodistas. Pero el gobierno prefiere ignorar los hechos que desarmarían su endeble estrategia mediática y prefiere mezclar todo. El papel de los grandes medios en la dictadura, Papel Prensa y las teorías conspirativas con actores que jamás identifica. La tormenta que desató la denuncia de la Coalición Cívica está vinculada a un posible caso de corrupción, que tiene como protagonista a un señor que hasta ahora no ha dado una explicación de cómo obtuvo sus bienes que no terminan de aparecer, pero que ha mentido mucho y se ha llamado a silencio porque sus propias declaraciones cada vez lo ponían en una situación peor. Pero Hebe de Bonafini está en la marquesina compartiendo cartel con quien consideraba un hijo, ella tiene la obligación de explicar; no a los medios pero sí a la sociedad.

En una democracia no hay intocables, sean quienes sean;  pero el gobierno con su aparato mediático pretende aislar a Bonafini y cargar las culpas sólo sobre Shoklender. Los medios no tienen la culpa de la Ferrari, los barcos y los aviones que engrosan el patrimonio de Shoklender. Es más, ninguno de los editores que permanentemente son acusados por el gobierno nombró apoderado de la Fundación de las Madres a Sergio Shoklender. Hebe de Bonafini le extendió el poder para que tenga el poder.

Una vez más la pregunta que hay que hacerse es que hubiera pasado si la denuncia de la Coalición Cívica no se hacía pública. Hubiera seguido cajoneada y perdida en la infinidad de los tiempos porque por más de un año los funcionarios que ahora denuncian una conspiración en contra de los pañuelos no hicieron nada. La misma Hebe de Bonafini no hizo nada, porque debe recordarse que Sergio Shoklender dejó su cargo de apoderado de la fundación sólo cuando el escándalo estalló. Todos sabían lo que pasaba pero nadie hizo nada, por eso es muy bajo endilgarle la culpa a los medios.

Hoy, Hebe de Bonafini está en el mismo lugar que ella puso a tantos otros. No está acostumbrada a tener que dar explicaciones porque, además de su respetable y prestigiosa lucha, ella empuñó más de una vez el látigo verbal para fustigar a los que no piensan como ella. Amenazó, insultó y denostó a todos los que se pusieron en su camino y se erigió como la reserva moral del país. Nadie puede dejar de reconocer su valentía en los años más oscuros del país, que armada sólo con un pañuelo blanco y sus ganas de conocer la verdad se enfrentó juntos con un puñado de otras madres al aparato represivo más despiadado que la historia argentina recuerde. No reconocerlo esto sería necio, pero ello nada tiene que ver con lo que pasa ahora. Nadie va por la Hebe del pañuelo que reclamaba justicia dando vueltas en la Plaza de Mayo, que permitió que el mundo conociera la verdad y que demostró que en medio de tanta barbarie quedaba en la Argentina algún vestigio de civilización. Pero la Hebe que construye casas y que tiene una constructora casi tan grande como Techint tiene que dar explicaciones. Tiene que explicar qué pasó con el dinero del pueblo, que se supone que debía volver al pueblo en viviendas para los más necesitados. Los funcionarios también deben explicar si parte de la plata terminó engrosando el abultado patrimonio de los Shoklender. El ministro Julio De Vido y sus funcionarios como Abel Fatala deben explicar por qué el Estado no controló y decidió tercerizar la política habitacional en las Madres de Plaza de Mayo. El mismo Fatala reconoció que aún falta transferir a las Madres $ 500 millones, que totalizarán $ 1.260 que el Estado tiene proyectado invertir en viviendas. Los funcionarios también debieran explicar si esta suma tampoco se va a controlar y si todo seguirá como si acá nada hubiera pasado.

No hay una conspiración mediática orquestada por los sospechosos de siempre. Sólo se trata de un caso de corrupción con fondos públicos, sí sólo eso pero siempre eso. La plata para los pobres que este gobierno dice defender, se trata de la plata que millones y millones de trabajadores aportan a través de sus impuestos. De esa plata estamos hablando. Nadie va por los pañuelos blancos, en todo caso el que los manchó se llama Sergio Shoklender pero con el correr de las horas cada vez más funcionarios se están plegando a la tarea.

TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A DE VIDO

Julio-De-VidoEl diputado Juan Carlos Morán se destacó por sus investigaciones en los resonantes escándalos de la embajada paralela de Venezuela, donde se investiga maniobras realizadas con ciertas exportaciones a ese país; y con el caso de los subsidios a los feed lots que distribuía la extinta ONCAA, donde aparecieron sociedades fundadas por presta nombres. En este sentido se recordará el caso del changarín marplatense de apellido Tapia, que presidía una empresa que llegó a recibir más de un millón de pesos en subsidios.

Morán explica que el kirchnerismo sigue una matriz de corrupción, como si se ajustara a una partitura que siempre toca la misma melodía y cuyos principales ejecutantes parecen estar siempre bajo el ala del Ministro de Planificación Federal Julio De Vido. El escándalo que tiene a Sergio Shoklender y a la Fundación Madres de Plaza de Mayo no es una excepción. Los fondos para la construcción de las viviendas salieron de la caja que maneja el ministro y Marta Cascalles, esposa de Guillermo Moreno y socia en un emprendimiento de la mujer de De Vido, fue quien como escribana participó en la constitución de Meldorek, la sociedad a través de la cual el mayor de los Shoklender al parecer canalizaba la mayoría de sus negocios. Cascalles y la mujer de De Vido asesoraron en la creación del fideicomiso con Venezuela en el caso de la maquinaria agrícola que pagaban un 30 por ciento de coima a Palmat y traía Claudio Uberti con las valijas de Antonini Wilson”.

“De Vido salió desde Italia denunciando que se quería politizar el tema, pero acá nadie puede hacerse el tonto”, explica el diputado Juan Carlos Morán en Contrapunto usan a la gente muy carenciada para formar la empresa y después estamos detrás de una de ellas que recibió subsidios de la ONCAA que tendría domicilio fiscal en el domicilio de un dirigente justicialista de la provincia de buenos aires y que estar vinculada con Shoklender.

Hasta el momento, según el diputado de la Coalición Cívica, habría cinco empresas de las más de cuarenta empresas vinculadas con Sergio Shoklender, que fueron creadas por la esposa de Moreno constituidas por las mismas presta nombres. “Estamos detrás de una de ellas que en principio aparece con el domicilio fiscal que podría ser la casa de un dirigente peronista de la Provincia de Buenos Aires”, declara Morán quien se excusa de brindar más detalles pero que trabaja en una hipótesis en base a la cual el escándalo de la ONCAA que en su momento investigó, podría estar relacionado con el que ahora involucra a los hermanos Shoklender. Esta sociedad que habría recibido subsidios de la ONCAA y que también habría tenido participación Cascalles en su creación, al momento de su constitución habría estado presidida por las dos mismas jubiladas presta nombres que aparecen en el acta de constitución de Meldorek.

El diputado Morán apunta contra José López, Secretario de Obras Públicas y segundo de Julio De Vido en el Ministerio, que es de donde se transfería los fondos a las Madres de Plaza de Mayo para financiar su plan de obras. Además, agrega los nombres de Abel Fatala, subsecretario de Obras Públicas de la Nación y de Luis Bontempo a cargo de la Subsecretaría de la Vivienda a quienes sindica como “operadores” de José López. El diputado revela cifras que dejan a la cartera que conduce De Vido mal parada. Explica que a través del programa Techo Dignos donde está incluido el Plan Federal I y II planeó la construcción de 420.000 entre el año 2004 al 2010. Del ambicioso plan sólo se construyeron 117.000 a pesar de que la totalidad de los fondos destinados a las obras fueron ejecutados. Si bien habría que descontar la irrupción de la inflación a partir del 2007, Morán sostiene que se terminaron escurriendo por la corrupción más de 200.000 casas que nunca fueron realizadas.

Morán está convencido que el gobierno estaba al tanto de las maniobras de Sergio Shoklender desde hacía mucho y por eso mandó a Felisa Micelli a Madres de Plaza de Mayo para emprolijar las cuentas. “Néstor Kirchner le pagaba el sueldo con la dieta que donaba a las Madres, que era exáctamente la misma cifra que cobraba Miceli allí”, sostiene Morán.

El diputado Juan Carlos Morán en Contrapunto