• TODOS PARA UNO

    La foto de los dirigentes del Peronismo Disidente es, sin dudas, el hecho político más potente de las últimas semanas. Hasta ahora era un grupo de dirigentes que habían demostrado cierta coordinación en la tarea legislativa, pero que básicamente seguían operando como figuras aisladas y faltos de una estrategia común. Eso cambio cuando anunciaron que todos se van a encolumnar detrás de una candidatura, siguiendo el viejo precepto peronista que el que gana conduce y el que pierde acompaña. No los une el espanto como dijeron muchos sino el poder. Primero buscarán arrebatarle a Néstor Kirchner el partido, y después el país. Un tema que deberán decidir es si van…