Tag Archives: Gabriela Michetti

Contrapunto: Programa del 30/Mar/2012

16871_Julio_Raffo_foto-2-321d719:20 HS. JULIO RAFFO – PTE. BLOQUE LEGISLATURA (PROYECTO SUR). Conflicto entre el Gobierno nacional y de la Ciudad por el traspaso del subte. “Siempre es mejor un mal acuerdo antes que un buen juicio” “Estamos ante una pelea indecorosa. Me da vergüenza ajena cuando habla la Presidenta (…) Convenir no es imponer y la Presidenta quiere imponer. Contesta con una arrogancia que cierra la posibilidad de diálogo (…) Queremos que se retrotraiga la tarifa porque es ilegal el aumento que ha realizado (…) Es muy probable que esto termine en la Justicia (…) Yo creo que siempre es mejor un mal acuerdo que un buen juicio. Se va a juicio cuando se fracasa en la convivencia y en el diálogo (…) Esto es por la plata de los subsidios y por el posicionamiento político de cada uno. Hay una conveniencia recíproca perversa (…) en donde se polariza este progresismo raro que invoca el gobierno con la derecha que representaría Mauricio Macri”

 

GabrielaMichetti9:44 HS. GABRIELA MICHETTI – DIPUTADA NACIONAL (PRO). Conflicto entre el Gobierno nacional y de la Ciudad por el traspaso del subte. “Los subsidios son parte de los recursos”

“Ahora hay dos opciones. Hay un trámite que tiene que hacer la Legislatura que es aprobar o no la ley convenio que sacó el kirchnerismo en el Congreso, para ver si aprueban o no el traspaso en estas condiciones. O si por el contrario, el traspaso debe ser con los recursos, gradualmente y con acuerdo de la jurisdicción, como dice la Constitución (…) Creo que es imposible que los legisladores tomen la ley del Congreso como si fuera una ley convenio y la aprueben en la Legislatura de este modo, porque ayer los legisladores votaron a favor de que se traspase con los recursos (…) Los recursos son las obras no hechas (…) Que el Gobierno lo devuelva con las asignaciones que se comprometieron a hacer en 2006 con obras por mil millones de dólares. Esa plata la gente ya la pagó en impuestos (…) Los otros recursos hay que fijarlos. Hay una discusión sobre si los subsidios son o no recursos (…) Una vez que tenes una tarifa y una rentabilidad razonable, hay que establecer que para poder pagar los sueldos y tener una renta la empresa necesita tanta plata (…) Porque si hay una brecha entre lo que recaudas y lo que tenes que gastar quiere decir que los subsidios son parte de los recursos (…) Hay que definir si el subte también es deficitario porque no sabemos dónde fueron a parar los subsidios y cual es la tarifa razonable de acuerdo al ingreso del usuario (…) Firmamos el acta porque nosotros veníamos reclamando el traspaso del subte (…) Puede haber sido un error por exceso de confianza en que el proceso iba a ser exitoso (…) Pero ya a la semana faltaba la plata que tenían que depositar y no estaba el cronograma de pago de la deuda que tenían por el tema inversiones (…) Nos dimos cuenta de que lo único que querían era sacarse un problema de caja (…)

 

espert10:11 HS. JOSE LUIS ESPERT – ECONOMISTA. Déficit fiscal y endeudamiento de las provincias. “Este modelo productivo es el mismo que tuvo la convertibilidad y el plan austral”

“El Estado recauda cerca de 800 mil millones de pesos y sin embargo el Gobierno se ha lanzado contra el Banco Central con mil millones de argumentos (…) El problema vuelve a ser fiscal. Hemos repetido el mismo problema a lo largo de todos los gobiernos (…) Planes económicos que entran en problemas, en una época de bonanza que siempre se da por un contexto mundial favorable (…) En esas épocas, en lugar de ahorrar algo, te gastas todo y cuando afloja la economía mundial empezás a patinar como ahora (…) El modelo productivo es el mismo que tuvo la convertibilidad y el plan austral (…) Todos los días hay noticias de las provincias que empiezan a emitir deuda, y la Nación se financia con el Banco Central (…) Si no se hace algo a nivel fiscal vamos a estar todo el año debatiendo entre Reservas vs. Actividad económica (…)

LA OPOSICION ENCERRADA EN SU PROPIO LABERINTO

MM1Mauricio Macri anunciaría de forma oficial en las próximas horas que viene su decisión de buscar la reelección en la Ciudad de Buenos Aires. El Jefe de Gobierno ya se decidió porque con la implosión del Peronismo Federal sus posibilidades de armar una alianza quedaron prácticamente reducidas a cero, no hay que olvidarse que Macri esperaba el resultado de esas mini internas para cerrar con el ganador. Además, Ricardo Alfonsín se metió en su relación con Francisco De Narvaéz, que si terminando acordando con el radical se habrá recibido de peronista hecho y derecho en eso del pragmatismo por el poder.La tercera cuestión que habría terminado por hacer decidir a Macri de abandonar la carrera presidencial, es que ni Gabriela Michetti ni Horacio Rodríguez Larreta le aseguran un triunfo en su territorio y, un resultado adverso, por supuesto aniquilaría sus aspiraciones a la presidencia.

El consultor Carlos Fara en diálogo con Contrapunto (FM Identidad 92.1) sostiene que “Macri es el mejor candidato que puede ofrecer el PRO”. No hay dudas que el escenario en la Ciudad de Buenos Aires no es sencillo y es un distrito que estará muy disputado con un Daniel Filmus en ascenso, que podría finalmente ser ungido por Cristina Fernández de Kirchner y la decisión de Pino Solanas de meterse en la pelea. Si bien Fara sostiene que la de Macri es la candidatura más fuerte que puede ofrecer el PRO, también admite que “en la primera vuelta sacará unos diez puntos menos que la elección que lo llevó a la jefatura de gobierno”.

Dejando de lado la coyuntura porteña, Carlos Fara afirma “que hoy la Presidenta tiene una intención de voto de 45 por ciento”, lo que la llevaría a ganar en la primera vuelta. “La mejor noticia para Cristina Kirchner fue que Solanas vaya a la Ciudad”, porque el temor en el kirchnerismo era que le sacara votos por izquierda. “Alfonsín se fortalece con la decisión de Macri porque es el único que tiene una estructura en todo el país aunque la candidatura de Duhalde es una molestia”, declara Fara.

En las últimas horas, en forma simultanea a conocerse la decisión de Mauricio Macri de bajarse de la carrera presidencial, corrió el rumor que el PRO habría sellado un acuerdo con el duhaldismo para respaldar la candidatura del ex Presidente y que habría una sorpresa importante sobre quien completaría esa fórmula. Por supuesto, los nombres en danza no son pocos y ninguno está confirmado.

La oposición está inmersa en un laberinto donde sobran sillas y faltan candidatos. Es una señal clara de la fortaleza que hoy tiene Cristina Fernández de Kirchner si finalmente compite por la reelección.

Carlos Fara en Contrapunto (FM Identidad 92.1)

 

UN PLAN BORGIANO

macri2 Mauricio Macri decidió hacerle caso a Jorge Luis Borges y salir de su laberinto por arriba. Sorpresivamente, le pidió a la Legislatura que le iniciara juicio político, veinticuatro horas después que los legisladores de su partido trabaran la conformación de una comisión investigadora para deslindar responsabilidades en el escándalo por las escuchas telefónicas.

La jugada del Jefe de Gobierno es arriesgada, pero fueron tres las razones que lo impulsaron a decidirse por esta audaz alternativa. Luego de la conferencia de prensa del lunes pasado en la que pidió la elevación a juicio oral de la causa por el escándalo de las escuchas, comprendió que los tiempos de la justicia son demasiado lentos con respecto al ritmo que requiere un político que aspira a la presidencia. Y, para colmo, esos tiempos los maneja el juez Norberto Oyarbide; desde el viernes fuertemente apuntalado por el fallo de la Cámara que confirmó el procesamiento de Macri. A esto debe sumarse que las encuestas telefónicas realizadas por el PRO luego de la conferencia de prensa dio como resultado un fuerte apoyo al Jefe de Gobierno, y confirmaron que el discurso enhebrado desde Bolívar 1 caló hondo en los vecinos de la Ciudad. La mayoría piensa que Néstor Kirchner está detrás de su procesamiento con el objetivo de esmerilar su carrera política. Además, Macri no quiere cometer el mismo error estratégico que le costó el puesto a Aníbal Ibarra, que estiró los tiempos del juicio político y se fue desgastando, y perdiendo aliados que al final terminó destituido. Macri está seguro que no puede descuidar la variable tiempo y si quiere seguir siendo presidenciable debe salir de este escándalo lo más rápidamente posible. Por otra parte, si consigue salir airoso del juicio político, según adelantan sus estrategas, en el ámbito judicial será más difícil que termine condenado.

La diputada Gabriela Michetti, en declaraciones a Contrapunto por FM Identidad explicó las razones que movieron a Macri a tomar esta decisión: “Mauricio quiere que esté todo a la luz del día y se conozca todo; a cara descubierta. No en una declaración cerrada sino ante toda la sociedad y el periodismo. Esta es una operación política, no es una causa judicial. La sensación de todos, es que si bien uno puede darse cuenta que hay legisladores de buena fe, uno se da cuenta que otros se montan en una operación política, hay disparidad y se pelean los opositores. Mauricio ya quería anunciarlo el lunes”.

Gabriela Michetti en Contrapunto (FM Identidad 92.1)

Si bien la jugada puede resultar riesgosa, no hay que olvidar que para la destitución del jefe de Gobierno se requieren los dos tercios de los votos. Hoy llegar a esa proporción en la Legislatura es prácticamente imposible, aunque en el PRO son consientes que el gobierno nacional puede llegar a operar para conseguir voluntades al igual que lo hace en el Congreso Nacional. Por eso, los alfiles del macrismo a partir de ahora prestarán mucha atención sobre la actitud de sus legisladores, que no constituyen un bloque monolítico y sin fisuras. A propósito de lo cual, muchos se preguntan qué actitud tomarán los legisladores que entraron de la mano de Ricardo López Murphy en tiempos de la alianza con Macri o por caso que hará alguien como Daniel Amoroso que pasó a las filas de Francisco De Narvaéz y votó a favor de la conformación investigadora. Por eso, es importante hacer hincapié en que hoy la destitución de Macri a través de un juicio político es muy difícil pero el paso del tiempo puede generar un dolor de cabeza.

El macrismo también buscó arrinconar a la oposición en la Legislatura y obligarlos a que doblen la apuesta. Si querían formar una comisión investigadora, que eventualmente podía desembocar en el juicio político a Mauricio Macri, no debería tener problemas en encararlo directamente. Sin embargo, la oposición se muestra muy renuente a entrar en el juego del oficialismo. “En principio no lo entendemos porque en la sesión pasada se rechazó todo. Hay que tener en cuenta la irresponsabilidad ante la gravedad institucional de la Ciudad, no tenemos ni siquiera vice jefe, porque Macri mandó a Michetti a la Cámara de Diputados. Hoy no aprobamos el juicio político y tendrá que ir todo a la Comisión de Juicio Político. La Ciudad no puede estar permanentemente de rehén de quienes dirigen los destinos de los porteños”, declaró en Contrapunto el legislador Fernando Sánchez, presidente de la bancada de la Coalición Cívica en la Legislatura porteña.

La Legislatura ahora deberá decidir si le da curso al juicio político pedido por Mauricio Macri y si opta por tomar otro camino que implique más tiempo, que hoy es el enemigo más poderosos con el que se enfrenta el Jefe de Gobierno.

EL DIA QUE EL PUEBLO DIJO BASTA

2836

Néstor Kirchner hizo todo lo imaginable y lo inimaginable para no vestir el traje de mariscal de la derrota que se vio forzado a utilizar anoche, pocos minutos después de las 2 de la mañana cuando comprendió que la diferencia de La Matanza no le bastaría para descontar “esos dos puntitos” que llevaron al triunfo a Francisco De Narvaéz.

Kirchner hizo de todo: gritó, acusó, infundió miedo, apeló a los medios alumbrados y mantenidos a base de publicidad oficial que hasta el último momento no pararon de hacer periodismo basura, descalificó, apeló al fantasma de los noventa, del 2001, cantó la marcha, abandonó la trasnversalidad, la concertación, se convirtió al peronismo con el fanatismo de los conversos, mudó de domicilio entre gallos y media noche, inventó las candidaturas testimoniales, tomó a los intendentes del conurbano de rehenes, repartió plata, anunció obras, salvó empresas con la plata de los jubilados y siguió dibujando las cifras del INDEC. Pero nada lo salvó de la derrota más estruendosa de su vida política, hoy en fase terminal.  La primera consecuencia es la inminente renuncia de Néstor Kirchner a la presidencia del Justicialismo, que quedaría en manos del gobernador Daniel Scioli quien seguiría al frente de Buenos Aires; confirmando el carácter testimonial de su candidatura a diputado.

No fueron sólo dos puntitos en la Provincia de Buenos Aires como dijo en la madrugada de hoy, fueron 7 de cada 10 argentinos que dijeron no. Fue el pueblo que mostró su agotamiento de escuchar todas las tardes los retos de la pareja presidencial desde el atril oficial, que se cansaron que les digan que no hay inflación pero que las cosas no dejan de aumentar y del constante estado de guerra que, como única estrategia política, plantea el matrimonio presidencial y sólo es funcional para cubrir sus propias equivocaciones.

Sin lugar a dudas, el análisis más brutal y contundente provino del ex jefe de gabinete Alberto Fernández, que recomendó que “hay que escuchar a la gente, estas no son encuestas ni los medios son las urnas. Ha habido un mensaje muy claro”. Fernández también adjudicó al conflicto originado por la Resolución 125, parte de las causas de la derrota al decir que esa iniciativa “había abierto un debate enorme que no está resuelto”. Precisamente, en la distribución de los votos a nivel nacional se puede observar claramente que el conflicto con el campo ha tenido mucho que ver con la derrota kirchnerista. Claramente, el país ha quedado en tres sectores muy bien diferenciados. El norte del país donde claramente ganó el kirchnerismo: Misiones, Salta, Jujuy, Formosa, Chaco y Tucumán. En esa zona el conflicto con el campo si bien se hizo sentir, el oficialismo pudo amortiguarlo. Los problemas para el oficialismo claramente están en el centro del país y en los distritos más importantes, donde el efecto del conflicto tuvo un peso específico mucho mayor como en Córdoba, Santa Fé, La Pampa (que si bien ganó el peronismo no está alineado con el kirchnerismo) y el interior de la Provincia de Buenos Aires; el conurbano merece un análisis aparte. Finalmente, el sur del país también le fue esquivo al matrimonio. la derrota más estruendosa es obviamente el triunfo del radical Eduardo Costa en Santa Cruz. En Chubut, donde el gobernador Mario Das Neves, se alzó con una cómoda victoria hay que recordar que el chubutense fue el primero en ensayar la idea del post kirchnerismo. “El justicialismo se tiene que dar un debate, los resultados no son los mejores. Se palpitaba una elección muy dura, pero sobre estos resultados amerita una autocrítica. No ha tenido ni el protagonismo ni la participación que corresponde”. Es claro que Kirchner no lo podrá blandir como un triunfo propio. En San Juan, el gobernador César Gioja retuvo el distrito con el 54, 3 por ciento, fue uno de los pocos oficialismo que salió fortalecido. “Hay que ver qué cosas hicimos bien y qué mal, tratar de coincidir y si no se coincide, hay instrumentos dentro de los partidos políticos que es la elección interna, que no hay que descartarla para nada”, declaró con Gioja. Frente a la inminencia de la renuncia de Kirchner a la presidencia del justicialismo las palabras de ambos gobernadores parecen haber sido más que premonitorias.

En Mendoza el vicepresidente Julio Cobos cosechó los beneficios de su “voto no positivo”, y el actual presidente del bloque de senadores del radicalismo se adjudicó el 50 por ciento de los votos doblando al candidato del Frente para la Victoria. No hay duda que Cleto se ha convertido en un presidenciable, al igual que Carlos Reutemann que le arrebató el primer lugar a Rubén Giustiniani por sólo 1,67% y que tal vez, después de una transición de Scioli el frente del Justicialismo, ocupe ese lugar de cara al 2011.

El conurbano bonaerense donde Kirchner había jugado todas sus chances fue el campo de batalla de la derrota. Es claro que los intendentes que Kirchner había tomado de rehén, a través de las candidaturas testimoniales, le soltaron la mano. Kirchner tenía sus esperanzas cifradas en La Matanza, pero los 10,96 que le sacó a Francisco De Narvaéz revelan una mala elección porque para descontar allí era necesario por lo menos una diferencia de, por lo menos, el doble. En Tigre, territorio del Jefe de Gabinete Sergio Massa, el Frente para la Victoria ganó por poco pero su mujer, Malena, candidata a concejal, se alzó con una victoria cómoda. No pocas fuentes sostienen que la relación entre Kirchner y Massa se terminó de quebrar definitivamente anoche.

Una semana antes de las elecciones, varios asesores de Daniel Scioli le habían comunicado que los intendentes “habían comenzado a aflojar la presión sobre sus punteros y su principal objetivo fue asegurar sus distritos”. Kirchner está furioso con los intendentes porque lo acompañaron al cementerio pero lo dejaron entrar solo. Hicieron lo que mejor saben hacer: mantenerse en el poder y demostraron una vez más que sus lealtades tienen una fortaleza más que volátil. Kirchner se equivocó y pensó que con solo anunciar unas cuantas obras públicas, pronunciar uno o dos discursos diarios era suficiente. Había señales que el kirchnerismo no supo o no quiso leer, como por ejemplo que los intendentes nunca acompañaron a Kirchner en sus caminatas y en las últimas semanas de campaña preferían mantenerse en un segundo plano, mientras anudaban acuerdos con Francisco De Narvaéz. Los intendentes que ayer le soltaron la mano a Kirchner y en los que él había cifrado sus esperanzas, con los mismos a los que Cristina Kirchner acusó de mafiosos en la campaña del 2005. No cabe duda que De Narvaéz fue enhebrando silenciosamente acuerdos con ellos y ahora deberá profundizarlos si quiere convertirse en el próximo gobernador de la provincia.

Néstor Kirchner no tiene otra salida que renunciar a la presidencia del justicialismo, porque de otro modo lo van a renunciar los gobernadores. Cómo explicar la derrota frente a un dirigente que no hace mucho miraba la política de afuera y bien de lejos. Es cierto que De Narvaéz no sólo ganó porque Kirchner perdió, sino por trabajó mucho y con un objetivo claro mientras que el oficialismo pegaba bandazos y se centraba en estrategias más propias de los salteadores de caminos que en los de la genuina competencia política.

En la Ciudad de Buenos Aires, a Mauricio Macri le debe haber quedado un sabor agridulce. Si bien Gabriela Michetti ganó claramente el distrito, no es menos cierto que la diferencia fue mucho menor que lo que se presagiaba. Queda la impresión que en el PRO de la Ciudad pensaron que la campaña iba a ser más fácil de lo que fue. A Michetti le pasó lo mismo que cuando escucha que una película es muy buena y lo escucha tanto que sus expectativas crecen desmedidamente y cuando finalmente uno la ve al final piensa “no era tan buena”. Eso le pasó a la ex vice jefa de gobierno. Por supuesto que esto no implica dejar de lado la excelente campaña que hizo Pino Solanas, que partiendo desde atrás se ubicó en un segundo lugar y por poco no le arrebata la banca a Elisa Carrió; que es la gran derrotada en el distrito.

MICHETTI PRIMERA EN CAPITAL

La consultora Equis que dirige Artemio López publicó una encuesta de intención de voto en la Ciudad de Buenos Aires. Gabriela Michetti aparece primera con el 31,5% seguida de Alfonso Prat Gay con 24,2 y en tercer lugar Pino Solanas con casi un 15.

El legislador del Acuerdo Cívico y Social, Enrique Olivera dijo que ese resultado “puede ser y eso significa que vamos creciendo y que podemos ganar”, declaró en Contrapunto.

Llama la atención los magros 6 puntos de intensión de voto que cosecha el ex jefe de gobierno Aníbal Ibarra, a unos 4 puntos de Carlos Heller, el candidato del kirchnerismo en el distrito, que marcha en quinta posición.

intención de voto en Capital

Artemio López en Contrapunto

EL TEOREMA DE GABRIELA

Finalmente, Mauricio Macri logró convencer a Gabriela Michetti para que sea candidata a diputada nacional en las próximas elecciones. Por esta razón, y para diferenciarse de las candidaturas testimoniales que propone el kirchnerismo, la Vice Jefa de gobierno resolvió renunciar a su cargo a pesar que durante la campaña siempre había negado su salida de la función antes de tiempo. “Hoy he tomado la decisión de ir al Congreso, ir a pelear por estos temas porque de parte del Gobierno nacional sólo logramos obstáculos, trabas, piedras en el camino”, anunció desde la sede del gobierno de la Ciudad. Así, la flamante ex Vice Jefa disfrazó la orfandad de candidatos del PRO enarbolando la lucha por la autonomía de la Ciudad.

En este contexto es difícil entender cómo Michetti podrá defender mejor la autonomía porteña desde una banca en el Congreso, que siendo la segunda del gobierno de la Ciudad. No parece un argumento muy sólido. En la última edición de la revista Debate declaró que su decisión representaba un “dilema” que le provocaba cierta “angustia”: “Si decidimos que sea candidata, estoy lastimando el hecho de que lo mejor hubiera sido cumplir los cuatro años de mandato. Si decidiéramos que no tengo que ser candidata, correríamos el riesgo de que, a pesar de tener casi un 60 por ciento de apoyo en la gestión, no nos acompañen como esperamos porque la gente sigue votando personas. En los dos casos, se trata de una situación dilemática”, le dijo Michetti a Debate hace menos de una semana. En el extenso reportaje no hay una sola mención que el objetivo de su candidatura era ir al Congreso a pelear por aquellos temas que el gobierno nacional obstaculiza y pone piedras en el camino, que fueron los fundamentos que esgrimió la Vice Jefa para explicar su renuncia. Por eso, parece que en PRO primero se decidió su candidatura y luego se buscaron las explicaciones para anunciarla. La verdadera razón de Macri para lanzar al ruedo a Michetti, que en un principio resistió su candidatura, es perder en el distrito y ver cómo se esfuman sus posibilidades de ser candidato a presidente en el 2011. Hay que recordar que en las elecciones nacionales del 2007, a los pocos meses de haber ganado la Ciudad con casi el 60% de los votos, el PRO sólo pudo cosechar el 13,42 con la lista encabezada por Federico Pinedo. Fue un golpe muy duro luego de la resonante victoria que se había producido tres meses antes. Es obvio que Macri no puede repetir la experiencia y decidió sellar el distrito, y en este sentido, Gabriela Michetti es la mejor opción que tiene para hacerlo. Esta es la trama que se esconde en la postulación de la ex Vice Jefa de Gobierno. Por eso, la causa de la lucha por la autonomía de la Ciudad no tienen nada que ver con la razón de su candidatura; aunque una vez lograda su banca esto no obsta para que se encargue de estos temas en la Cámara de Diputados. Pero también es cierto que sin Michetti el triunfo del PRO estaría en riesgo y eso es algo que Mauricio Macri no puede permitir.

Gabriela Michetti enarboló la bandera de la nueva política, y como tantos otros, la arrió cuando las circunstancias políticas la convirtieron en un obstáculo. Es lo de siempre, el pragmatismo y la conveniencia electoral terminan imponiéndose a los valores que todos dicen defender. En eso somos todos peronistas. En definitiva, para Michetti y para Macri se impuso evitar el riesgo de perder fortaleza en la gestión a cumplir los cuatro años de mandato, que hasta hace una semana la ex Vice Jefa de Gobierno había declarado que era lo mejor.

Es cierto que decir que la decisión de Michetti es comparable a la de Daniel Scioli con su candidatura testimonial es una chicana que no tiene ningún sustento, porque ella asumirá su banca mientras que nadie piensa que el gobernador vaya a renunciar. No es lo mismo claramente, pero no por ello significa que no esté mal. En todo caso está menos mal, pero sigue estando mal. Fue la misma Gabriela Michetti quien admitió que ser candidata implicaba “romper una regla” que a su juicio creía “que hay que respetar”. Sin embargo, tanto las candidaturas testimoniales como la renuncia de Michetti tienen dos puntos en común; en ambos casos persiguen que sus agrupaciones políticas tengan mejores chances electorales en las próximas elecciones, y los dos representan al oficialismo en sus respectivos distritos. No es casualidad que el oficialismo porteño y bonaerense planteen estrategias de campaña para no perder poder, que después terminan siendo maquilladas con distintos argumentos. De esta manera, se comprueba una vez más que las banderas de la nueva política y del respeto por las instituciones sirven mientras se está en la oposición, pero cuando desde la perspectiva del oficialismo se convierten en obstáculos. Una vez más, el ya célebre Teorema de Baglini vuelve a comprobarse. Ayer, Gabriela Michetti se recibió de político. ¡Bienvenida!

El diputado Oscar Moscariello, presidente del bloque PRO, en Contrapunto