Tag Archives: Ernesto Sanz

ENTRE LOS FANTASMAS DEL PASADO Y LOS DESAFIOS DEL FUTURO

8-unen

El Frente Amplio Unen hizo su presentación en sociedad y es un alivio para aquellos que están cansados de que el destino de la Argentina se defina como una interna del peronismo a cielo abierto. El desembarco del nuevo Frente le resta protagonismo a Sergio Massa que lo acerca, al menos en el imaginario colectivo, de nuevo a las playas del peronismo y cerca del kirchnerismo. Desde la irrupción del Frente Renovador, el ex intendente de Tigre se había posicionado con el único opositor explícito del gobierno con chances competitivas. Esa fue la apuesta con la que consiguió alzarse con el triunfo en la Provincia de Buenos Aires. Sin embargo, el panorama político cambió. Le será difícil a Massa mantener este discurso frente a Ernesto Sanz, Hermes Binner, Elisa Carrió y hasta frente a Julio Cobos, que a pesar de haber sido vicepresidente de Cristina Fernández, su voto “no positivo” y los ataques del oficialismo lo devolvieron contundentemente a la oposición. Paradójicamente, Massa queda más cerca de Daniel Scioli y una vez más hay quienes empiezan a hablar de un posible acuerdo entre ambos, un escenario que hasta hace poco los más avezados analistas políticos definían como el “acuerdo imposible”.

Cristina Fernández de Kirchner no tiene un sucesor aunque son muchos los que se anotan en esa carrera. La presidente ya comenzó el largo camino del adiós y se hace ilusiones con convertirse en una “king maker” e influir sobre el próximo gobierno. Un sueño que también tuvieron Carlos Menem y Eduardo Duhalde. Dicen que CFK terminará, a la larga, por apoyar a Scioli y llenará las listas de diputados con su gente de confianza y hasta algunos creen que se reservará la designación del candidato a vicepresidente. Una fórmula que ya fue utilizada con Gabriel Mariotto.

El Frente Unen tiene que pelear con tres fantasmas: la Alianza, el manejo de la economía y esa maldición que cargan los radicales que reza que no pueden terminar un mandato. La estrategia del gobierno será blandir una y otra vez aquellos fantasmas, que ya quedó evidenciada en boca del jefe de gabinete Jorge Capitanich, que al día siguiente del acto en el teatro Broadway declaró: “Muchos de sus referentes tienen experiencia en el combate al narcotráfico porque han tenido a las fuerzas policiales como uno de los miembros más activos de las bandas delictivas; a la inflación porque han experimentado en carne propia llevar al país a la hiperinflación o la recesión; y, también, han experimentado la traición en carne propia porque, cuando les ha tocado formar parte de coaliciones, lo primero que hicieron fue vulnerar esos principios con la traición política”.

LA PRESIDENTE NO ENTENDIO EL MENSAJE

cfk

La Presidente Cristina Fernández habló por segunda vez desde la contundente derrota que sufrió el domingo pasado. Se la vió enojada, crispada y con mucha bronca; poniendo en evidencia que el resultado adverso de las urnas caló hondo. Acusó a los medios de ser artífices de su derrota y de desinformar porque no encontró en los diarios los resultados de la Antártida; donde se impuso el Frente para la Victoria. La comparación con Perico en la época del menemismo estalló de inmediato en las redes sociales. Parecía una parodia de la propia Cristina, sólo que no se trataba de Fátima Flóres la que  ocupaba el atril de Tecnópolis.

“Quiero los titulares para discutir, no los suplentes que me ponen en las listas. Yo no soy suplente de nadie, soy presidenta de los 40 millones de argentinos, quiero discutir con la UIA, con los Bancos, con los sindicatos, es un partido para titulares de intereses”, arremetió descalificando a la oposición y apelando como siempre a una conspiración pero también despreció a los millones de argentinos que no votaron al oficialismo. Una vez más la Presidente aplicó el doble standard, el respaldo popular sólo es legítimo cuando los votos los recibe el partido de gobierno.

En su agresivo discurso Fernández de Kirchner también reveló su estrategia de campaña para el segundo capítulo de este proceso electoral: Doblar la apuesta y profundizar el modelo. En definitiva, persistir en el fracaso. La Presidente no mostró ni el más mínimo rasgo de autocrítica y como siempre puso la responsabilidad afuera. Ninguna novedad. Para ella los dirigentes de la oposición son meros gerentes de poderes que se manejan en las sombras y que se propone desenmascarar. Desafortunadamente, la Presidente olvida que los bancos, la UIA y los sindicatos fueron aliados de su gobierno y del de Néstor Kirchner.

Fernàndez de Kirchner se enoja y en definitiva menosprecia a los argentinos que decidieron votar por una opción distinta. En ese modesto e inútil ejercicio cruzado por la bronca, no se pregunta por qué muchos de esos ciudadanos en el 2011 la votaron y fueron los artífices de su reelección. Se equivoca cuando menosprecia al pueblo pensando que los medios manejan a la sociedad. Es un claro síntoma de que Cristina ha comenzado a padecer el sindrome del Pato Rengo, ese fenómeno que sufren los presidentes norteamericanos cuando entran en el final de su segundo mandato. Lisa y llanamente se trata de la pérdida del poder político. No es una novedad en la Argentina, Carlos Menem bien puede dar cuenta de ello. Es una enfermedad que siempre es terminal.

ERNESTO SANZ : “El kirchnerismo termina fagocitándose a sí mismo” (Contrapunto 28/Ago/12)

Sanz

ERNESTO SANZ : “El kirchnerismo termina fagocitándose a sí mismo”

“La Auditoría Generaldela Naciónha perdido toda la potencialidad que tiene en la letra dela ConstituciónNacional.La auditoria fue un instrumento que emergió de la reforma del 94 (…) no para auditar cuentas sino para auditar gestión, y es lo que no hacela AGN(…) Auditar gestión para saber si se está gastando bien o mal la plata, para saber si hubo irregularidades, si hay impacto social en cada una de las reparticiones públicas es lo que no se hace y lo que debería hacerse (…) Así como enla Auditoríahay mayoría del oficialismo enla Comisióntambién (…) pero desde el radicalismo mas allá de que nos ganen con los votos vamos a poner este tema en discusión Un gobierno que no se controla o se controla a sí mismo termina fagocitándose a sí mismo, que es lo que le está pasando hoy al kirchnerismo en muchas áreas (…) Si hubiera una auditorias online no hubiera pasado lo de Schoklender y todo el tema de las viviendas (…) En la reforma constitucional el carozo de la fruta es la reelección presidencial.”

 

9.33 hs. STELLA MALDONADO – Secretaria Gral. de CTERA. Con ausencia de opositores, el Gobierno reúne al Consejo del Salario.

“Necesitamos un estudio serio sobre canasta familiar”

“Por el lado de los trabajadores ya está claro (…) Si se trata  por niveles de representación [dela CGT] van a estar los sindicatos que tienen la mayor cantidad de afiliados (…) Por nuestra representación y la del resto dela CGTpedimos un incremento mínimo del 25 % sobre el salario anterior, además de otros temas que nos parecen fundamentales como el combate al trabajo no registrado (…) También queremos tratar el tema de un estudio serio sobre canasta familiar y la actualización del monto del seguro de desempleo que hoy ya no tiene ninguna vigencia. Hay que llevarlo por lo menos el 50% del salario mínimo que es la tendencia que se da en otros países (…) Con respecto a la canasta básica, el Gobierno está admitiendo un incremento del 25%, es decir que tampoco se rige por los números del IPC. Nosotros tenemos nuestro propio instituto que trabaja con las estadísticas oficiales de 9 provincias y nos está dando entre 24% y 25% de aumento.”

 

9.38 hs. PABLO SIRVÉN – Secretario de Redacción del diario La Nación. Sobre su artículo “La diva que desplazó a Susana” publicado hoy en La Nación a propósito del uso de la cadena nacional por parte de Cristina Kirchner.

“El nuevo estilo dela Presidentase quiere diferenciar de la oradora legislativa”

“Es algo que ya está haciendo desde hace algún tiempo. Está profundizando ese estilo que implica un matiz, una diferencia muy importante con ella misma, con lo que nos tenía acostumbrados como oradora legislativa hace muchos años. Y después especialmente con sus piezas oratorias de hasta 3 horas. Esto es un estilo mucho más informal, la teleconferencia, hablar con el público, hacerse la graciosa. Es algo nuevo pero que ya viene haciendo desde hace un tiempo y que tiene que ver con la mayor cantidad de cadenas nacionales. Ya vamos por la cadena número 14, violentando lo que dice el artículo 75 de la nueva ley de medios que reserva la cadena para situaciones graves o excepcionales (…) En estos contextos [la Presidenta] puede ceder a ciertas tentaciones coloquiales (…) está dando rienda suelta a su carretel para ir por ese lado y se está sintiendo cómoda en eso. Está a gusto (…) Siempre dijimos que es muy buena para hablar. Es locuaz, versátil, tiene buen tono de voz y buena presencia (…) Tiene la presencia histriónica saber manejar la emoción, la ironía.”

 

9:50 hs. Dr. DANIEL FUNES DE RIOJA –  Vicepresidente de la UIA. Con ausencia de opositores, el Gobierno reúne al Consejo del Salario.

“La posición dela UIA Enprimer lugar es una posición de diálogo. La solución no es tan fácil o tan lineal como pareciera presumirse dada la diferencia de realidades y criterios. Somos 16 miembros en el Consejo de representación empresarial de distintos Ayer hemos tenido una reunión para acercar una postura común, y hay mucha preocupación en quienes están representando a las economías regionales, en las actividades de baja calificación, la mano de obra intensiva de poco valor agregado, los números de los salarios deben ser hechos con mucha prudencia para no producir efectos negativos ni desde el punto de vista de la producción ni del empleo (…) Primero tenemos que conocer oficialmente las cifras, y a partir de allí vamos a fijar  (…) no tenemos un mandato de cierre (…) Parece quela CGTva a estar representada. Si dentro dela CGThay personas o sectores que no van, la integralidad de la reunión en la medida que haya quórum está garantizada Acá hay una función institucional donde se tienen que cubrir dos pasos formales: el quórum y juntar los dos tercios. Si eso se cumple no me cabe a mí juzgar si se sentó tal o cual persona asistió.”

 

10.06 hs. JUAN CURUTCHET – Vicepresidente del Banco Ciudad. El Senado debate en comisión el traspaso de los fondos judiciales.

“El Banco Ciudad ofrece el 57% de su cartera en préstamos para vivienda y producción, y el Banco Nación un 20% (…) A partir de que entre en vigencia la ley se van a empezar a traspasar los depósitos judiciales de los juicios que se inician a partir de ahora (…) El nuevo proyecto se refiere a los nuevos depósitos en los nuevos juicios (…) pero no por moderado el proyecto de ahora deja de ser pernicioso porque dentro de 5 años qué va a pasar? Habrá un tercio del banco que no va a estar más. Obviamente vamos a salir a buscarlo a otras partes (…) pero el problema no es cuantitativo sino cualitativo (…) El Banco Ciudad está posicionado porque una de las características de los depósitos judiciales es la estabilidad, que nos permite prestar a largo plazo (…) La mayoría de los juicios son laborales y comerciales, por lo tanto se trata de plata de individuos y empresas que están litigando enla Capital(…) Hoy en el Banco tenemos al personal de paro, movilizado hacia el Senado en señal de protesta.”

 

10.20 hs. MONICA LOPEZ – Diputada bonaerense (Unión Celeste y Blanco). La oposición de Bs. As. reclamó por la restitución del 15% de coparticipación ante la Corte Suprema.

“El futuro de la provincia tiene dos responsables: Scioli y Massa.”

“Este reclamo es por aquello que perdimos en 1992 en nombre del federalismo, cuando se privatizó la caja de jubilación (…) Entonces las Provincias cedieron el 15% a favor de los jubilados (…) En 2008, cuando  se estatizan las jubilaciones esos fondos pasan a la caja de ANSES, y desde ese año las provincias siguen aportando el 15 % de sus fondos ala Nación(…) Para qué vamos a entregar 5200 millones de pesos anuales si con ese dinero podemos sostener 16 millones de personas en la provincia o paliar una situación financiera (…) El sentido del pacto fiscal es volver a tener nuestros propios recursos, en poder del gobernador de la provincia (…) Hace dos meses estábamos con faltante de dinero en la provincia y teníamos 5200 millones dando vuelta  (…) El gobernador dela Provinciano se quiere exponer a quela Presidentale tire las orejas (…) No vamos a exponer a 16 millones de personas a los ataques histéricos de una mujer (…) Hay dos personas que van a ser responsables del futuro de la provincia: una es Scioli y la otra es Massa.”

PECARAS DE INGENUO

silencio En la última edición de la Revista Noticias, el politólogo Claudio Fantini publicó un artículo titulado Los Signos de la Bestia con motivo de la conmemoración de los setenta años del inicio de la Segunda Guerra Mundial. “Se puede predecir una guerra contando los tanques que acumula un país, pero también prestando atención al discurso dominante. Las reacciones tardías ante el uso peligroso y la palabra, obviamente, nunca evitan los estropicios de los liderazgos ideologizados. Si la prensa norteamericana y la oposición demócrata hubieran reaccionado a tiempo ante los delirios místicos de Bush y las teorías mesiánicas del equipo de extremistas conducidos por Dick Cheney, se habría ahorrado mucha destrucción, muerte y sufrimiento”, escribió Fantini en su columna.

En definitiva, aun cuando muchas veces el discurso pareciera contradecir los hechos, es evidente que cuando se hace un análisis global hechos y palabras terminan confluyendo en una coherencia sin atenuantes. Fue eso lo que no vieron los líderes de los países aliados que pensaron que podían negociar con Adolf Hitler, quienes se imaginaron que otorgándole algunas concesiones iban a calmar su ambición de dominación y por el contrario terminaron por desatar a la bestia. Cuando se dieron cuenta de su error ya era demasiado tarde, Hitler había ocupado Polonia y su avanzada sobre la maltrecha Europa se tornaba imparable.

Hoy la discusión de la Ley de Medios nos puede llevar al mismo análisis que hacía Claudio Fantini con respecto a la ofensiva del Tercer Reich, aunque por supuesto cabe aclarar que no se trata de comparar el régimen nazi con el gobierno kirchnerista. Una porción importante de la oposición ha criticado en numerosas ocasiones el proyecto hegemónico del matrimonio presidencial y su manera de acumulación de poder, que se basa principalmente en premiar al leal y someter al díscolo utilizando la chequera estatal. Sin embargo, muchos de los críticos de esta forma de hacer política que tiene Néstor Kirchner han decidido acompañar al gobierno en la votación del proyecto de la Ley de Medios. Incluso, muchos de ellos no han dudado en criticar al gobierno por el cepo informativo a que están obligados sus funcionarios y a el impúdico reparto de pauta publicitaria oficial.

En la sesión de la Cámara de Diputados el bloque socialista dio la sorpresa al votar la iniciativa oficialista, dejando a la cordobesa Laura Sesma en soledad. El gobernador santafesino Hermes Binner, que tantas veces acusó a Carlos Reutemann de montar una puesta en escena al oponerse a Néstor Kirchner, terminó del lado del gobierno poniendo de manifiesto, además, la debilidad del Acuerdo Cívico y Social que no extrañaría termine por desintegrarse en poco tiempo. En Sunday Blue Binner declaró: “Estamos convencidos que esta ley de medios es superadora y es un salto cualitativo de la que tenemos hoy”. A su turno el radical Ernesto Sanz retrucó en respuesta a estas afirmaciones: “Hay una ingenuidad absoluta de Binner en creer que el otro día se votó una ley de medios”, y la diputada Patricia Bullrich también resultó categórica al decir que “el objetivo real del kirchnerismo es el control de los medios y eso fue lo que lo que tradujeron sus diputados”. Los tres pertenecen al Acuerdo Cívico y Social y es claro que la pata socialista desentona con la apreciación del radicalismo y de la Coalición Cívica.

No se puede dudar de la honestidad de Hermes Binner, por lo tanto pensar que su postura obedece a la generosa chequera del poder central sería antojadizo. Sin embargo, bien puede decirse que la posición del socialismo es por demás ingenua; al igual que los restantes representantes de la centro izquierda que terminaron acompañando al gobierno en esta iniciativa y a los que se sumaron los diputados que responden al chubutense Mario Das Neves, que sólo se anima a ser un opositor verbal pero que en los hechos sigue obedeciendo los mandatos de Néstor Kirchner.

El PRO, la Coalición Cívica, el radicalismo y el Peronismo disidente también terminaron por pecar de ingenuos al retirarse de la sesión, en un intento de emular a la oposición venezolana que pretende de esa manera deslegitimar a Hugo Chávez. Tenían la obligación de dar el debate porque es en el Congreso donde se deben dejar sentadas las posiciones políticas, sin embargo se ampararon en cuestiones reglamentarias para irse del recinto. Es cierto que las irregularidades existieron pero no pueden utilizarse como excusa para evadir uno de los debates más importantes desde la reinstauración de la democracia. Inclusive, si toda la oposición hubiera estado sentada en sus bancas, podría haberse rechazado varios artículos del proyecto con los que la centro izquierda tampoco estaba de acuerdo. la política no se hace con actos testimoniales, eso lo sabe muy bien Néstor Kirchner y siempre actúa en consecuencia; la oposición debería aprender algo del adversario que pretende combatir.

El matrimonio presidencial ha dado sobradas muestras de desprecio hacia la prensa, a tal punto que dar ejemplos sería por demás reiterativo. Entonces es difícil de comprender la ingenuidad de Hermes Binner y de tantos otros de creer que la iniciativa oficial no apunta a silenciar las voces que los Kirchner no quieren escuchar. El argumento que se está reemplazando una ley de la dictadura por una ley de la democracia, no implica la calidad de ésta última aunque es cierto que acreditará una legitimidad de origen que la primera carece. Pero no es menos cierto, que en todo caso se está reemplazando una ley mala y anacrónica, por otra tan mala y anacrónica con la gravedad que ésta habrá sido engendrada en democracia. El error que está cometiendo gran parte de la oposición que acompaña al gobierno es el mismo en que cayeron los líderes aliados que pensaban que era posible contener a Hitler. Se equivocaron y al final terminaron involucrados en una guerra que pretendieron evitar. Por eso, el análisis de Fantini bien puede utilizarse para dilucidar este momento de la Argentina y las palabras de Bullrich terminan por despejar brutalmente el verdadero objetivo del gobierno. No sólo es la guerra contra el Grupo Clarín, a quien el gobierno pretende despedazar, sino que el objetivo es mucho más ambicioso y se trata de restringir la libertad de expresión y como correlato el derecho de la sociedad a informarse. La imagen de Carlos Kunkel leyendo el diario Clarín en su banca mientras la oposición tomaba la palabra en el debate no requiere de mayores explicaciones.

El gobierno ha dicho en numerosas oportunidades que uno de sus objetivos es multiplicar las voces, pero lo que no dice es que sólo serán multiplicadas esas que digan aquello que el gobierno quiere escuchar. No hay que engañarse el matrimonio presidencial no le interesa que haya más libertad, ni siquiera le interesa el poder del “monopolio Clarín” que hasta no hace mucho tiempo era funcional al gobierno. El objetivo es controlar las voces, acallar las críticas y multiplicar las propias.

EL DIA QUE EL PUEBLO DIJO BASTA

2836

Néstor Kirchner hizo todo lo imaginable y lo inimaginable para no vestir el traje de mariscal de la derrota que se vio forzado a utilizar anoche, pocos minutos después de las 2 de la mañana cuando comprendió que la diferencia de La Matanza no le bastaría para descontar “esos dos puntitos” que llevaron al triunfo a Francisco De Narvaéz.

Kirchner hizo de todo: gritó, acusó, infundió miedo, apeló a los medios alumbrados y mantenidos a base de publicidad oficial que hasta el último momento no pararon de hacer periodismo basura, descalificó, apeló al fantasma de los noventa, del 2001, cantó la marcha, abandonó la trasnversalidad, la concertación, se convirtió al peronismo con el fanatismo de los conversos, mudó de domicilio entre gallos y media noche, inventó las candidaturas testimoniales, tomó a los intendentes del conurbano de rehenes, repartió plata, anunció obras, salvó empresas con la plata de los jubilados y siguió dibujando las cifras del INDEC. Pero nada lo salvó de la derrota más estruendosa de su vida política, hoy en fase terminal.  La primera consecuencia es la inminente renuncia de Néstor Kirchner a la presidencia del Justicialismo, que quedaría en manos del gobernador Daniel Scioli quien seguiría al frente de Buenos Aires; confirmando el carácter testimonial de su candidatura a diputado.

No fueron sólo dos puntitos en la Provincia de Buenos Aires como dijo en la madrugada de hoy, fueron 7 de cada 10 argentinos que dijeron no. Fue el pueblo que mostró su agotamiento de escuchar todas las tardes los retos de la pareja presidencial desde el atril oficial, que se cansaron que les digan que no hay inflación pero que las cosas no dejan de aumentar y del constante estado de guerra que, como única estrategia política, plantea el matrimonio presidencial y sólo es funcional para cubrir sus propias equivocaciones.

Sin lugar a dudas, el análisis más brutal y contundente provino del ex jefe de gabinete Alberto Fernández, que recomendó que “hay que escuchar a la gente, estas no son encuestas ni los medios son las urnas. Ha habido un mensaje muy claro”. Fernández también adjudicó al conflicto originado por la Resolución 125, parte de las causas de la derrota al decir que esa iniciativa “había abierto un debate enorme que no está resuelto”. Precisamente, en la distribución de los votos a nivel nacional se puede observar claramente que el conflicto con el campo ha tenido mucho que ver con la derrota kirchnerista. Claramente, el país ha quedado en tres sectores muy bien diferenciados. El norte del país donde claramente ganó el kirchnerismo: Misiones, Salta, Jujuy, Formosa, Chaco y Tucumán. En esa zona el conflicto con el campo si bien se hizo sentir, el oficialismo pudo amortiguarlo. Los problemas para el oficialismo claramente están en el centro del país y en los distritos más importantes, donde el efecto del conflicto tuvo un peso específico mucho mayor como en Córdoba, Santa Fé, La Pampa (que si bien ganó el peronismo no está alineado con el kirchnerismo) y el interior de la Provincia de Buenos Aires; el conurbano merece un análisis aparte. Finalmente, el sur del país también le fue esquivo al matrimonio. la derrota más estruendosa es obviamente el triunfo del radical Eduardo Costa en Santa Cruz. En Chubut, donde el gobernador Mario Das Neves, se alzó con una cómoda victoria hay que recordar que el chubutense fue el primero en ensayar la idea del post kirchnerismo. “El justicialismo se tiene que dar un debate, los resultados no son los mejores. Se palpitaba una elección muy dura, pero sobre estos resultados amerita una autocrítica. No ha tenido ni el protagonismo ni la participación que corresponde”. Es claro que Kirchner no lo podrá blandir como un triunfo propio. En San Juan, el gobernador César Gioja retuvo el distrito con el 54, 3 por ciento, fue uno de los pocos oficialismo que salió fortalecido. “Hay que ver qué cosas hicimos bien y qué mal, tratar de coincidir y si no se coincide, hay instrumentos dentro de los partidos políticos que es la elección interna, que no hay que descartarla para nada”, declaró con Gioja. Frente a la inminencia de la renuncia de Kirchner a la presidencia del justicialismo las palabras de ambos gobernadores parecen haber sido más que premonitorias.

En Mendoza el vicepresidente Julio Cobos cosechó los beneficios de su “voto no positivo”, y el actual presidente del bloque de senadores del radicalismo se adjudicó el 50 por ciento de los votos doblando al candidato del Frente para la Victoria. No hay duda que Cleto se ha convertido en un presidenciable, al igual que Carlos Reutemann que le arrebató el primer lugar a Rubén Giustiniani por sólo 1,67% y que tal vez, después de una transición de Scioli el frente del Justicialismo, ocupe ese lugar de cara al 2011.

El conurbano bonaerense donde Kirchner había jugado todas sus chances fue el campo de batalla de la derrota. Es claro que los intendentes que Kirchner había tomado de rehén, a través de las candidaturas testimoniales, le soltaron la mano. Kirchner tenía sus esperanzas cifradas en La Matanza, pero los 10,96 que le sacó a Francisco De Narvaéz revelan una mala elección porque para descontar allí era necesario por lo menos una diferencia de, por lo menos, el doble. En Tigre, territorio del Jefe de Gabinete Sergio Massa, el Frente para la Victoria ganó por poco pero su mujer, Malena, candidata a concejal, se alzó con una victoria cómoda. No pocas fuentes sostienen que la relación entre Kirchner y Massa se terminó de quebrar definitivamente anoche.

Una semana antes de las elecciones, varios asesores de Daniel Scioli le habían comunicado que los intendentes “habían comenzado a aflojar la presión sobre sus punteros y su principal objetivo fue asegurar sus distritos”. Kirchner está furioso con los intendentes porque lo acompañaron al cementerio pero lo dejaron entrar solo. Hicieron lo que mejor saben hacer: mantenerse en el poder y demostraron una vez más que sus lealtades tienen una fortaleza más que volátil. Kirchner se equivocó y pensó que con solo anunciar unas cuantas obras públicas, pronunciar uno o dos discursos diarios era suficiente. Había señales que el kirchnerismo no supo o no quiso leer, como por ejemplo que los intendentes nunca acompañaron a Kirchner en sus caminatas y en las últimas semanas de campaña preferían mantenerse en un segundo plano, mientras anudaban acuerdos con Francisco De Narvaéz. Los intendentes que ayer le soltaron la mano a Kirchner y en los que él había cifrado sus esperanzas, con los mismos a los que Cristina Kirchner acusó de mafiosos en la campaña del 2005. No cabe duda que De Narvaéz fue enhebrando silenciosamente acuerdos con ellos y ahora deberá profundizarlos si quiere convertirse en el próximo gobernador de la provincia.

Néstor Kirchner no tiene otra salida que renunciar a la presidencia del justicialismo, porque de otro modo lo van a renunciar los gobernadores. Cómo explicar la derrota frente a un dirigente que no hace mucho miraba la política de afuera y bien de lejos. Es cierto que De Narvaéz no sólo ganó porque Kirchner perdió, sino por trabajó mucho y con un objetivo claro mientras que el oficialismo pegaba bandazos y se centraba en estrategias más propias de los salteadores de caminos que en los de la genuina competencia política.

En la Ciudad de Buenos Aires, a Mauricio Macri le debe haber quedado un sabor agridulce. Si bien Gabriela Michetti ganó claramente el distrito, no es menos cierto que la diferencia fue mucho menor que lo que se presagiaba. Queda la impresión que en el PRO de la Ciudad pensaron que la campaña iba a ser más fácil de lo que fue. A Michetti le pasó lo mismo que cuando escucha que una película es muy buena y lo escucha tanto que sus expectativas crecen desmedidamente y cuando finalmente uno la ve al final piensa “no era tan buena”. Eso le pasó a la ex vice jefa de gobierno. Por supuesto que esto no implica dejar de lado la excelente campaña que hizo Pino Solanas, que partiendo desde atrás se ubicó en un segundo lugar y por poco no le arrebata la banca a Elisa Carrió; que es la gran derrotada en el distrito.

PICAN, PICAN LOS MOSQUITOS…

El Ministerio de Salud reconoció 12.500 casos de dengue autóctonos y al más de 600 importados. La ONG Médicos del Mundo sostiene que las dos terceras partes de la población del país está en riesgo, unos 26 millones de argentinos pueden contraer la enfermedad. Además agregan que técnicamente, de acuerdo con los standares internacionales, la Argentina está padeciendo una epidemia. Nada fue suficiente. El gobierno ordenó a sus senadores que aplazaran el tratamiento del proyecto de declarar la emergencia sanitaria en los lugares más afectados por la enfermedad. La decisión ejecutada por el senador Miguel Angel Pichetto tomó a todos por sorpresa, incluidos los integrantes del oficialismo, porque el proyecto había logrado un inusual consenso en época de campaña.

Pichetto habló con la Presidenta y la sesión se fue a pique. El senador Ernesto Sanz fue más que directo y responsabilizó a Néstor Kirchner del fracaso de la iniciativa. Por su parte, el socialista Rubén Giustiniani también fue categórico y declaró que el oficialismo estaba haciendo un verdadero papelón.

Una vez más el gobierno toma decisiones en función de la imagen de espaldas a la sociedad. Al igual que con el INDEC, el matrimonio presidencial cree que si no se declara la emergencia, la emergencia no existe pero la realidad revela que aunque Guillermo Moreno persista en dibujar el índice de la inflación los precios siguen subiendo muy por encima de lo que Patota nos quiere hacer creer una vez por mes.

En Contrapunto, la senadora oficialista por La Pampa, Silvia Gallego explicó que se tomó la decisión de aplazar el proyecto porque los canales de noticias informaban que se declararía la emergencia sanitaria en todo el país. Segundos después la senadora Gallego decidió concluir la entrevista de manera abrupta. Es una vergüenza que la señora Gallego sea senadora y su forma de actuar demuestra que no está la altura de la circunstancias. Anteriormente, la legisladora pampeana ya había criticado el papel de los medios en el tratamiento periodístico de la epidemia, señalando a los “opinadores de todo tipo” que alertan sobre la situación del dengue en el país. Es evidente, que a la senadora le importa más ver lo que dice la televisión que legislar para aliviar la situación de cientos de millones de argentinos que hoy están en riesgo de contraer la enfermedad. Una enfermedad que ya cobró vidas en el país pero la senadora Gallego decidió cortar la comunicación porque no pudo explicar lo inexplicable. Lo sorprendente fue que comenzó el reportaje acusándome de utilizar los argumentos de la oposición, cuando fue el mismo Pichetto quien admitió que la decisión de aplazar el proyecto surgió de un llamado que le hizo a la Presidenta. Pero su explicación terminó siendo por cierto vergonzosa al admitir que la decisión se debió a la información que emitían los canales de noticias mientras transcurría la sesión. Me llenó de indignación y no tuve reparos, luego de una discusión que había subido de tono, decirle a la senadora que me daba vergüenza que ocupara una banca. Muchos oyentes criticaron mi supuesta falta de profesionalismo, pero hay situaciones que el ciudadano supera al periodista y no me parece mal. Tal vez mis formas no fueron las mejores pero no me arrepiento porque me indigna ver como todos los días el dengue avanza sin que hasta ahora se le pueda poner freno. Hace no más de un mes esto no era más que un brote y al director del hospital de Charata lo echaron por algunas horas por haber difundido la cantidad de enfermos. Más tarde tuvo que ser reincorporado debido a la indignación de la gente.

La senadora Gallego es integrante de la Comisión de Salud y en su página en internet del Senado la única mención que hay sobre el dengue, es el acompañamiento de un proyecto de declaración “expresando preocupación ante la expansión del dengue en el país y solicitando informes sobre la marcha de la enfermedad y los datos estadísticos y epidemiológicos disponibles” (expediente 702/09). Ahora podemos estar tranquilos porque al menos la señora Gallego está preocupada por el dengue. Bueno, no se puede negar que es un avance porque al menos reconoce la enfermedad y está preocupada, aunque de acuerdo con sus declaraciones a Contrapunto le preocupa más cómo los canales de televisión tratan la noticia. De todos modos, aunque la senadora manifieste su preocupación por el dengue, es claro que eso no basta para detener la epidemia. Se necesitan políticas de estado y el Senado estuvo a punto de conseguirlo, una herramienta importantísima para combatir la enfermedad que permitiría reasignar partidas y preveía la creación de un instituto para el tratamiento para la investigación y el tratamiento de enfermedades tropicales. Se había logrado consenso entre el oficialismo y la oposición. Así lo expresaba la presidenta de la Comisión de Salud, la kirchnerista Haidé Giri quien en su discurso afirmó: “Me siento absolutamente satisfecha por la manera en la que venimos trabajando los distintos bloques, no sólo la semana pasada sino durante hoy a la mañana, para abordar con la seriedad y responsabilidad que amerita este tema, el consenso, sin el cual es imposible poner en cuerpo y en espíritu de una ley aquello que tiene que ver con la política de salud pública”. Al momento de pronunciar esas palabras, Giri no se imaginaba la decisión que más tarde habría de tomar Pichetto. Todos descontaban que la aprobación de la declaración de la emergencia era segura y por eso la presidenta de la comisión se encargó de destacar la importancia del proyecto:”Cada uno de los senadores o senadoras que aportó para el dictamen lo hizo desde el conocimiento, desde la preocupación y desde su capacidad para poder generar ideas que nos ayuden como cuerpo legislativo, que ayuden al Ministerio de Salud de la Nación y a los ministerios provinciales y a los distintos municipios a contar con las mejores herramientas para poner fin definitivamente a esta epidemia”.

Mientras que muchos senadores del oficialismo están preocupados por ver qué sale en la tele, el “aedes aegypti” no se detiene y no le importa el proyecto político del kirchnerismo en las próximas elecciones. Lo más afectados por la epidemia son los que menos tienen, esos a los que siempre le prometen un futuro mejor y creen que los terminan conformando con unas pocas chapas. El proyecto que bloqueó el oficialismo es una herramienta menos para ayudar a los más vulnerables, pero la televisión terminó siendo más importante que la política. Son ellos los que le están poniendo el cuerpo a la enfermedad y en algunos casos también sus vidas. Por eso, me importa un carajo las formas que tuve con la senadora Silvia Gallego, me da vergüenza y me produce mucha indignación que ocupe una banca que por suerte dejará a partir del próximo 10 de diciembre. Si ella contrajera la enfermedad seguramente debe contar los medios para curarse, pero aquellos a los que ella junto con sus colegas de bancada les negó una ley no. Los enfermos del dengue hoy deben pesar en la conciencia de todos los senadores que prefieren darle la espalda a los más pobres mientras siguen mirando televisión. Después de todo la culpa es del mosquito.

 

Escuchá la discusión entre la Senadora Silvia Gallego y Martin Pittón.