Tag Archives: Eduardo Duhalde

EL DIA QUE MOYANO SE ENFURECIO Y EL GOBIERNO TEMBLO

moyanoHugo Moyano entró al salón de la sede del Sindicato de Camioneros, donde lo aguardaban más de trescientos seguidores que entonaban cánticos amenazantes. Empezaba a escribirse el último capítulo de lo que había sido un largo día de furia, que había estallado cuando a través del sitio Centro de Información judicial, se conoció la existencia de un exhorto llegado desde Suiza donde se pedía la justicia argentina información sobre las causas judiciales que se le siguen a Moyano y a su hijo Pablo. La investigación había comenzado a raíz del descubrimiento de una cuenta en ese país por cerca de dos millones de dólares a nombre de Ricardo Depresbiteris, el dueño de la empresa Covelia que se la vincula a Moyano y a su familia.

“No tengo un carajo que ver con Covelia”, disparó contundente Moyano con el tono de como quien quiere terminar un tema que lo saca de las casillas. Era cierto, el camionero estaba furioso desde que se había conocido la intención de los suizos. Desde el primer momento creyó ver la mano del gobierno detrás de los acontecimientos y obedeció lo que su instinto le ordenaba; lanzar un paro del transporte con movilización y convocar al Concejo de la CGT para discutir si la medida de fuerza se transformaba en una huelga general. Omar Viviani una de sus más fieles lugartenientes estaba convencido que los popes de la central sindical respaldarían la medida de fuerza, “un trámite” se escuchó decir cerca del líder de los peones de taxi. Pero no fue así. Después de tres horas de deliberar, la CGT decidió apoyar a su jefe pero dejando en claro que no iba a cortar, por ahora, las relaciones con el gobierno que es lo que ocurriría si se llegaba a un paro general. Al final, no habrá paro general, movilización ni tampoco paro de transporte. El gobierno respiró tranquilo y el triunfo se lo anotó Julio De Vido, que fue el encargado de convencer a Moyano del inconveniente de tomar medidas extremas. No es un paz definitiva, sólo se trata de una tregua que únicamente el paso del tiempo y la evolución de las causas judiciales, que atormentan a Moyano y a su familia, determinará que tan sólida es.

Un análisis superficial concluiría que Moyano quedó en un posición de debilidad, pero ello no sería cierto. El camionero hizo una demostración de fuerza, que aunque no fue tan potente como se esperaba, ello no es suficiente como para sostener que Moyano está debilitado. Un detalle no menor es que la medida de fuerza sólo se suspendió, es decir que está latente y puede renacer de acuerdo con los próximos acontecimientos.

Las últimas cuarenta y ocho estuvieron plagadas de señales desde el moyanismo al gobierno, en el convencimiento que tiene su jefe que hay sectores del gobierno que, de mínima, le quieren recortar el poder que acumuló con Néstor Kirchner. La Presidenta nunca se llevó con Moyano y su predilección por La Cámpora en desmedro del peronismo tradicional profundizaron la brecha entre ambos. Inclusive, un encuestador con buena llegada a De Vido sostuvo en estricto “off the record” que el gobierno ya tiene al reemplazante del camionero al frente de la CGT. Se trataría de Gerardo Martínez, el líder de la UOCRA; cuyo sindicato hace menos de una semana obtuvo una señal en el sistema de televisión digital. Moyano sabe que desde que Kirchner falleció es mirado con recelo en la Casa Rosada, pero está dispuesto a presentar batalla. “Queremos llegar al poder, ese es el objetivo”, tronó el líder sindical entre los gritos de sus seguidores. El mensaje es claro y todo sucede en la misma semana que desde la CGT se había lanzado el nombre de Héctor Recalde como compañero de fórmula de Cristina Fernández de Kirchner, justo en el momento en que los grupo de influencia más cercanos a la Presidenta ensayan una desperonización del gobierno, que genera no pocas inquietudes y deliberaciones.

No es un dato que la suspendida movilización en apoyo a Hugo Moyano convergería en la Plaza de Mayo, a las puertas de la Casa de Gobierno. No se pensó marchar al Palacio de Tribunales o hacer un escrache en la Embajada de Suiza. Nada de eso, la idea fue la de mandar un mensaje inequívoco al gobierno que no será tan sencillo prescindir de los popes sindicales.

Es claro que la demostración de fuerza que hicieron Moyano y los suyos encendieron todo tipo de alertas en el gobierno. Por ahora, ni los unos ni los otros pueden enfrentarse en una batalla abierta porque saben que por ahora ambos bandos tienen mucho más que perder que ganar. Pero en esa demostración de fuerza que ayer ensayó el camionero también hay vestigios de cierto grado de debilidad. No puede dejarse de lado el detalle que originalmente, la conferencia de prensa que se hizo en la sede de camioneros estaba programada que se llevara a cabo en la CGT. No parece ser un dato menor, unido a la cuestión que las deliberaciones en la central obrera se demoraron tres horas y no los breves treinta minutos que había proyectado Viviani horas antes del encuentro. Es claro que si Moyano hubiera recibido un cerrado apoyo de la CGT hubiera habido paro general o, al menos, una potente movilización a Plaza de Mayo. Eso no ocurrió y probablemente no ocurra en los próximos días, pero el gobierno sabe que Moyano, a pesar de estas cuestiones, no es un dirigente que esté totalmente debilitado y no represente riesgos en el corto plazo. Ambos bandos saben que a partir de ahora sus resquemores quedaron al descubierto y tendrán que demostrar sus dotes de tiempistas sino quieren perder más de lo que puedan ganar.

En su discurso Moyano se encargó de atacar a cada uno de sus enemigos: Graciela Ocaña, el empresario Daniel Hadad, Francisco de Narvaéz, Eduardo Duahlde, Ernestina Herrera de Noble y hasta Carlos Menem. Con ellos tiene y tuvo múltiples batallas, en la que sobresale Graciela Ocaña que tal vez se haya convertido en su principal enemiga desde que ocupaba el Ministerio de Salud. Ocaña es amiga personal de la ex embajadora suiza en la Argentina Carla del Ponte y podría haberle entregado en forma privada información que vincula a Moyano con Covelia. La ex ministra y ex diputada declaró en Contrapunto que oficialmente no le entregó ninguna información mientras su amiga desempeñaba funciones diplomáticas en la Argentina. De ser así, ¿podría pensarse que la causa del exhorto suizo haya sido información que salió desde la Argentina? Es más que probable y no hay que olvidarse que en política no hay casualidades.

Al igual que el gobierno, Moyano ve a la prensa como uno de sus principales enemigos. No debe olvidarse que en el por ahora suspendido plan de lucha, se esbozó bloquear una vez más la salida de los diarios. “Para la prensa, los que conducimos una obra social somos asesinos seriales o envenenamos a la gente. También fui el ideólogo y ejecutor del crimen de Beroiz. A mi hijo Gerónimo, de 11 años, le tuve que explicar que era un invento. Me hicieron una canallada: Menem y Duhalde me metieron droga en 1989. Jamás nos opusimos a la Justicia ni impedimos que nos allanen los gremios. Tenemos bronca con la prensa, no con la Justicia”, disparó. Moyano pretende que los medios no se ocupen de él, algo que es imposible siendo, como es, uno de los hombres más poderosos del país. En este sentido, está dispuesto a hacer demostraciones de fuerza como ya lo hizo. Es probable que el gobierno, como ya lo hizo, mire para otro lado. Al fin y al cabo, ambos consideran a los medios el enemigo común que impide, aunque sea un poco, frenar la acumulación de poder.

El kirchnerismo genera su propia oposición porque es claro que no la encuentra fuera de sus propios límites. Esto marca una señal más de la debilidad de las distintas expresiones del arco opositor, que hasta ahora ninguno de ello aparece como una alternativa clara de poder de cara a las elecciones de Octubre. Por eso Eduardo Duhalde admite que hasta ahora la Presidenta corre sola hacia la reelección. Aun la oposición no ha parido un rival lo suficientemente robusto que genere preocupación en el gobierno. Hoy las preocupaciones del Cristinismo están más relacionadas con la propia tropa que con los adversarios de afuera que todavía no alcanzaron la categoría de amenaza. 

LA DESPEDIDA DE UN MILITANTE

VHB_1798Los restos de Néstor Kirchner ya están en Santa Cruz, después de un prolongado velatorio en el que miles y miles de argentinos despidieron a un militante como al mismo ex Presidente le gustaba definirse. Fue una despedida larga y conmovedora sobre la que es conveniente hacer un análisis.

Más allá de la opinión que se pueda tener sobre Cristina Fernández de Kirchner, la escena de la Presidenta al lado del féretro de su marido fue sobrecogedora. Flanqueada por sus dos hijos la Presidenta mostró una gran entereza durante las interminables horas que recibió el calor y el apoyo de la gente que fueron hasta la Casa de Gobierno. Es sólo una lectura humana pero también puede hacerse una lectura política porque Cristina Fernández no es una viuda cualquiera es la Presidenta de la Nación y sabe que tiene que mostrar fortaleza porque todavía tienen que gobernar trece meses más.

El velatorio de Kirchner también mostró la pintura brutal de una Argentina fracturada. Varios militantes agredieron a Fernando Bravo y a Alfredo Leuco, pintaron con aerosol la entrada de radio Continental y entonaron cánticos contra Héctor Magnetto, el Grupo Clarín, Julio Cobos y Eduardo Duhalde. Por su parte, los anti kirchneristas también hicieron lo suyo. Muchos se burlaron de la muerte de Kirchner, olvidando que ante todo era un ser humano y que fueron los mismos argentinos los que no sólo lo convirtieron en Presidente, sino que además convalidaron esa gestión convirtiendo a su mujer en la su sucesora. Hubo muchos que en los medios dejaban mensajes sobre por qué Kirchner había sido velado con el féretro cerrado, como tratando de sembrar una sospecha sobre si efectivamente el ex Presidente había muerto o todo se trataba de una estratagema conspirativa. Unos y otros terminaron siendo lo mismo. No fueron capaces de acordar una tregua por cuarenta y ocho horas. Unos y otros son sectarios y funcionales a esa fractura que el mismo Kirchner siempre alentó. Son posiciones extremas, anacrónicas pero desafortunadamente demasiado comunes en un país que desde hace doscientos años venera el antagonismo. Kirchner contribuyó a profundizar los antagonismos de la Argentina, por eso unos lo lloraron y otros hasta se alegraron con su muerte pero ambos mostraron su resentimiento; que claramente termina siendo funcional a un país que se resiste a cambiar un paradigma que lo mantiene en el atraso.

La fractura no sólo se vio en las bases también quedó plasmada a nivel institucional. la Presidenta instruyó a Aníbal Fernández que les hiciera saber a Duhalde y a Cobos que no serían bien recibidos en la capilla ardiente. Tampoco estuvieron ni Carlos Menem, Fernando de la Rúa, ningún presidente constitucional se despidió de Néstor Kirchner; ni la Presidenta quiso recibir a ningún dirigente de la oposición. Es la lógica del kirchnerismo, sólo se admitió a los que piensan igual a los sostenedores del pensamiento uniforme. Pero qué duda cabe, Néstor Kirchner lo hubiera querido así. Era el momento para que estuvieran presentes los ex presidentes de la Argentina y todos los líderes políticos del país, parece que esa es una foto imposible. El kirchnerismo es tabicado, aislado y encerrado siempre en sí mismo. La Presidenta ignoró a la oposición. Fue la contracara de la presencia de los ocho presidentes de latinoamericanos que llegaron a despedirse del secretario general de la UNASUR, lo que demuestra que a nivel regional Kirchner tenía un planteo sólido y reconocido por sus colegas. Así, lo hizo saber el mandatario colombiano Manuel Santos cuando recordó la intervención de Néstor Kirchner para que su país y Venezuela pudieran retomar las relaciones diplomáticas. No es un dato menor que Lula haya suspendido su participación en el cierre de campaña de Dilma Rousseff para llegar hasta Buenos Aires a despedir a su ex colega y confundirse en un emotivo abrazo con Cristina Fernández.

Hubo cientos de miles de personas que quisieron decirle adiós a su líder. Esta vez no fueron llevados a un acto por “el pancho y la Coca”. Espontáneamente coparon la Plaza de Mayo y esperaron largas horas para despedirse de Kirchner. Es un dato potente, importante y que la oposición debe estar tomando nota. Es cierto que no se trataba de la mayoría de los argentinos, pero tampoco se podría afirmar con justeza que no fue una demostración importante de lo que representaba Néstor Kirchner para una porción importante de la sociedad. Negar esto es ignorar parte de la realidad y se cometería el mismo error del gobierno cuando actúa como si aquellos que piensan distinto no existieran.

En la Casa de Gobierno se despidió a un ex presidente, uno de los más importantes y controvertidos de la historia contemporánea de la Argentina, pero para decenas de miles de argentinos se fue un militante que se llamaba Néstor.

ANGELES Y DEMONIOS

Elisa_Carrio Elisa Carrió volvió a ser el centro de las miradas y de las críticas, acaba de pegar el portazo en el Acuerdo Cívico y Social que ayudó a fundar para hacerle frente al kirchnerismo desde la vereda del progresismo. Carrió hace de la coherencia su fortaleza y la punta de lanza de comportamiento políticamente incorrecto, que en un país tan contradictorio y con los valores por el piso como es la Argentina; la convierte en un “rara avis” frente a los pragmáticos del poder.

La Carrió que acaba de decir adiós es la misma que no dudó en el 2004 de señalar a Julio De Vido como un engranaje clave en la matriz de corrupción del kirchnerismo. No hay que olvidar que por aquel entonces, Néstor Kirchner tenía una imagen positiva superior al 70%, que la oposición estaba desconcertada frente a un gobierno que se había animado a cambiar la Corte, que le daba aumentos a los jubilados y que mes a mes hacía bajar el índice de desocupación. Eran tiempo en que Clarín hacía oficialismo explícito. Carrió no dudó en atacar al kirchnerismo justo en donde más le duele, en los negocios y en la caja. A casi seis años sus vaticinios parecen cumplirse.

Hoy, Elisa Carrió ha decidido una vez más tomar el camino del desierto en pos de esa coherencia que defiende al ultranza, el “deber ser” de Kant y su Imperativo Categórico también. Tomó una decisión largamente anunciada y se fue del Acuerdo Cívico y Social, porque no está dispuesta a convalidar una nueva versión de la Alianza y lo que podría ser una nueva decepción. Adrián Pérez explicó en Contrapunto que sus críticas están dirigidas a Julio Cobos, algo que sabido por todos, pero también apuntan a Leopoldo Moreau y al Coti Nosiglia, a quienes denomina los gerentes del radicalismo. Por supuesto, que las diferencias con Margarita Stolbizer existen y son profundas pero no tienen la misma gravedad que con los anteriores.

La nueva estrella en el firmamento radical se llama Ricardo Alfonsín y sólo él será capaz de hacer desandar la decisión que tomó Carrió. Mientras se afianza como posible candidato a la presidencia, Alfonsín sabe que en este marco su llave a la Casa Rosada pasa por cohesionar a la UCR y por sellar un acuerdo sólido con el socialismo. Así, se comprenden sus palabras cuando dice una y otra vez que prácticamente no hay diferencias entre un radical y un socialista, que “hasta nos vestimos igual” agrega para quitarle dramatismo al asunto. Alfonsín tiene sus esperanzas puestas en que el gobernador santafesino Hermes Binner sea su compañero de fórmula, idea que se analizaba antes de la salida de Carrió del Acuerdo Cívico pero que ahora cobró más potencia. Parece ser una buena alternativa para correrle al matrimonio Kirchner por izquierda.

El kirchnerismo festejó, dicen que Néstor estaba eufórico con la ruptura del Acuerdo Cívico mientras tiende lazos a los intendentes del conurbano para que vuelvan al redil, luego de varios intentos de autonomía que varios de ellos mostraron. Pero otro que se puede ver beneficiado por la decisión de Carrió es Eduardo Duhalde, porque es muy probable que si la salida de Lilita es definitiva se lanza como candidata a la presidencia. Como es lógico de suponer esto le restaría votos al radicalismo y sus aliados. Fragmentación que podría ubicar al Peronismo Federal en el segundo lugar en las elecciones a tiro de la ballotage, en lo que Duhalde sueña como la madre de todas las batallas para derrotar a Néstor Kirchner cuyo principal teatro de operaciones será, sin lugar a dudas, la Provincia de Buenos Aires.

BARRIONUEVO A FULL

Luis Barrionuevo tuvo un viernes agitado. El gremio que dirige, el de los gastronómicos había decidido un paro el fin de semana largo, pero el ministerio de trabajo dictó la conciliación obligatoria por cinco días. “En marzo se vencieron los convenios que pactamos en marzo y nosotros no tenemos la suerte de ser subsidiados por la secretaría de transporte y por De Vido como sucede con otras organizaciones”, fue el primer disparo de Barrionuevo y tal vez el más liviano durante los quince minutos que duró la entrevista en Contrapunto. “Acá no hay paros políticos, tenemos que negociar permanentemente porque aumentó todo. Aumentó el costo de vida, el tren, el subte y el colectivo por ende es lógico que todos esos incrementos ya le comió a los trabajadores parte del salario pactado. No son paros políticos, son paros justos”.

Luis Barrionuevo es siempre polémico, no esquiva las preguntas y sus respuestas nunca son ambiguas. A lo largo del reportaje dirá que “Duhalde será el próximo jefe del justicialismo bonaerense” y que es el ex presidente quien está detrás del armado del PRO Peronismo, que lleva a Francisco De Narvaéz como primer candidato a diputado. Cree que De Narvaéz le puede ganar a Kirchner pero, casi en un tono paternalista y cargado de ironía, aconseja “que son un poco desprolijos la nueva política de estos tres chicos que están hoy como los nuevos políticos como lo son Macri, Solá y De Narvaéz, a lo mejor les falta experiencia. Han hecho mal las cosas en el armado de las listas, tendrían que tener un mensaje más sano porque hacia abajo en el peronismo no es bien vista esa prolijidad, no cae bien”.

Luis Barrionuevo Primera Parte

La semana pasada Cristina Fernández de Kirchner se refirió a la impugnación de las candidaturas de Néstor Kirchner y Daniel Scioli como un intento de proscripción del peronismo, poniendo en un pie de igualdad una acción amparada por la ley con uno de los momentos oscuros de la historia argentina. Es obvio que no hay relación entre ambas cosas. Barrionuevo dispara: “Los únicos que proscriben son los Kirchner como lo hicieron conmigo en Catamarca con los Castillo, o estás con ellos o te matan esa es la realidad”.

No duda que el peronismo ya comenzó su ritual de sucesión de Néstor Kirchner, que se acelerará luego de las elecciones y a la luz de los resultados. “Hay un mensaje muy fuerte que hubo el día que Kirchner en La Plata fue consagrado como candidato a diputado, donde hubo un solo gobernador, el de Entre Ríos que no tiene el poder político que lo tiene Busti y él no estuvo. Conociendo al peronismo ya está pensando un rearmado del partido después del 29 con reglas de juego claras”. El gastronómico dice que esa fue una señal clara y revela la pérdida de liderazgo de Kirchner en el partido, porque de otro modo todos los gobernadores hubieran estado en el lanzamiento de la candidatura del co presidente.

BARRIONUEVO DIXIT

El Gobierno:El gobierno ya no tiene credibilidad en la gente. Anuncian cosas que ya fueron anunciadas o que no nunca se hacen. Todo es un cuento chino como los U$S 30.000 millones de los chinos que iban a venir”.

Hugo Moyano: “Es socio de socio del matrimonio presidencial, hay una sociedad de hecho entre ellos.

Las Candidaturas Testimoniales: “Son indignas porque sabemos que ni Scioli ni Kirchner van a asumir como diputados y los que van abajo de ellos en esa lista son miserables porque no tienen ningún tipo de representatividad”.

Carlos Reutemann. “Puede ser el sucesor de Kirchner, pero también puede haber tres o cuatro más”.

Felipe Solá: “Ya no está en la foto está Michetti, Macri y De Narvaéz. No sé si es porque resta votos pero lo sacaron del medio. Solá tiene una historia, a De Narvaéz le falta mucho por recorrer”.

Eduardo Duhalde: “Se está preparando para ser el conductor del peronismo de la Provincia de Buenos Aires a partir del 29. Ahora, está apoyando a De Narvaéz en la provincia”.

Luis Barrionuevo Segunda Parte

 

DEL MAS ALLA AL MAS ACA


El 21 de julio de 1998, Carlos Menem gobernaba la Argentina y decidía poner fin a su sueño de conseguir una segunda reelección. Menem decidió hacer el anuncio en la Quinta de Olivos ante todo su gabinete y los gobernadores justicialistas.

“He decidido excluirme de cualquier curso de acción que conlleve la posibilidad de competir en 1999. Este presidente dejará el poder indefectiblemente el 10 de diciembre de 1999 y aspira a colocarle la banda a otro presidente peronista, quien continuará la revolución que iniciamos. Primero la patria, después el movimiento y, por último, los hombres”, declaraba Carlos Menem desactivando su pretensión de eternizarse en el poder.

Por aquel entonces, Eduardo Duhalde gobernaba la Provincia de Buenos Aires, e inmediatamente ordenó a su ministro de gobierno José María Díaz Bancalari –sí el mismo que hoy es ultrakirchnerista- que desactivara la consulta popular convocada en la provincia para mediados de septiembre. Esa había sido la jugada de Duhalde para hacerle sentir a Menem todo el poder bonaerense.

Once años atrás Néstor Kirchner era el gobernador de Santa Cruz y Contrapunto se emitía entre las 19 y las 21 horas por Radio El Mundo. Escuchá la entrevista con Kirchner opinando sobre el gobierno de Kirchner, Palito Ortega, Eduardo Duhalde y su concepción sobre el rol del Estado. Sin lugar a dudas, era un Kirchner muy distinto al dirigente fuera de control que arremete contra todo lo que puede estar en contra de su pensamiento. Es una nota que sirve para hacer una comparación sobre los cambios del hombre más poderoso de la Argentina desde el 2003. En aquella época, la actual Presidenta era una diputada aguerrida cuya agenda política estaba centrada en la resolución de los últimos conflictos limítrofes con Chile y la controversia por los Hielos Continentales.

¿QUE PASA SI NO PASA?

Hoy la Cámara de Diputados trata el proyecto del gobierno de adelantar las elecciones, donde probablemente la iniciativa sea aprobada de forma ajustada y la semana que viene se discuta en el Senado. No son pocas las fuentes que sostienen que el gobierno tiene los votos pero la ventaja sobre la oposición es pequeña. Algo parecido a lo que pasaba cuando se trató la Resolución 125. Las diferencias estrechas en el Congresos son riesgosas porque son inestables y pueden evaporarse de un momento a otro.

El presidente virtual decidió jugar a todo o nada y tensar el sistema institucional hasta límites peligrosos. Ayer en La Plata, Néstor Kirchner se sinceró y prácticamente dejó traslucir las verdaderas razones de que lo llevaron a tratar de adelantar las elecciones. Desaforado, como es el tono de sus últimos discursos, dijo que cuando hay dos visiones sobre el país hay que dirimirlo en las urnas. Criticó fuertemente a Mauricio Macri y a los gobernadores que “adelantaron” las elecciones en sus distritos. El jefe de la bancada oficialista en el Senado, Miguel Angel Pichetto, en un programa de televisión también fue sincero acerca de las razones de convocar las elecciones el 28 de junio. Explicó que había cierta picardía política por parte de los gobernadores para que el oficialismo llegara al 25 de octubre con tres derrotas sobre sus espaldas: Catamarca, Santa Fe y la Ciudad de Buenos Aires. Es algo bueno que el gobierno haya sincerado sus verdaderas razones, que no parecen tener relación con las esgrimidas por la Presidenta cuando el viernes pasado anunció el adelantamiento. La crisis internacional está golpeando a la Argentina y la va a golpear más, pero va quedando claro que esto no es lo que más le preocupa al gobierno. Néstor Kirchner comprende que el poder se le está escurriendo entre las manos, y como sólo comprende el ejercicio del poder desde la imposición decidió matar o morir.

Los voceros del oficialismo chicanean a los gobernadores de la oposición diciendo que ellos también “adelantaron” sus respectivas elecciones. Ayer Kirchner se quejó que nadie dice nada cuando los opositores lo hacen, pero si lo hace el gobierno es calificado de “antidemocrático”. Lo que no dice el presidente virtual es que los gobernadores tienen la facultad de fijar la fecha de elecciones en  sus distritos, porque todavía queda algún resabio de federalismo. Nadie puede ser ingenuo e ignorar que esas decisiones tienen un contenido político, pero es parte del juego democrático. Tampoco puede dejar de observarse que ni Brizuela del Moral, ni Hermes Binner y Mauricio Macri tuvieron que hacer ninguna reforma para fijar los respectivos calendarios electorales en sus distritos. No es un dato menor. Es decir, que ninguno de ellos adelantó las elecciones, sólo el gobierno lo hace al sus pender un artículo del Código Electoral que prescribe que las elecciones se celebran el último domingo del mes de octubre.

Ahora bien, ¿no cabe preguntarse cuáles serían las consecuencias políticas si el proyecto del Ejecutivo naufragara en el Congreso? Sin lugar a dudas, sería un golpe mucho más doloroso que el rechazo del esquema de retenciones móviles. La gobernabilidad que Kirchner pretende fortalecer se vería seriamente debilitada. No sería extraño que el dique de contención que aún mantiene a varios legisladores dentro del redil kirchnerista terminara por fracturarse. El gobierno quedaría debilitado innecesariamente por la desesperación de Kirchner de convalidar el gobierno de su mujer, un camino riesgoso para evitar cualquier tipo de negociación y búsqueda de consenso. La sesión en la Cámara de Diputados ha comenzado y no le ha resultado difícil al oficialismo conseguir los legisladores necesarios para formar quórum, no es antojadizo que el proyecto atraviese el trámite sin mayores contratiempos. Sin embargo, algunas fuentes sostienen que los verdaderos contratiempos podrían darse en el Senado, similar a lo ocurrió con la 125. De acuerdo con este razonamiento, el jueves el conflicto con el campo volvería a subir de temperatura cuando el oficialismo no preste el quórum para debatir el proyecto de baja de retenciones acordado entre la oposición y la Mesa de Enlace. Este hecho precipitaría a los productores más radicalizados a “subirse a las rutas”. En las cercanías de Alfredo De Angeli dice que cada vez les es más difícil contener a los productores, que “se sienten forreados” por el gobierno luego de la reunión de ayer.

Eduardo Duhalde, desde su bunker en Lomas de Zamora, ha sugerido a algunos interlocutores del campo que redoblen la presión sobre el gobierno, aunque no lo dijo directamente pero eso fue lo que entendieron los ruralistas. El ex presidente, por estos días, se muestra arrepentido de haber entronizado a Néstor Kirchner en el poder y por eso está intentando armar una alianza entre Margarita Stolbizer y el Peronismo Disidente. Es muy sabido que Elisa Carrió y el ex presidente no se llevan para nada bien, y por eso la titular de Coalición Cívica ha dicho una y otra vez que no está dispuesta a “caer en la trampa de Macri y Duhalde” cada vez que le han sugerido entablar un entendimiento con los peronistas rebeldes.

El sentimiento de Duhalde hacia Kirchner es de odio y por eso no le importa tratar de tender puentes hacia Carrió, que es su más acérrima enemiga política. Incluso, el ex presidente intenta aconsejar a sus interlocutores del PRO para que Gabriela Michetti no encabece la lista de candidatos a diputados nacionales en la Ciudad de Buenos Aires. En este punto, Duhalde y Carrió tienen coincidencias, saben que no tiene sentido que Michetti y Carrió se fagociten entre sí debido a una mera coyuntura electoral. En las filas de la vice jefa de gobierno han llegado a la misma conclusión y esperan que, cuando retorne de sus vacaciones el próximo lunes, se le plante a Mauricio Macri y rechace la candidatura a diputada.

La situación del jefe de gabinete, Sergio Massa, es complicada y está ajeno a las decisiones más importantes del gobierno. Massa no ha podido llevar adelante ninguno de los objetivos que se trazó al llegar al cargo, como desactivar la constante intromisión de Guillermo Moreno en el INDEC. Ha sido raleado de las negociaciones con el campo y se enteró por los medios del adelantamiento de las elecciones. A medida que se llama se apagaba fue creciendo la del ministro del interior, Florencio Randazzo que hoy es su contratara. Massa quiere reasumir la intendencia de Tigre y no está dispuesto a integrar la lista de diputados del Frente para la Victoria. Muchos kirchneristas lo ubican en segundo lugar detrás de Kirchner en la lista y arriba de la ministra de salud Graciela Ocaña. Independientemente de si termina como candidato o vuelve a Tigre, la salida de Massa del gabinete parece un hecho. Por estas horas, suena el nombre del diputado Agustín Rossi como candidato a sucederlo, luego que la semana pasada se afirmara que ese lugar estaba reservado para Aníbal Fernández. Al actual jefe de la bancada oficialista se le vence el mandato el próximo 10 de diciembre y su enfrentamiento con Carlos Reutemann le impediría ser reelecto, aunque el legislador haya dicho que su intensión es ser candidato.