Tag Archives: Eduardo Duhalde

CUANDO LOS LADRONES NOS GOBIERNAN NOS SIGUEN ROBANDO

carrio1

La diputada Elisa Carrió declaró en Contrapunto por FM Identidad 92.1 que “el gobierno dejó entrar la producción de drogas” y acusó al actual senador Aníbal Fernández de estar involucrado con el tráfico efedrina y con el triple crimen de General Rodríguez. “Yo acuso a Aníbal Fernández”, disparó Carrió sobre el problema del narcotráfico al que calificó como “un genocidio de jóvenes” y agregó que “la Argentina es una boutique para el lavado de dinero proveniente de la droga”.

Por otra parte, sobre la reciente visita de Critina Fernández de Kirchner al papa Francisco afirmó que de esa manera la presidente sorteó “el golpe del PJ y de sectores del establishment” y en ese sentido apunto a Eduardo Duhalde: “Le gustan los golpes civiles”. Además, refiriéndose a Francisco afirmó: “El papa dijo no cuenten con mi complicidad para voltear a nadir. Me pareció la visita de Cristina”.

Carrió también se refirió al proyecto de reforma del Código Penal y dijo que se trata de “una trampa de Cristina a la que algunos opositores se prestaron”, en obvia alusión a la integración de la comisión redactora por parte de Ricardo Gil Lavedra, Federico Pinedo y María Elena Barbagelata. “El primer objetivo de los códigos penales por ejemplo en Corea del Sur es el de las altas penas en temas de corrupción”, explicó y afirmó que “cuando los ladrones nos gobiernan, nos siguen robando”.

QUE LINDO ES TENER VICEPRESIDENTE

boudouEl vicepresidente Amado Boudou se ha convertido en una persona que incomoda al gobierno y en especial a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, en el gobierno, más allá del mal humor que provoca el escándalo que involucra al otrora favorito de Cristina, se lo ha decidido proteger. Boudou es un hombre del cristinismo, fue la Presidenta que lo eligió como su compañero de fórmula y quien, por supuesto, lo llevó al sillón del vice. Boudou no es Julio Cobos que fue un invento de Néstor Kirchner, producto de aquel experimento fallido que se llamó Convergencia y que se presentó como una evolución de lo que en su momento se denominó Transversalidad. La creación de Amado Boudou lleva sólo la autoría de Cristina Fernández y es por eso que no le pueden soltar la mano porque la única responsable es ella.

Hay dos hechos objetivos que demuestran que, por el momento, el vicepresidente será protegido más allá de lo que muchos quisieran como el poderoso Guillermo Moreno. El primero fue en el acto llevado a cabo en Rosario con motivo del acto por el bicentenario de la jura de la bandera, que marcó la primera aparición pública de la Presidenta luego de la masacre de Once. En aquella oportunidad, Amado Boudou fue ubicado al lado de Cristina Fernández. No fue un detalle menor, teniendo en cuenta que en política muchas veces son los gestos los que dicen mil palabras. El segundo hecho fue la conferencia de prensa que brindó el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, en la que inusualmente para un gobierno que hace un culto del desprecio al periodismo, el funcionario permitió que le hicieran preguntas.

La conferencia de prensa de Echegaray, que hasta ese momento había intentado mostrarse lo más alejado posible de la cuestión, no llegó en cualquier momento sino luego del raid mediático en el que Amado –a pesar de conceder entrevistas a medios amigos del gobierno-, no hizo un buen papel. El viejo dicho “no aclares que oscurece” describe el pobre papel que hizo Boudou cuando intentó explicar un escándalo que no para de crecer. Pero además, por las dudas el titular de la AFIP demostró que también actuaba en defensa propia. Por un lado se metía en el escándalo Ciccone, trató –aunque tibiamente- de no dejar mal parado al vicepresidente; pero por el otro puso en claro que sus decisiones en el tema estaba respaldadas por el propio Boudou.

Fuentes bien informadas afirman que Boudou salió a dar explicaciones por orden de la Presidenta. El mismo día aparecieron dos reportajes en los diarios Página 12 y Ambito Financiero. En el primero, el vice puso al descubierto el núcleo de su pobre argumentación: “Muchas veces peleamos contra poderes ocultos, poderes que se esconden atrás de sectores de la prensa, del trabajo que hace el Grupo Clarín y el diario La Nación utilizándolos a veces para hacer trastadas políticas ­por ejemplo, el duhaldismo y el duhaldismo residual­, a veces para hacer negocios y negociados. Y me estoy refiriendo al grupo Boldt, que está detrás de todo esto”. Frente a toda la información que diariamente se conoce del llamado Boudougate, acusar a los medios y a Duhalde –que desde las elecciones ha desaparecido de los lugares que solía frecuentar- aparece como una explicación que, como de costumbre, no está sustentada por ninguna prueba.

Sin embargo, los dichos de Boudou no son graves y ya son parte del cotillón kirchnerista. Buscar culpables afuera y ser víctima de una conspiración orquestada por los enemigos del modelo, que no son otros que los “medios hegemónicos” y Duhalde. Un argumento desgastado y que ya no tiene efecto. Pero lo más grave es la manifiesta contradicción en la que cayó en su paso por los medios amigos. Afirmó que no había intervenido para que la AFIP reviera el pedido de quiebra que había solicitado a la justicia por deudas tributarias de Ciccone de más de $ 50 millones. “No influí ni tuve ninguna participación directa”, declaró Boudou. Sin embargo en menos de veinticuatro horas tuvo que desandar ese camino y admitir que había firmado una nota el 8 de noviembre de 2010 –que lleva el N° 154/10-, donde avalaba “la continuación de la empresa concursada”. En la nota, Boudou basaba su decisión en la protección de las fuentes de trabajo y “su importancia estratégica”. Una razón por cierto bastante vaga y que no dice nada, pero que casualmente también había sido esgrimida por la Casa de Moneda cuando había tomado la decisión de imprimir los billetes de $ 100 en la ex Ciccone por unas U$S 50 millones. Seguramente debe tratarse de una casualidad, como también debe serlo el hecho que la titular del organismo, Katya Daura, haya llegado a ese cargo de la mano del actual vicepresidente luego de trabajar en la ANSES cuando Amado dirigía el organismo. No es un detalle menor que el trámite en el Ministerio de Economía  sólo demandara 65 horas, un caso record de celeridad que no tiene ningún contribuyente a menos que tenga muy buenos contactos.

En la conferencia de prensa del viernes, Ricardo Echegaray admitió la participación de Boudou en el tema Ciccone, cuando reveló que el ex ministro de economía había respondido a una consulta de la AFIP. Echegaray confirmó que Boudou mintió y al mismo tiempo pareciera que, de esta manera, comparte responsabilidades en su decisión de otorgarle una moratoria especial y extraordinariamente beneficiosa. Es importante recordar que la misma AFIP le había solicitado la quiebra a Ciccone y gracias a la recomendación de Boudou y las facultades de Echegaray, la imprenta obtuvo una moratoria de de 168 cuotas a una tasa de interés de tan solo el 0,5%, muy por debajo de la irreal tasa de inflación del INDEC y del interés que cobra la misma AFIP. En la actualidad, cualquier deuda que un contribuyente tenga con el organismo recaudador, devenga una tasa del 3% mensual para intereses resarcitorios, equivalentes al 0,1% diario o lo que es lo mismo el 36 anual.  Además, si la AFIP inicia una ejecución fiscal se agregan intereses punitorios por 4% mensual. Queda muy claro que el trato que recibió Ciccone con respecto al de cualquier ciudadano común es más que conveniente.

Hay otra cuestión llamativa. Una empresa llega a ser declarada en quiebra si incumplió un concurso preventivo de acreedores o si vuelve a caer en cesación dentro del año de haber cumplido con el concurso en lo que se llama el periodo de exclusión. Es importante señalar esto porque no se llega la instancia de la quiebra fácilmente. El fallido debe incumplir una y otra vez los planes de pago. El otro detalle es que al momento de obtener la moratoria extraordinaria otorgada por la AFIP, la ex Ciccone ya estaba siendo manejada por Alejandro Vanderbroele. Es decir que la compañía debió haber tenido muchos incumplimientos para llegar a esa situación, pero ello no fue un obstáculo para que Echegaray la beneficiara con una moratoria a tasa de interés negativa; algo absolutamente fuera del alcace de cualquier contribuyente sin buenos amigos.

En su paso por los medios, Boudou repitió una y otra vez que no conoce a Vanderbroele y éste afirmó lo mismo a través de un para de solicitadas. Fue un intento de desmentir los dichos de la todavía mujer de Vanderbroele que afirmó que éste era el testaferro de Amado Boudou. El 2 de marzo, Laura Muñoz concedió un reportaje a Contrapunto donde, si bien no quiso brindar muchos detalles porque ya había declarado frete al fiscal de la causa Carlos Rívolo, dejó en claro que su marido, Núñez Carmona y Boudou se conoce desde hace muchos años desde Mar del Plata. “La vinculación es fácil de probar y esto es muy obvio, el vinculo no es solo de amistad sino también laboral”, explicó Muñoz quien afirmó que los tres tenían negocios antes del escándalo Ciccone y que Núñez Carmona y Boudou le habían propuesto a Vandenbroele trabajar juntos y el dinero “se repartía”. El audio de la entrevista lo podés escuchar al final de esta nota.

Las revelaciones de Muñoz son muy importantes, porque si se comprobara que los tres participaron en otros negocios, anteriores a Ciccone, como primera medida quedaría desvirtuado el argumento de Boudou y Vanderbroele que no se conocían. En segundo lugar se debería determinar si en esos supuestos negocios pesó o no el hecho de los cargos públicos que Amado Boudou ocupó con anterioridad como titula de la ANSES y Ministro de Economía. Si ello llegara a comprobarse en sede judicial, no sólo podría investigarse al vicepresidente por tráfico de influencia sino también podría caberle el delito de asociación ilícita; un delito que es muy difícil de probar.

Hoy el juez de la causa, Daniel Rafecas, trabaja sobre la hipótesis que se haya configurado el delito de negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, que el artículo 265 del Código Penal define como: “el funcionario público que, directamente, por persona interpuesta o por acto simulado, se interesare en miras de un beneficio propio o de un tercero, en cualquier contrato u operación en que intervenga en razón de su cargo”. El código establece una pena de de prisión de uno a seis años e inhabilitación especial perpetua.  Es por eso que es de vital importancia probar la vinculación entre Amado Boudou o Alejandro Vandenbroele y justamente, por esto mismo, es que ambos hicieron hincapié en asegurar una y otra vez que nunca tuvieron relación de ningún tipo.

“No soy conocido ni amigo de Vendembroele, sí soy amigo desde muy pequeño de Núñez Carmona”, declaró Boudou en La Red. Por su parte, Vandenbroele afirmó en una solicitada publicada por El Cronista: “Es absolutamente falso que sea testaferro del señor vicepresidente de la Nación. No fui, ni soy amigo, ni conocido y mucho menos cierto que tenga con él relación comercial alguna”.

Ahora bien, suponiendo que fuera cierto que Boudou no tiene ninguna relación con Vanderbroele, sí la tiene con Núñez Carmona quien a su vez sería socio de éste. Así, el juez y el fiscal tendrían que investigar si Vandenbroele no se benefició de la amistad de Núñez Carmona y Boudou. Un primer indicio de ello es que la ex Ciccone fue la encargada de la impresión de las boletas que el Frente Para la Victoria utilizó en las primarias. Un contrato que le reportó a la imprenta unos $ 14 millones. El segundo hecho es la extraordinaria y beneficiosa moratoria que obtuvo Ciccone, gracias al sorprendente cambio de opinión de Echegaray, que pasó de pedirle la quiebra a solicitar su levantamiento y la Súper Moratoria que le otorgó merced a la recomendación de Boudou.

Pero hay más, aunque seguro debe ser obra de los conspiradores de siempre. En la declaración jurada que Boudou presentó ante la Oficina Anticorrupción, correspondiente al periodo 2009-2010, figura como su deudor Fabián Carosso Donatiello, por el alquiler de un departamento en Puerto Madero, propiedad del compañero de fórmula de Cristina Fernández. La deuda ascendería a unos $ 10.000.

Carosso Donatiello le alquiló el departamento a Boudou, gracias a que Vandenbroele le pidió a Núñez Carmona que le consiguiera un departamento a su amigo. En la solicitada que publicó Vandenbroele en el Cronista, explica que: “De esa conversación surgió la posibilidad de concretar el arrendamiento, el que terminó concluyéndose entre ausentes, en el mes de junio de 2010, suscribiendo el licenciado Boudou el contrato aquí en Buenos Aires, y Fabián Carosso Donatiello hizo días después, en Madrid, España, de modo tal que ni siquiera se conocieron”. Boudou no conoce a nadie ni nadie lo conoce a él, pero todos los caminos parecen terminar en el vicepresidente. A su vez, desde el 2007, Carosso Donatiello y Vandenbroele  son socios en “Agroibérica de Inversiones SA”, con domicilio en San Miguel Tucumán y en Madrid. El abogado Ricardo Monner Sans encontró el acta de creación de “Agroibérica de Inversiones” en el Boletín Oficial de la Provincia de Tucumán. Según ese documento, la sociedad fue creada para la “elaboración, distribución, comercio e importación y exportación de alimentos y bebidas y de todo tipo de productos”; para la “administración” y “adquisición” de valores mobiliarios y participaciones sociales de empresas”; y para administración “de fondos propios de entidades” no residentes en España. la sociedad constituyó su domicilio e la calle San Miguel 683 de la capital tucumana. Quienes aseguraron ser los dueños de la propiedad declararon que no tenían nada que ver y que allí no funciona ninguna empresa.

Ya se sabe que los tiempos de la justicia no son los de la política y lo que es necesario probar en una, no lo es en la otra. Probablemente, Amado Boudou pueda salir airoso del trámite judicial gracias a esos vericuetos insondables que tienen los jueces, aunque Daniel Rafecas no tiene nada que ver con Norberto Oyarbide. Tal vez, aquello que se afirma con tanta seguridad simplemente no pueda ser probado, sin perjuicio que ello sea verdad; aunque cada día que pasa surge nuevas revelaciones que parecen ir acorralando más y más a Boudou. Sin embargo, lo que resulta ser claro es que políticamente Amado Boudou ya no es lo que era.

“No saben lo lindo que es tener vicepresidente. Estoy tan contenta”, dijo Cristina Fernández de Kirchner a los pocos días de asumir su segundo mandato. ¿Seguirá pensando lo mismo?

Reportaje a Laura Muñoz en Contrapunto (FM Identidad 92.1)

LA MADRE DE LA VICTORIA

cfkLa victoria de Cristina Fernández de Kirchner por el 50 por ciento de los votos es inapelable. Si el estreno de las primarias abiertas iba a determinar dónde estaba parado el oficialismo, queda claro que el resultado pone a la Presidenta a las puertas de la reelección y sumió a la oposición en un desconcierto de una magnitud que no estaba en sus cálculos. También se había vaticinado que la elección ayudaría a recortar acabadamente a un candidato de la oposición detrás del que presuntamente se encolumnaría el voto opositor. Sin embargo, esto no fue así porque no hay un claro segundo, sino que la contienda terminó en un empate técnico entre Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde y hasta Hermes Binner, que con apenas el 10 por ciento y cuarenta días de campaña se convirtió en la sorpresa. Es difícil que alguno de los tres pueda generar alguna sorpresa de cara al 23 de octubre, ya mostraron todo lo que tenían para ofrecer. Ricardo Alfonsín puso el apellido, el peso de un partido que, aunque más débil que en otras épocas, sigue en pie y una tenacidad envidiable. Por su parte, Eduardo Duhalde intentó mostrarse como un estadista alumbrado bajo el ala intelectual de Lula y con pergaminos de piloto de tormentas, pero que fue impotente para mantener cohesionado a ese colectivo bautizado como Peronismo Federal del que ya queda apenas un recuerdo.

Es evidente, a la vista de los resultados obtenidos por el oficialismo, que los guarismos obtenidos en la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba no fueron más que una primavera pasajera que a la postre la oposición no supo o no pudo capitalizar. Es claro que parte de los votantes de Mauricio Macri, Miguel Del Sel y José Manuel de la Sota se inclinaron por CFK; eso es claramente lo que explican los números.

Es probable que la raíz de los errores de la oposición se encuentre en la implosión de los dos polos que a principios de este año se calculaba que disputarían el poder: El Acuerdo Cívico y Social y el Peronismo Federal. Ambos grupos implosionaron y no cabe duda alguna que esta circunstancia favoreció al kirchnerismo.Atomizaron al electorado y los beneficios se los llevó el kirchnerismo. Claramente, ninguna expresión de la oposición es alternativa de poder en la actualidad.

Francisco De Narváez fue aplastado por Daniel Scioli, en parte por la fractura de la tríada que en el 2009 integró con Felipe Solá y Mauricio Macri; pero también porque su alianza con Ricardo Alfonsín fue percibida por el electorado bonaerense como un matrimonio contra natura y por eso se registraron en varias mesas votos a Duhalde y a él.

La elección volvió a marcar una tendencia que ya está consolidada y es el voto en favor de la continuidad de los oficialismos, fenómeno que hasta ahora sólo dejó de verificarse en Catamarca y en el partido de Vicente López donde sorpresivamente se impuso Jorge Macri por seis puntos al Japonés García, que ocupa la intendencia desde hace 24 años.

Pero sin lugar a dudas sería injusto explicar la victoria de Cristina Fernández de Kirchner a causa de la torpeza de la oposición de vertebrar una propuesta tentadora hacia los votantes. Al igual que parte del triunfo de Mauricio Macri se explica a través de la aprobación de su gestión al frente de la Ciudad de Buenos Aires, también es razonable inferir que ésta ha sido una razón de peso en los más de diez millones de votos cosechados por el kirchnerismo.

Sí, una vez más fue la economía estúpido. El consumo que disimula en parte los efectos de la inflación, pero también los acuerdos paritarios que les permite a los empleados en blanco tener un salario que por el momento mantiene su poder adquisitivo. La asignación universal por hijo, que a pesar de no ser universal y de haber salido por decreto, no puede negarse que redundó en una importante mejora en la calidad de vida de muchos argentinos de los niveles socioeconómicos más bajos. El campo que, a pesar de sus críticas cada vez de menor intensidad, tiene una rentabilidad más importante que en el 2009; lo que se verifica con los resultados en ciudades como Pergamino, Rauch, Tres Arroyos, San Pedro, Gualeguaychú y el interior de la Provincia de Santa Fe, Córdoba  y Buenos Aires. En todos se impuso el oficialismo cumpliéndose el vaticinio de un encuestador que meses atrás pronosticó que el voto del campo se inclinaría por el oficialismo porque “la plata la pesan”. La oposición contaba con esas voluntades, pero ese fue el escenario del 2009 y dos años después todo había cambiado. Los autos y los plasmas también ayudaron a parte de la clase media a apoyar la continuidad, apuntalada por la falta de una propuesta superadora alumbrada por la oposición; tal vez ésta sea la explicación de por qué en trece de las quince comunes de la Ciudad de Buenos Aires, donde semanas atrás arrasó Macri ahora se impuso Cristina Fernández.

No quedan dudas que la victoria pertenece a la Presidenta, ella es la responsable de un triunfo sin atenuantes. Se animó a desperonizar en parte al peronismo con La Cámpora, a ignorar a la CGT y su mandamás Hugo Moyano y a imponerle las listas a los barones del Conurbano que protestaron pero a pesar de los vaticinios ninguno sacó los pies del plato; salvo por el intendente de Malvinas Argentinas que explícitamente se pasó a las filas del duhaldismo.

El resultado electoral también dejó otra conclusión, a la sociedad argentina no le interesan la corrupción. Ninguno de los escándalos más resonantes, como puede ser el caso que tiene como protagonista a Hebe de Bonafini y a Sergio Schoklender, le ha quitado un voto al oficialismo. En este sentido el kirchnerismo se muestra blindado y el escándalo sólo anida en pequeños sectores de la sociedad. Es una mala señal que emite la sociedad argentina, que en un punto parece cambiar dignidad por algo de confort. En este sentido, una vez más como en tantas otras ocasiones, parece imponerse el roban pero hacen.

La oposición, frente al categórico resultado de la elección, quedó shokeada y realinea su estrategia en estos setenta días en reforzar el segmento legislativo de la elección. El diputado radical Ricardo Gil Lavedra declaró en Contrapunto que si la tendencia se mantiene, el oficialismo está a las puertas de conformar un poder hegemónico y por eso el partido hará campaña para no perder espacios en el Congreso. En las filas del duhaldismo también se preparan cambios, aunque todavía se mantienen bastante reservados.

Cristina Fernández triunfó con su propia receta, la victoria le pertenece a ella sola. Ahora, sólo necesita flotar hasta el 23 de octubre, su campaña tiene que ser la no campaña y la primera vuelta de la elección presidencial no le deparará demasiadas sorpresas. Su negocio ahora es el status quo.

EL GRAN ELECTOR

mauricio-macri-_409x274Carlos Corach había imaginado que Carlos Menem , una vez que dejara la presidencia, se convirtiera en un “king maker”, como llaman los norteamericanos e ingleses a aquellos políticos que al borde de su retiro dejan un sucesor. No pudo ser. El mismo papel jugó Eduardo Duhalde en su forzada salida del poder aunque con mayor éxito, a pesar que hoy se arrepienta de ello. Luego de tratar de convencer sin éxito a Carlos Reutemann y concluir que José Manuel De la Sota no movía el amperímetro nacional, finalmente se decidió por Néstor Kirchner y el patagónico llegó a la Casa Rosada. A su vez, éste bendijo a su mujer para que lo sucediera.

El domingo a la noche Mauricio Macri no sólo derrotó de manera contundente a Daniel Filmus, también fue posicionado por los medios y  parte del arco opositor como el gran elector. Se convirtió en la novia que todos quieren cortejar. No es antojadizo afirmar que la pregunta que más debe escuchar el reelecto Jefe de Gobierno es a quién va a bendecir en octubre.

Eduardo Duhalde le ha lanzado decenas de guiños y Ricardo Alfonsín, para quien Macri era un límite, dejó de serlo hace tiempo. Mientras tanto, el líder del PRO mantiene la incógnita y sólo se ha preocupado en dejar claro que sigue en la vereda de en frente del gobierno; desarticulando una operación política que lo ponía cerca del kirchnerismo. Mauricio Macri ha dado muestras que no le disgusta el nuevo papel que empezó a jugar ni bien se conoció el resultado definitivo en la Ciudad de Buenos Aires. Claramente, le permite ocupar un rol destacado en una discusión de la que hubiera quedado apartado cuando decidió bajarse de la carrera presidencial.

La respuesta del Jefe de Gobierno cada vez que es consultado por el tema siempre es la misma, va a hablar con todos y se decidirá luego de las primarias abiertas del 14 de agosto. Sabe que mantener la expectativa eleva su cotización política, pero tendrá que hacer gala de sus habilidades de tiempista para que esa fortaleza no se diluya.

Las internas abiertas, que no serán internas, sincerarán la fortaleza del kirchnerismo y, supuestamente, de ellas emergerá el verdadero contendiente de Cristina Fernández de Kirchner. Y, la teoría indica que Macri jugaría a ganador dándole su apoyo al candidato opositor que quede mejor posicionado. Claro, pero esto es en teoría y es lo que deslizan varias fuentes del PRO. Sin embargo, la cuestión dista de ser sencilla y está sujeta a una gran gama de grises. Macri ha dicho que ha dejado en libertad de acción a sus dirigentes para trabar los acuerdos que crean convenientes. Así, Miguel Del Sel ya dijo que su votó será para Eduardo Duhalde y Jorge Macri, que disputará la intendencia de Vicente López, también se ha definido por el ex presidente al pedir a la justicia que lo autorice a a adherir su boleta a la del candidato presidencial. En otros distritos la preferencia ha sido similar, como por ejemplo en La Plata; salvo por la solitaria decisión de Gabriela Michetti de apoyar la candidatura de Oscar Aguad en Córdoba; allí el PRO apoya a José Manuel De la Sota. En Mendoza acordaron con Alberto Rodríguez Saá. Claramente, la mayoría de la dirigencia del PRO fue cerrando acuerdos con el peronismo disidente y, en este contexto, no parece vislumbrarse una negociación robusta con Ricardo Alfonsín aunque haya desandado el camino que llevó al candidato radical a ponerlo a Macri como un límite de su política de alianzas. Un importante error estratégico que no se explica luego de haber acordado con Francisco De Narváez. En este contexto, sería muy complicado para el jefe del PRO hacer otro acuerdo que no sea con Duhalde, cuando una porción muy importante de su espacio ya cerró con él.

La decisión de Jorge Macri de jugar con Duhalde es un dato políticode suma importancia en este tema. Además de ser un dirigente gravitante en las decisiones de su primo, fue el artífice de la alianza con Felipe Solá y Francisco de Narváez que en el 2009 derrotó a Néstor Kirchner. Conoce muy bien el Conurbano bonaerense, donde como de costumbre se librará la madre de todas las batallas. Jorge Macri es un gran tejedor de alianzas, gracias a lo cual pudo mantener acuerdos con los diputados que responden a De Narváez en la Cámara de Diputados de la Provincia a pesar de los encontronazos entre Mauricio Macri y el Colorado.

No se requiere ser avezado analista político para darse cuenta que Macri está más cerca de Duhalde que del radicalismo, como gran parte del PRO ya lo está demostrando. Por eso, es probable que la definición que hoy todo el mundo espera, de quien al parecer se ha convertido en el gran elector de la oposición, no sea tajante sino más bien que se vaya haciendo paulatinamente y un buen día Mauricio Macri y Eduardo Duhalde posen para la foto.

LA OPOSICION ENCERRADA EN SU PROPIO LABERINTO

MM1Mauricio Macri anunciaría de forma oficial en las próximas horas que viene su decisión de buscar la reelección en la Ciudad de Buenos Aires. El Jefe de Gobierno ya se decidió porque con la implosión del Peronismo Federal sus posibilidades de armar una alianza quedaron prácticamente reducidas a cero, no hay que olvidarse que Macri esperaba el resultado de esas mini internas para cerrar con el ganador. Además, Ricardo Alfonsín se metió en su relación con Francisco De Narvaéz, que si terminando acordando con el radical se habrá recibido de peronista hecho y derecho en eso del pragmatismo por el poder.La tercera cuestión que habría terminado por hacer decidir a Macri de abandonar la carrera presidencial, es que ni Gabriela Michetti ni Horacio Rodríguez Larreta le aseguran un triunfo en su territorio y, un resultado adverso, por supuesto aniquilaría sus aspiraciones a la presidencia.

El consultor Carlos Fara en diálogo con Contrapunto (FM Identidad 92.1) sostiene que “Macri es el mejor candidato que puede ofrecer el PRO”. No hay dudas que el escenario en la Ciudad de Buenos Aires no es sencillo y es un distrito que estará muy disputado con un Daniel Filmus en ascenso, que podría finalmente ser ungido por Cristina Fernández de Kirchner y la decisión de Pino Solanas de meterse en la pelea. Si bien Fara sostiene que la de Macri es la candidatura más fuerte que puede ofrecer el PRO, también admite que “en la primera vuelta sacará unos diez puntos menos que la elección que lo llevó a la jefatura de gobierno”.

Dejando de lado la coyuntura porteña, Carlos Fara afirma “que hoy la Presidenta tiene una intención de voto de 45 por ciento”, lo que la llevaría a ganar en la primera vuelta. “La mejor noticia para Cristina Kirchner fue que Solanas vaya a la Ciudad”, porque el temor en el kirchnerismo era que le sacara votos por izquierda. “Alfonsín se fortalece con la decisión de Macri porque es el único que tiene una estructura en todo el país aunque la candidatura de Duhalde es una molestia”, declara Fara.

En las últimas horas, en forma simultanea a conocerse la decisión de Mauricio Macri de bajarse de la carrera presidencial, corrió el rumor que el PRO habría sellado un acuerdo con el duhaldismo para respaldar la candidatura del ex Presidente y que habría una sorpresa importante sobre quien completaría esa fórmula. Por supuesto, los nombres en danza no son pocos y ninguno está confirmado.

La oposición está inmersa en un laberinto donde sobran sillas y faltan candidatos. Es una señal clara de la fortaleza que hoy tiene Cristina Fernández de Kirchner si finalmente compite por la reelección.

Carlos Fara en Contrapunto (FM Identidad 92.1)

 

Y ANIBAL TAMBIEN APLAUDIA

<\/param><\/embed><\/object><\/div>“;” alt=”” />