Tag Archives: Carlos Reutemann

DE LA CAROTIDA DE NESTOR A SANCHO PANZA

sancho panza El gobierno acaba de transitar una semana difícil, que comenzó con la operación de carótida de Néstor Kirchner. Como nunca la administración encabezada por su mujer sintió la Nestordependencia y la Presidenta buscó demostrar en todo momento que la afección de su marido no generaba ninguna consecuencia en la marcha del gobierno. En línea con esta estrategia, lo voceros de siempre buscaron llevaron tranquilidad, pero terminando sobreactuando y el mensaje terminó siendo que una operación de carótida no se le niega a nadie. En este sentido lo que se buscó dejar muy en claro que Kirchner está listo para reasumir la jefatura del PJ en la fecha programada.

La pregunta recorrió todos los pasillos oficiales: Qué pasaría con el gobierno de Cristina si la dolencia de Néstor hubiera sido más grave? No pocas fuentes oficialistas reconocieron que el interrogante sobresaltó a más de uno. En suma, la dolencia de Kirchner puso al desnudo los problemas que se generan cuando el poder formal y el real están en cabeza de dos personas distintas. Muchos se acordaron que el mismo episodio de carótida fue padecido por Carlos Menem, en cuyo gobierno también se vivieron horas de preocupación como recordó Alberto Kohan, secretario general de la Presidencia por aquellos días. Pero la diferencia entre un episodio y otro es que Menem ostentaba el poder formal y el real, mientras que CFK comparte el poder con su marido como si fuera un bien ganancial.

Cuando a Kirchner le faltaban poco menos que 24 horas para ser dado de alta, Carlos Reutemann rompió su clásico silencio para disparar un certero misil contra el kirchnerismo. “los argentinos estarán contentos si no se afanan la Rosada ni la Plaza de Mayo”.

Una vez más los voceros de siempre salieron a escena e hicieron cola para devolver el golpe del Lole. Como no podía ser de otra manera, las voces de Hugo Moyano y de Carlos Kunkel fueron las más estruendosas y las que a las postre terminaron por legitimar las críticas de Reutemann, gracias a la poca imagen positiva que ambos ostentan.

Néstor Kirchner siempre prefirió ignorar a Reutemann y nunca lo atacó en forma directa a pesar de haber sido uno de los artífices de la derrota en el Senado por la ya célebre Resolución 125.

Más tarde, llegaron las nuevas críticas de la Presidenta dirigidas al sector rural por el aumento de la carne, que palabras más palabras menos prácticamente acusó a los productores de quedarse con las vacas debajo del colchón para que aumente el precio de la carne. Cristina y todo el gobierno no entienden que hay menos vacas porque no hay incentivos para producir carnes, gracias a las políticas del gobierno y a Guillermo Moreno, que aunque se haga compadrito no puede torcer los fundamentals de la economía. La cuestión es muy sencilla: al restringirse la exportación de carne y planchar los precios internos a los productores, estos se pasaron a la soja que es más barata de producir y terminó siendo una actividad más rentables. Mientras muchos productores liquidaban sus stocks, faenando madres –que son las fábricas de carne- para destinar sus campos a sembrar “el yuyo”, la oferta de carne se incrementó y el precio se mantuvo pero ahora ésta se retrajo y el precio aumentó. la famosa ley de la oferta y la demanda, que seguramente quien la descubrió debió ser un exponente del neoliberalismo de los noventa.

Para el INDEC la inflación de enero fue de solo el 1 por ciento, un índice que está cada vez más alejado de la realidad; mientras que las consultoras privadas lo ubicaron entre el 2 y el 2,5%. Es una clara demostración que el gobierno profundiza su estrategia de vivir fuera de la realidad de los argentinos y descalificar a cualquiera que lo critique. En este sentido las palabras de la Presidenta son más que elocuentes: “Ladran Sancho, señal que son perros”. Es triste que la Presidenta de todos los argentinos descalifique a la oposición, que al igual que ella, también tiene la legitimidad del voto popular.

PECARAS DE INGENUO

silencio En la última edición de la Revista Noticias, el politólogo Claudio Fantini publicó un artículo titulado Los Signos de la Bestia con motivo de la conmemoración de los setenta años del inicio de la Segunda Guerra Mundial. “Se puede predecir una guerra contando los tanques que acumula un país, pero también prestando atención al discurso dominante. Las reacciones tardías ante el uso peligroso y la palabra, obviamente, nunca evitan los estropicios de los liderazgos ideologizados. Si la prensa norteamericana y la oposición demócrata hubieran reaccionado a tiempo ante los delirios místicos de Bush y las teorías mesiánicas del equipo de extremistas conducidos por Dick Cheney, se habría ahorrado mucha destrucción, muerte y sufrimiento”, escribió Fantini en su columna.

En definitiva, aun cuando muchas veces el discurso pareciera contradecir los hechos, es evidente que cuando se hace un análisis global hechos y palabras terminan confluyendo en una coherencia sin atenuantes. Fue eso lo que no vieron los líderes de los países aliados que pensaron que podían negociar con Adolf Hitler, quienes se imaginaron que otorgándole algunas concesiones iban a calmar su ambición de dominación y por el contrario terminaron por desatar a la bestia. Cuando se dieron cuenta de su error ya era demasiado tarde, Hitler había ocupado Polonia y su avanzada sobre la maltrecha Europa se tornaba imparable.

Hoy la discusión de la Ley de Medios nos puede llevar al mismo análisis que hacía Claudio Fantini con respecto a la ofensiva del Tercer Reich, aunque por supuesto cabe aclarar que no se trata de comparar el régimen nazi con el gobierno kirchnerista. Una porción importante de la oposición ha criticado en numerosas ocasiones el proyecto hegemónico del matrimonio presidencial y su manera de acumulación de poder, que se basa principalmente en premiar al leal y someter al díscolo utilizando la chequera estatal. Sin embargo, muchos de los críticos de esta forma de hacer política que tiene Néstor Kirchner han decidido acompañar al gobierno en la votación del proyecto de la Ley de Medios. Incluso, muchos de ellos no han dudado en criticar al gobierno por el cepo informativo a que están obligados sus funcionarios y a el impúdico reparto de pauta publicitaria oficial.

En la sesión de la Cámara de Diputados el bloque socialista dio la sorpresa al votar la iniciativa oficialista, dejando a la cordobesa Laura Sesma en soledad. El gobernador santafesino Hermes Binner, que tantas veces acusó a Carlos Reutemann de montar una puesta en escena al oponerse a Néstor Kirchner, terminó del lado del gobierno poniendo de manifiesto, además, la debilidad del Acuerdo Cívico y Social que no extrañaría termine por desintegrarse en poco tiempo. En Sunday Blue Binner declaró: “Estamos convencidos que esta ley de medios es superadora y es un salto cualitativo de la que tenemos hoy”. A su turno el radical Ernesto Sanz retrucó en respuesta a estas afirmaciones: “Hay una ingenuidad absoluta de Binner en creer que el otro día se votó una ley de medios”, y la diputada Patricia Bullrich también resultó categórica al decir que “el objetivo real del kirchnerismo es el control de los medios y eso fue lo que lo que tradujeron sus diputados”. Los tres pertenecen al Acuerdo Cívico y Social y es claro que la pata socialista desentona con la apreciación del radicalismo y de la Coalición Cívica.

No se puede dudar de la honestidad de Hermes Binner, por lo tanto pensar que su postura obedece a la generosa chequera del poder central sería antojadizo. Sin embargo, bien puede decirse que la posición del socialismo es por demás ingenua; al igual que los restantes representantes de la centro izquierda que terminaron acompañando al gobierno en esta iniciativa y a los que se sumaron los diputados que responden al chubutense Mario Das Neves, que sólo se anima a ser un opositor verbal pero que en los hechos sigue obedeciendo los mandatos de Néstor Kirchner.

El PRO, la Coalición Cívica, el radicalismo y el Peronismo disidente también terminaron por pecar de ingenuos al retirarse de la sesión, en un intento de emular a la oposición venezolana que pretende de esa manera deslegitimar a Hugo Chávez. Tenían la obligación de dar el debate porque es en el Congreso donde se deben dejar sentadas las posiciones políticas, sin embargo se ampararon en cuestiones reglamentarias para irse del recinto. Es cierto que las irregularidades existieron pero no pueden utilizarse como excusa para evadir uno de los debates más importantes desde la reinstauración de la democracia. Inclusive, si toda la oposición hubiera estado sentada en sus bancas, podría haberse rechazado varios artículos del proyecto con los que la centro izquierda tampoco estaba de acuerdo. la política no se hace con actos testimoniales, eso lo sabe muy bien Néstor Kirchner y siempre actúa en consecuencia; la oposición debería aprender algo del adversario que pretende combatir.

El matrimonio presidencial ha dado sobradas muestras de desprecio hacia la prensa, a tal punto que dar ejemplos sería por demás reiterativo. Entonces es difícil de comprender la ingenuidad de Hermes Binner y de tantos otros de creer que la iniciativa oficial no apunta a silenciar las voces que los Kirchner no quieren escuchar. El argumento que se está reemplazando una ley de la dictadura por una ley de la democracia, no implica la calidad de ésta última aunque es cierto que acreditará una legitimidad de origen que la primera carece. Pero no es menos cierto, que en todo caso se está reemplazando una ley mala y anacrónica, por otra tan mala y anacrónica con la gravedad que ésta habrá sido engendrada en democracia. El error que está cometiendo gran parte de la oposición que acompaña al gobierno es el mismo en que cayeron los líderes aliados que pensaban que era posible contener a Hitler. Se equivocaron y al final terminaron involucrados en una guerra que pretendieron evitar. Por eso, el análisis de Fantini bien puede utilizarse para dilucidar este momento de la Argentina y las palabras de Bullrich terminan por despejar brutalmente el verdadero objetivo del gobierno. No sólo es la guerra contra el Grupo Clarín, a quien el gobierno pretende despedazar, sino que el objetivo es mucho más ambicioso y se trata de restringir la libertad de expresión y como correlato el derecho de la sociedad a informarse. La imagen de Carlos Kunkel leyendo el diario Clarín en su banca mientras la oposición tomaba la palabra en el debate no requiere de mayores explicaciones.

El gobierno ha dicho en numerosas oportunidades que uno de sus objetivos es multiplicar las voces, pero lo que no dice es que sólo serán multiplicadas esas que digan aquello que el gobierno quiere escuchar. No hay que engañarse el matrimonio presidencial no le interesa que haya más libertad, ni siquiera le interesa el poder del “monopolio Clarín” que hasta no hace mucho tiempo era funcional al gobierno. El objetivo es controlar las voces, acallar las críticas y multiplicar las propias.

EL DIA QUE EL PUEBLO DIJO BASTA

2836

Néstor Kirchner hizo todo lo imaginable y lo inimaginable para no vestir el traje de mariscal de la derrota que se vio forzado a utilizar anoche, pocos minutos después de las 2 de la mañana cuando comprendió que la diferencia de La Matanza no le bastaría para descontar “esos dos puntitos” que llevaron al triunfo a Francisco De Narvaéz.

Kirchner hizo de todo: gritó, acusó, infundió miedo, apeló a los medios alumbrados y mantenidos a base de publicidad oficial que hasta el último momento no pararon de hacer periodismo basura, descalificó, apeló al fantasma de los noventa, del 2001, cantó la marcha, abandonó la trasnversalidad, la concertación, se convirtió al peronismo con el fanatismo de los conversos, mudó de domicilio entre gallos y media noche, inventó las candidaturas testimoniales, tomó a los intendentes del conurbano de rehenes, repartió plata, anunció obras, salvó empresas con la plata de los jubilados y siguió dibujando las cifras del INDEC. Pero nada lo salvó de la derrota más estruendosa de su vida política, hoy en fase terminal.  La primera consecuencia es la inminente renuncia de Néstor Kirchner a la presidencia del Justicialismo, que quedaría en manos del gobernador Daniel Scioli quien seguiría al frente de Buenos Aires; confirmando el carácter testimonial de su candidatura a diputado.

No fueron sólo dos puntitos en la Provincia de Buenos Aires como dijo en la madrugada de hoy, fueron 7 de cada 10 argentinos que dijeron no. Fue el pueblo que mostró su agotamiento de escuchar todas las tardes los retos de la pareja presidencial desde el atril oficial, que se cansaron que les digan que no hay inflación pero que las cosas no dejan de aumentar y del constante estado de guerra que, como única estrategia política, plantea el matrimonio presidencial y sólo es funcional para cubrir sus propias equivocaciones.

Sin lugar a dudas, el análisis más brutal y contundente provino del ex jefe de gabinete Alberto Fernández, que recomendó que “hay que escuchar a la gente, estas no son encuestas ni los medios son las urnas. Ha habido un mensaje muy claro”. Fernández también adjudicó al conflicto originado por la Resolución 125, parte de las causas de la derrota al decir que esa iniciativa “había abierto un debate enorme que no está resuelto”. Precisamente, en la distribución de los votos a nivel nacional se puede observar claramente que el conflicto con el campo ha tenido mucho que ver con la derrota kirchnerista. Claramente, el país ha quedado en tres sectores muy bien diferenciados. El norte del país donde claramente ganó el kirchnerismo: Misiones, Salta, Jujuy, Formosa, Chaco y Tucumán. En esa zona el conflicto con el campo si bien se hizo sentir, el oficialismo pudo amortiguarlo. Los problemas para el oficialismo claramente están en el centro del país y en los distritos más importantes, donde el efecto del conflicto tuvo un peso específico mucho mayor como en Córdoba, Santa Fé, La Pampa (que si bien ganó el peronismo no está alineado con el kirchnerismo) y el interior de la Provincia de Buenos Aires; el conurbano merece un análisis aparte. Finalmente, el sur del país también le fue esquivo al matrimonio. la derrota más estruendosa es obviamente el triunfo del radical Eduardo Costa en Santa Cruz. En Chubut, donde el gobernador Mario Das Neves, se alzó con una cómoda victoria hay que recordar que el chubutense fue el primero en ensayar la idea del post kirchnerismo. “El justicialismo se tiene que dar un debate, los resultados no son los mejores. Se palpitaba una elección muy dura, pero sobre estos resultados amerita una autocrítica. No ha tenido ni el protagonismo ni la participación que corresponde”. Es claro que Kirchner no lo podrá blandir como un triunfo propio. En San Juan, el gobernador César Gioja retuvo el distrito con el 54, 3 por ciento, fue uno de los pocos oficialismo que salió fortalecido. “Hay que ver qué cosas hicimos bien y qué mal, tratar de coincidir y si no se coincide, hay instrumentos dentro de los partidos políticos que es la elección interna, que no hay que descartarla para nada”, declaró con Gioja. Frente a la inminencia de la renuncia de Kirchner a la presidencia del justicialismo las palabras de ambos gobernadores parecen haber sido más que premonitorias.

En Mendoza el vicepresidente Julio Cobos cosechó los beneficios de su “voto no positivo”, y el actual presidente del bloque de senadores del radicalismo se adjudicó el 50 por ciento de los votos doblando al candidato del Frente para la Victoria. No hay duda que Cleto se ha convertido en un presidenciable, al igual que Carlos Reutemann que le arrebató el primer lugar a Rubén Giustiniani por sólo 1,67% y que tal vez, después de una transición de Scioli el frente del Justicialismo, ocupe ese lugar de cara al 2011.

El conurbano bonaerense donde Kirchner había jugado todas sus chances fue el campo de batalla de la derrota. Es claro que los intendentes que Kirchner había tomado de rehén, a través de las candidaturas testimoniales, le soltaron la mano. Kirchner tenía sus esperanzas cifradas en La Matanza, pero los 10,96 que le sacó a Francisco De Narvaéz revelan una mala elección porque para descontar allí era necesario por lo menos una diferencia de, por lo menos, el doble. En Tigre, territorio del Jefe de Gabinete Sergio Massa, el Frente para la Victoria ganó por poco pero su mujer, Malena, candidata a concejal, se alzó con una victoria cómoda. No pocas fuentes sostienen que la relación entre Kirchner y Massa se terminó de quebrar definitivamente anoche.

Una semana antes de las elecciones, varios asesores de Daniel Scioli le habían comunicado que los intendentes “habían comenzado a aflojar la presión sobre sus punteros y su principal objetivo fue asegurar sus distritos”. Kirchner está furioso con los intendentes porque lo acompañaron al cementerio pero lo dejaron entrar solo. Hicieron lo que mejor saben hacer: mantenerse en el poder y demostraron una vez más que sus lealtades tienen una fortaleza más que volátil. Kirchner se equivocó y pensó que con solo anunciar unas cuantas obras públicas, pronunciar uno o dos discursos diarios era suficiente. Había señales que el kirchnerismo no supo o no quiso leer, como por ejemplo que los intendentes nunca acompañaron a Kirchner en sus caminatas y en las últimas semanas de campaña preferían mantenerse en un segundo plano, mientras anudaban acuerdos con Francisco De Narvaéz. Los intendentes que ayer le soltaron la mano a Kirchner y en los que él había cifrado sus esperanzas, con los mismos a los que Cristina Kirchner acusó de mafiosos en la campaña del 2005. No cabe duda que De Narvaéz fue enhebrando silenciosamente acuerdos con ellos y ahora deberá profundizarlos si quiere convertirse en el próximo gobernador de la provincia.

Néstor Kirchner no tiene otra salida que renunciar a la presidencia del justicialismo, porque de otro modo lo van a renunciar los gobernadores. Cómo explicar la derrota frente a un dirigente que no hace mucho miraba la política de afuera y bien de lejos. Es cierto que De Narvaéz no sólo ganó porque Kirchner perdió, sino por trabajó mucho y con un objetivo claro mientras que el oficialismo pegaba bandazos y se centraba en estrategias más propias de los salteadores de caminos que en los de la genuina competencia política.

En la Ciudad de Buenos Aires, a Mauricio Macri le debe haber quedado un sabor agridulce. Si bien Gabriela Michetti ganó claramente el distrito, no es menos cierto que la diferencia fue mucho menor que lo que se presagiaba. Queda la impresión que en el PRO de la Ciudad pensaron que la campaña iba a ser más fácil de lo que fue. A Michetti le pasó lo mismo que cuando escucha que una película es muy buena y lo escucha tanto que sus expectativas crecen desmedidamente y cuando finalmente uno la ve al final piensa “no era tan buena”. Eso le pasó a la ex vice jefa de gobierno. Por supuesto que esto no implica dejar de lado la excelente campaña que hizo Pino Solanas, que partiendo desde atrás se ubicó en un segundo lugar y por poco no le arrebata la banca a Elisa Carrió; que es la gran derrotada en el distrito.

BARRIONUEVO A FULL

Luis Barrionuevo tuvo un viernes agitado. El gremio que dirige, el de los gastronómicos había decidido un paro el fin de semana largo, pero el ministerio de trabajo dictó la conciliación obligatoria por cinco días. “En marzo se vencieron los convenios que pactamos en marzo y nosotros no tenemos la suerte de ser subsidiados por la secretaría de transporte y por De Vido como sucede con otras organizaciones”, fue el primer disparo de Barrionuevo y tal vez el más liviano durante los quince minutos que duró la entrevista en Contrapunto. “Acá no hay paros políticos, tenemos que negociar permanentemente porque aumentó todo. Aumentó el costo de vida, el tren, el subte y el colectivo por ende es lógico que todos esos incrementos ya le comió a los trabajadores parte del salario pactado. No son paros políticos, son paros justos”.

Luis Barrionuevo es siempre polémico, no esquiva las preguntas y sus respuestas nunca son ambiguas. A lo largo del reportaje dirá que “Duhalde será el próximo jefe del justicialismo bonaerense” y que es el ex presidente quien está detrás del armado del PRO Peronismo, que lleva a Francisco De Narvaéz como primer candidato a diputado. Cree que De Narvaéz le puede ganar a Kirchner pero, casi en un tono paternalista y cargado de ironía, aconseja “que son un poco desprolijos la nueva política de estos tres chicos que están hoy como los nuevos políticos como lo son Macri, Solá y De Narvaéz, a lo mejor les falta experiencia. Han hecho mal las cosas en el armado de las listas, tendrían que tener un mensaje más sano porque hacia abajo en el peronismo no es bien vista esa prolijidad, no cae bien”.

Luis Barrionuevo Primera Parte

La semana pasada Cristina Fernández de Kirchner se refirió a la impugnación de las candidaturas de Néstor Kirchner y Daniel Scioli como un intento de proscripción del peronismo, poniendo en un pie de igualdad una acción amparada por la ley con uno de los momentos oscuros de la historia argentina. Es obvio que no hay relación entre ambas cosas. Barrionuevo dispara: “Los únicos que proscriben son los Kirchner como lo hicieron conmigo en Catamarca con los Castillo, o estás con ellos o te matan esa es la realidad”.

No duda que el peronismo ya comenzó su ritual de sucesión de Néstor Kirchner, que se acelerará luego de las elecciones y a la luz de los resultados. “Hay un mensaje muy fuerte que hubo el día que Kirchner en La Plata fue consagrado como candidato a diputado, donde hubo un solo gobernador, el de Entre Ríos que no tiene el poder político que lo tiene Busti y él no estuvo. Conociendo al peronismo ya está pensando un rearmado del partido después del 29 con reglas de juego claras”. El gastronómico dice que esa fue una señal clara y revela la pérdida de liderazgo de Kirchner en el partido, porque de otro modo todos los gobernadores hubieran estado en el lanzamiento de la candidatura del co presidente.

BARRIONUEVO DIXIT

El Gobierno:El gobierno ya no tiene credibilidad en la gente. Anuncian cosas que ya fueron anunciadas o que no nunca se hacen. Todo es un cuento chino como los U$S 30.000 millones de los chinos que iban a venir”.

Hugo Moyano: “Es socio de socio del matrimonio presidencial, hay una sociedad de hecho entre ellos.

Las Candidaturas Testimoniales: “Son indignas porque sabemos que ni Scioli ni Kirchner van a asumir como diputados y los que van abajo de ellos en esa lista son miserables porque no tienen ningún tipo de representatividad”.

Carlos Reutemann. “Puede ser el sucesor de Kirchner, pero también puede haber tres o cuatro más”.

Felipe Solá: “Ya no está en la foto está Michetti, Macri y De Narvaéz. No sé si es porque resta votos pero lo sacaron del medio. Solá tiene una historia, a De Narvaéz le falta mucho por recorrer”.

Eduardo Duhalde: “Se está preparando para ser el conductor del peronismo de la Provincia de Buenos Aires a partir del 29. Ahora, está apoyando a De Narvaéz en la provincia”.

Luis Barrionuevo Segunda Parte

 

JULIO ES BARBARO

Julio Bárbaro fue interventor del COMFER durante el gobierno de Néstor Kirchner y es un peronista histórico que integró la Cámara de Diputados en 1973 y en el 83. Poseedor de una fina agudiza para desentrañar los pliegues de la política, estuvo en Contrapunto hablando de todo. Sobre Néstor Kirchner dijo que “a la sociedad no le sirve que se candidato” y definió a Francisco De Narvaéz como “un rico aficionado a la política” y dijo que es necesario “recrear el abrazo Perón Balbín” aunque advierte que hoy no hay humor para eso. Si bien reconoce que todavía no sabe quién gana las elecciones “todos sabemos quién pierde” y aventura que a partir del 10 de diciembre el gobierno se verá obligado a consultar al Congreso. Con un poco de humildad Kirchner entraba en el bronce”, dijo Bárbaro sobre su último jefe político de quien dijo que había sido amigo.

Julio Bárbaro en Contrapunto Primera Parte

Como ex interventor del COMFER Bárbaro opinó sobre el proyecto de ley de radiodifusión que impulsa el gobierno. “No puede darse en un momento de confrontación, debe ser fruto de un acuerdo de la mayoría de los sectores políticos y creo que una cámara que se va no puede imponer una ley como ésta que debe ser para perdurar”. Más categórico sobre el espíritu del proyecto, declaró que “desconoce la realidad de los medios, creo que se impuso la opinión teórica de la universidad. Los medios son oposición porque eso es lo que quiere la gente. Si los medios son oficialistas no los escucha nadie, porque tienen que ser la expresión del debate de la sociedad”.

Escuchá la entrevista completa que le hizo Martin a Julio Bárbaro en Contrapunto.

Julio Bárbaro Segunda Parte

Julio Bárbaro Tercera Parte

Julio Bárbaro Cuarta Parte

NESTOR KIRCHNER, ARTISTA EXCLUSIVO DE TELEFE

<\/param><\/embed><\/object><\/div>“;” alt=”” />

Néstor Kirchner apareció calmado frente a las cámaras de Telefé, lejos de la imagen de ese hombre que casi a diario pronuncia discursos de barricada desde algún lugar del conurbano bonaerense. Mantuvo el misterio de su candidatura a diputado, aunque no son pocos que ya la dan por hecho, y dejó entrever que de postularse asumiría su banca. Defendió las candidaturas testimoniales negando que fueran tales y no ahorró elogios para Daniel Scioli y Nacha Guevara. “No es una elección legislativa más”, afirmó el co presidente y explicó que es necesario defender el modelo. Recordó que Carlos Reutemann se postuló en 1995 como candidato a diputado provincial mientras era gobernador para reforzar su proyecto.