Category Archives: Radio América

CONTRAPUNTO INTERFERIDO

El viernes pasado y hoy lunes muchos oyentes nos contaros a través de mails, mensajes telefónicos y SMS que el salía al aire con interferencias. Recibimos mensajes prácticamente desde todos los puntos de la ciudad y también desde algunas zonas de la Provincia de Buenos Aires. Hoy lunes, a los pocos minutos de comenzar, volvieron las interferencias que duraron cerca de 15 minutos. Obviamente, estos episodios resultan por lo menos extraños y daría la impresión que poco tienen que ver con la casualidad, especialmente en el contexto actual. Por esta razón queremos pedirte que nos des una mano, si mientras escuchás Contrapunto percibís que la frecuencia de Radio América es interferida te pedimos que nos escribas un mail a la dirección que habilitamos especialmente. Te pedimos que nos cuentes en qué zona estabas escuchando el programa y la hora en que sucedió la interferencia, esto nos servirá para alertar a los responsables de la radio y hacer las presentaciones correspondientes ante los organismos que correspondan.

 

interferidos@martinpitton.com

LIMPIANDO LA CANCHA

Luego de la discusión que ayer mantuve con Sergio Szpolsky tengo la necesidad de hacer algunas aclaraciones, porque tal vez algunos conceptos hayan quedado un tanto confusos. Sin embargo, antes quiero poner de manifiesto, más allá de las diferencias que tengo con el señor Szpolsky, que valoro mucho su decisión de salir al aire en Contrapunto para confrontar mis argumentos. Obviamente, de acuerdo con la línea que siempre ha tenido el programa, jamás nos hemos negado a otorgar el derecho de réplica de cualquiera que se haya sentido afectado por nuestros dichos. Es una línea que nos hemos trazado y por la que seguiremos transitando.

Uno de los argumentos esgrimidos por Szpolsky a lo largo de la charla, fue mi atraso en el pago del canon que le corresponde a Radio América en virtud del contrato vigente. Es cierto, el atraso existió porque la cadena de pagos en la Argentina está muy resentida, algo que no es ninguna novedad en el actual contexto económico. Mi atraso en los pagos correspondientes no se debió a que por el hecho de ser periodista, creo tener el derecho de no cumplir con mis obligaciones. Hoy, Contrapunto tiene por cobrar cuatro veces más que el atraso de la deuda cancelada en el día de ayer con la radio.

Contrapunto se financia con publicidad, principalmente, de empresas privadas que aunque el gobierno lo quiera negar están atravesando una situación económica complicada porque la Argentina está inmersa en esa situación. Tal vez, sería mucho más fácil depender de la generosa pauta oficial que el gobierno destina a medios y periodistas para que repliquen una y otra vez sus mensajes. A esta altura no hace falta que los mencione porque los ejemplos sobran. Pero nuestra actividad es el periodismo, que no tiene nada que ver con la propaganda ni con las operaciones de prensa. Es más, voy a contar algo que nunca hice público. No tengo nada que ver en la comercialización del programa, el encargado de esa tarea es mi socio. Nunca hablo con un anunciante sobre una pauta publicitaria ni de dinero, porque creemos que eso sería una falta de ética. De la misma manera que mi socio jamás se mete en la línea editorial del programa. Es así de claro, pero no es un camino fácil en un país que está acostumbrado a los vaivenes económicos. Es cierto, hay otras formas de hacerlo, más fácil seguro, pero menos honestas también.

Por supuesto, que el señor Szpolsky no tiene por qué hacerse cargo de mis problemas porque no es mi socio y él debe lidiar con sus propios problemas y no hacerse cargo de los míos. Por eso, cuando me llegó la carta documento reclamándome el pago de la deuda, junto con la otra para dejara mi tarea en Blue –cosa que no creo que haya sido casual- me preocupé en ponerme al día con mis obligaciones. Amigos y familiares me ayudaron el dinero que me faltaba y ayer pude extender el cheque correspondiente. Si hubiera querido martirizarme para no cumplir, disfrazando un reclamo legítimo de DESUP como una afrenta a la libertad de prensa no hubiera pagado. Las cartas documento me llegaron el lunes y esperé hasta el miércoles para mencionar el tema, que fue el tiempo que me llevó juntar el dinero para cancelar la deuda justamente para que nadie pensara que estaba engañando al público encubriendo una situación distinta a la que ayer planteé en el programa. En suma, pagué primero y protesté después. Hacer lo contrario, sí hubiera constituido una acción sospechosa y tal vez reñida con la mala fe.

Aclarado este punto me importa referirme a la otra carta documento, a la que en la que en charla de ayer Sergio Szpolsky trató, a mi juicio, de restarle importancia. Esa carta dice textualmente: “Intimo a usted, a que en el perentorio plazo de cinco (5) días de recibida la presente, cese en su actuación como conductor en la emisora de radio por modulación de frecuencia “BLUE”, conforme a las obligaciones asumidas en la cláusula “SEPTIMA” del contrato de coproducción celebrado con nuestra firma, atento existir coincidencia de horarios de emisión entre DESUP S.A. y el medio radial antes indicado. La presente intimación se cursa de conformidad a lo previsto por la cláusula “DECIMO CUARTA”, del contrato antes referenciado y bajo expreso apercibimiento de declararlo resuelto. Finalmente formulamos reserva de reclamar por vía pertinente los daños y perjuicios que el incumplimiento denunciado irrogó a nuestra firma. Queda usted debidamente notificado”.

La cláusula SEPTIMA del contrato que me liga a DESUP dice: “Durante la vigencia del presente contrato, “EL PRODUCTOR” se compromete a que “EL CONDUCTOR” no actúe como conductor y/o colaborador y/o bajo cualquier otro concepto en ninguna otra emisora de radio, cuando exista coincidencia de horarios de emisión entre “DESUP” y el medio radial. Tampoco podrá hacerlo para emisora de televisión abierta y/o por cable de capital y provincia de Buenos Aires, cuando exista coincidencia de horarios entre “DESUP” y el medio televisivo, y/o del cable”.

Si alguien encuentra la palabra “exclusiva” o “exclusividad” que me avise porque yo lo leí mil veces y no pude. La carta documento sostiene que hay superposición de horarios, pero Sunday Blue se emite los domingos a las 10 de la mañana. En Radio América a esa hora empieza Sin Saco y Sin Corbata, que conduce Claudio Chiaruttini, sin dudas uno de los programas más escuchados de América. Queda claro que no parece una carta muy amistosa. Lo que esa cláusula señala es que no puedo estar en dos medios al mismo tiempo, algo que bien puede hacerse gracias a la tecnología. Por eso es la aclaración que se hace en el mismo punto que dice: “…cuando exista coincidencia de horarios de emisión entre “DESUP” y el medio radial”. Si no existiera esa frase sí habría una exclusividad y no podría trabajar en ninguna otra emisora. Es más, si DESUP hubiese tendido la intención de contratarme en forma exclusiva no hacía falta agregar la aclaración citada, con poner un punto luego de “en ninguna otra emisora de radio” el significado hubiera sido claro . Me parece que alguien se está olvidando de aquel principio de Vélez Sarsfield que establece que los contratos deben interpretarse de buena fe y que está presente en el artículo 1198 del Código Civil. Todo esto me hace recordar a un ejercicio de la facultad, más que a una controversia real. Creo que esta nota debería haberse titulado. “De Puntos y Comas”.

Después de recibir esta carta documento, primer paso legal para rescindir, por mi supuesta culpa, el contrato que me vincula a DESUP y para la posterior acción judicial, es difícil pensar que el señor Szpolsky no quiera entrar conmigo a los tribunales. También me parece extraño que después que DESUP enviara esta intimación, ayer el gerente general de la compañía –tal el cargo que invocó al aire Szpolsky- dijera que ahora yo puedo trabajar en la radio que quiera. Es evidente que hay un cambio de opinión desde que se envió la carta documento –donde el mensaje es “si no cesás en Blue te rescindimos en América- y su postura de ayer. La pregunta es ¿por qué se produjo este cambio de opinión? La respuesta es en mi opinión sencilla: porque yo abrí el programa revelando lo que estaba pasando. Es más, por diversas fuentes llegó a mi conocimiento que a partir del lunes el horario de Contrapunto, iba a ser ocupado por un programa conducido por Horacio Embón (sobre quien no tengo nada para decir) y que no se me iba a permitir la entrada a la emisora. Esta información llegó a mis oídos el lunes, justo el mismo día que recibí ambas cartas documento. El miércoles en el blog Noterodeapie se publicó un posteo titulado Szpolski le saca la roja a Martín Pittón, chau a la precaria “pluralidad”. Por las dudas, aclaro que no tengo nada que ver con ese blog ni siquiera tengo idea quién lo escribe. Lo curioso es que ya en otra oportunidad se había ocupado de mí, vaticinando que había empezado la cuenta regresiva para mi continuidad en Radio América bajo los nuevos accionistas. En ese espacio, el 28 de febrero de este año se publicó: Bomba de tiempo en la nueva Radio AmériKa, y la verdad parece que el tipo no se confundió. Llegué a ese blog por indicación de un colega y luego de leer la nota envié un comentario que fue publicado diciendo que hasta ese momento no tenía idea que hubiera algún fastidio con el programa. Pero bueno, seguro que todo esto debe ser mentira, producto de la casualidad o de una perversa construcción de mi imaginación como consecuencia de provenir de un hogar de padres separados. Es hora de cambiar de terapeuta.

De todos modos, me quedo tranquilo porque Sergio Szpolsky ayer dijo que está de acuerdo con la diversidad de opiniones y “me deja” trabajar en donde quiera.

 

DE FRENTE…SIEMPRE DE FRENTE

Hoy tengo que contarte algo que no tiene que ver con la política, los Kirchner, las elecciones o el dengue, o tal vez sí tenga que ver con todo esto. Hoy tengo que hablarte de este programa, con la misma honestidad que lo hago todos los días sobre todos los temas. Creo que vos te lo merecés, porque estás todos los días del otro lado escuchando, participando, coincidiendo y disintiendo. Los que trabajamos en Contrapunto nos gusta hacer este programa, pero por sobre todas las cosas lo hacemos para vos que tal lo escuchás mientras estás laburando, volviendo para tu casa, comiendo y vaya cuántas otras cosas más. Hoy me siento en la obligación de contarte eso que no sale del otro lado del parlante, pero que igual está pasando.

El lunes pasado, DESUP –que es la sociedad que tiene la concesión de Radio América- me mandó una carta documento intimándome a que en el transcurso de 5 días cese mi labor de conducción en otra radio, bajo el apercibimiento de declarar resuelto el contrato por mi responsabilidad y por si fuera poco reclamarme daños y perjuicios. Según entiendo, DESUP alega una supuesta exclusividad que yo nunca firmé porque desde mi punto de vista es contraria a la libertad de trabajo, pero que tampoco nunca nadie me propuso. Sunday Blue se emite los domingos a las 10 de la mañana, día en que yo no tengo ninguna participación en esta radio, es más es mi tiempo libre, libre es que puedo hacer lo que quiera. ¿Es raro, no? No voy a hablar de ninguna cuestión legal porque ese tema está siendo evaluado por mis abogados, diría innecesariamente dado lo obvio del caso, sólo te quiero contar la situación actual y lo que siento.

Hace casi 10 años que Contrapunto se emite por Radio América, salvo en el 2002 que hicimos la mañana de Radio El Mundo, y nunca se había dado el caso que la empresa propietaria de la licencia me mandara una carta documento. Pero, bueno, siempre hay una primera vez para todo. Estuvimos cuando esta radio era de Eduardo Eurnekian y más tarde cuando la adquirió el grupo CIE. Jamás tuve un entredicho de tal magnitud que se recurriera al envío de una carta documento.

No dejo de preguntarme ¿por qué justo ahora? ¿Qué habré dicho o qué intereses habré tocado para que hoy se genere esta situación?

No puedo convencerme, por más que lo he intentado y he consultado con abogados –de hecho yo mismo estudio derecho, así que algo entiendo- que mi labor en otro medio o más bien mi supuesta exclusividad en esta radio, sea la verdadera causa detrás de la decisión de la empresa de enviarme esta intimación. Perdón, pero sin ánimo de agraviar a nadie yo sospecho, que detrás de esta decisión se esconden otras motivaciones.

No soy precisamente un periodista que simpatice con muchas decisiones del matrimonio Kirchner, por lo que es obvio que nadie podrá decir que soy oficialista, pero tampoco me siento un opositor ni creo que el trabajo de un periodista sea hacer oposición; simplemente soy un periodista que todos los días hace su trabajo con honestidad y fundamentando sus distintas posiciones. Es más, no creo en periodistas oficialistas, opositores, de izquierda y de derecha. Creo que hay periodistas que hacen su trabajo, y que pueden construir una opinión en base a hechos y a su ideología propia. Aunque quiera no puedo decir que no hay dengue en la Argentina, o que las cifras de inflación de Moreno son reales. Esto no es derecha o de izquierda, no es de River o de Boca; son hechos y sobre los hechos construyo mis opiniones siempre.

Creo profundamente en un estado democrático donde existe la libertad de trabajo, la libertad de expresión, el respeto por los derechos humanos y el derecho de publicar nuestras ideas a través de la prensa; derechos que no se deben considerar como una dádiva concedida por la generosidad del gobernante de turno. Estoy cumpliendo con lo que me comprometí frente a las autoridades de esta radio, pero también estoy honrando mi compromiso frente a ustedes.

En una situación cómo ésta, uno se pregunta qué habré dicho que molestó tanto; no para arrepentirse pero sí como un ejercicio de genuina curiosidad. Hoy a la mañana pensaba, si alguien se habrá enojado cuando entrevistamos a la diputada Marcela Rodríguez, a raíz de su intento por evitar que le recortaran las facultades al Auditor General de la Nación, Leandro Despouy. Acordate que en ese momento se conoció un controvertido dictamen que involucraba supuestos sobreprecios de la empresa Electroingeniería, en las obras de tendido eléctrico en el sur. Como te acordarás la difusión de ese dictamen le valió a Nelson Castro ser corrido de Radio Del Plata, adquirida justamente por esa firma. ¿Habrá sido eso? O en el gobierno se habrán enojado, porque dijimos en este programa que desde el ministerio de economía se discrimina el envío de fondos para la lucha contra el dengue, a aquellas provincias que votaron contra la resolución 125 como lo denunció el ministro de salud de la provincia de Corrientes. Audio que podés escuchar en el blog. O la represalia vendrá como consecuencia de mis críticas a Aníbal Fernández, porque en vez de cuidarnos a todos prefiere pelearse con Mauricio Macri, mientras en la calle hay cada vez más paco y asesinatos. O habrá sido nuestro apoyo a la gestión de Manuel Garrido al frente de la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas en su lucha contra la corrupción, o al trabajo de Eduardo Mondino en la Defensoría del Pueblo de la Nación, que le trajo más de un dolor de cabeza al gobierno. También pudo haber sido nuestra posición en favor del campo y en contra de las retenciones móviles, tema en el que el co presidente no pierde oportunidad de hacer tronar el escarmiento sobre aquellos que pensamos diferente. Bueno, la verdad que puede ser cualquier cosa; algunas de éstas, todas éstas y otras más.

Pero lo que me llama más poderosamente la atención, es que cuando las nuevas autoridades se hicieron cargo de esta radio dijeron estar muy orgullosas que Contrapunto fuera parte de la programación de Radio América. Si mal no recuerdo, el viernes 20 de febrero Sergio Szpolsky, que hasta donde tengo entendido es el responsable de Radio América, eligió este programa para presentarse y dijo: “Básicamente era para saludarte, agradecerte que estés en la radio, contarte que para nosotros es un orgullo tener periodistas como vos en esta radio que hemos adquirido en estos últimos días y la verdad es que nosotros ingresamos en el negocio de esta radio por el valor de los periodistas que tiene, periodistas entre los cuales te contás. Con lo cual para nosotros es un orgullo poder mantener la pluralidad de opinión, mantener, mantener la diversidad de voces, que para nosotros es fundamental para el desarrollo de cualquier emprendimiento periodístico”, eso pasó acá y el que hablaba era Sergio Szpolsky. Claro, en un país raro como la Argentina, las cosas son raras.

No es el primer episodio con un periodista. Este gobierno tuvo problemas con Perfil, Víctor Hugo Morales, Nelson Castro y Pepe Eliaschev entre otros. La semana pasada ADEPA emitió un documento muy fuerte donde denuncia el deterioro de la libertad de prensa. Desde hace dos días Kirchner amenaza que si no lo votan a él, el país vuelve al 2001 o todo estalla. Convengamos que en este contexto, no parece ser el momento ideal para andar por ahí haciendo periodismo.

Paradójicamente voy a tomar prestada una frase de Néstor, en varias oportunidades dijo que no había llegado a la Casa de Gobierno para dejar sus convicciones en la puerta. Bueno, yo a esta altura tampoco pienso dejar mis convicciones en la puerta de esta o de cualquier radio, pienso seguir defendiendo aquello en lo que creo y los derechos que tenemos todos a pensar como querramos. Voy a seguir defendiendo mis convicciones y mis derechos.