Un duro revés para la oposición venezolana

El operativo para introducir ayuda humanitaria en Venezuela fracasó. La euforia del concierto organizado por Richard Branson dio paso al desencanto en menos de veinticuatro horas.

Lo que muchos imaginaban como el inicio de la recta final de la dictadura encabezada por Nicolás Maduro y hasta su misma caída se convirtió en un gran signo de interrogación. Los intentos de los camiones de cruzar la frontera en varios puntos con Colombia y Brasil fueron repelidos por el chavismo con gases lacrimógenos. Varios vehículos con ayuda humanitaria fueron quemados. Una escena verdaderamente dantesca en un país hambreado. Maduro mostró su peor cara como declaró el presidente en funciones  Juan Guaidó que anunció que unos sesenta efectivos de las fuerzas armadas habían desertado.

Las imágenes de la destrucción de alimentos y medicamentos demuestra el salvajismo de una dictadura que no le importa su pueblo. 

El presidente colombiano Ivan Duque explicó que la comida y los medicamentos que no pudieron entrar, fueron nuevamente almacenados esperando una oportunidad más propicia para su distribución. Además, dijo que se decidirán los pasos a seguir luego de la cumbre del Grupo Lima el próximo lunes, en la que se prevé la asistencia del vicepresidente norteamericano Mike Pence. De sus palabras se infiere que, por el momento, la estrategia de quebrar el régimen de Maduro a través del ingreso de ayuda humanitaria es un plan que por el momento se encuentra suspendido.

El 23F que muchos imaginaron como la liberación de Venezuela luego de veinte años de chavismo, Nicolás Maduro demostró que tiene pleno control del territorio y que mantiene el control de las fuerzas armadas bolivarianas. Es claro que las deserciones que se produjeron en las últimas horas no han sido suficientes como para inclinar el fiel de la balanza a favor de la oposición. 

Puente binacional Francisco de Paula Santander

No está claro cuáles serán los pasos a seguir por la oposición Venezuela. Ni siquiera se sabe qué hará el presidente encargado Guaidó. Daría la impresión que no sería lo más recomendable su retorno a Venezuela, pero un presidente fuera del territorio que dice gobernar solo demostraría su debilidad. En el caso que volviera se expone muy probablemente a su detención. 

El otro interrogante en esta crisis es qué hará Donald Trump luego del fracaso del 23F. No debe olvidarse que la ayuda humanitaria que llevaban los camiones que los colectivos chavistas incendiaron estaban cargados con mercadería de USAID, la agencia de ayuda de los Estados Unidos. Es un desafío directo, ya no se trata de insultos en un inglés mal pronunciado como parte de un discurso interminable de Maduro. Sin embargo, no es tan sencillo que los Estados Unidos lleven a cabo una acción militar directa y en menos en soledad ya que los colombianos y brasileños han anunciado que no involucrarían en la crisis venezolana a sus fuerzas armadas.

El presidente encargado Juan Guaidó pidió que todas las opciones se mantengan abiertas. Es claro que los pasos a seguir ahora son una incógnita pero la expresión de Guaidó vuelve a incorporar implícitamente la opción militar. Maduro está jaqueado, debilitado pero está presentando una eficaz defensa y ha demostrado que no puedo ser subestimado. Además, demostró que no tiene límites en ejercer su poder y que no será nada fácil sacarlo de Miraflores. La oposición venezolana ahora necesita recalcular sus pasos y articular una nueva estrategia con los países aliados de la región. Incógnitas que tal vez comiencen a despejarse en la próxima cumbre del Grupo de Lima. 

Se Sociable, Compartilo!

    One Comment

    • Norma Cristina Lopez

      Me parece que es una pelicula de terror y me espanta el triste destino de Venezuela.
      Tendrian que unirse todas las fuerzas y ubicar al asesino y alli tirar unos misiles y matarlo.
      Es la unica forma de vencer al Diablo.
      y pido perdon a Dios `por este pensamiento . Pero por el momento muchas pèrsonas mueren de hambre y enfermedades y para este crimen de lesa humanidad hay que emplear tacticas severas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.