Respeto



boudou

Pocas horas antes que Chiquito Romero se convirtiera en un nuevo héroe nacional, el vicepresidente Amado Boudou asumía el rol protagónico de los actos por un nuevo aniversario de la independencia argentina. Cristina Fernández de Kirchner entendió que era una buena oportunidad para que su compañero de fórmula hiciera su presentación en sociedad ya como procesado. Le prestó el atril, los granaderos y los ministros para que lo arropen. Boudou se mostraba pleno, desafiante y no eludió alguna “selfie”. El mismo Boudou que llegó prácticamente a escondidas de una gira inventada y que le pidió al gobierno panameño que le mantuviera a los periodistas alejados. Es consciente que ya no puede contestar ni las inocuas preguntas que surgen de los pseudo periodistas rentados por el gobierno.
la fotoAllí estaba el primer vicepresidente procesado de la Argentina, rindiendo homenaje a aquellos hombres que pusieron los cimientos de un país; soñado para ser potencia y que ciento noventa y ocho años después se convirtió en bochorno. Una vez más, cristina Fernández dobló la apuesta como le gusta hacer; pero esta vez la cachetada fue para todo el pueblo en una verdadera manifestación de desprecio por el voto popular. No fue una demostración de fortaleza, todo lo contario. El vamos por todo ya es historia.
El vicepresidente Amado Boudou hablando en el Día de la Independencia es la demostración de un gobierno en decadencia, débil y con fecha de vencimiento. Esta misma frase es la que escribí en Twitter, entre muchas otras, comentando el hecho político de día; que si no fuera porque la Argentina es finalista del Mundial sería el tema excluyente. A los pocos minutos recibo una respuesta de Alex Freyre, Presidente del Archivo de la Memoria de la Diversidad Sexual; Director Ejecutivo de la Fundación Buenos Aires Sida y kirchnerista, quien en menos de los 140 caracteres permitidos, me señala que “es el vicepresidente. Respeto”. Respeto. Qué palabra. Freyre acierta aunque en un sentido distinto al mío. Amado Boudou arengando desde el atril prestado en el Día de la Independencia, es un tema de respeto más bien de la falta de él. Se traté de humillar a un pueblo. Nada de lo que dijo en su soso discurso importa. En su boca nada es creíble ni serio y mucho menos respetuoso. Amado Boudou está procesado por cohecho pasivo, que en términos de la calle significa haber recibido una coima; con el agravante que según el juez Ariel Lijo lo hizo utilizando su cargo de ministro de economía primero y el de vicepresidente después. Además, es probable que en poco tiempo también termine procesado por enriquecimiento ilícito y por falsificación de documento público. Ese señor era el que le rendía homenaje a los hombres que se congregaron en Tucumán en 1816 para liberarnos de un colonialismo verdadero. Justamente, todo se trata de una cuestión de respeto y Boudou una y otra vez se lo falta al pueblo. Allí también estaban los ministros, esos que siempre están a listos para aplaudir lo que sea y en Tucumán se convirtieron en la prueba que la presidente no le va a soltar la mano a su vice. No sería aventurado pensar que en los próximos días, se filtrarán en off la incomodidad de muchos ellos. Dirán que fueron obligados a hacerlo y tratarán de despegarse de la indigna situación protegidos por la protección que brinda el secreto de las fuentes periodísticas. Sí, volverán a ser los “machos del off the record” como dispara el respetable vicepresidente Amado Boudou.
Tiene razón Alex Freyre se trata de respeto. Se trata del vicepresidente. Ese mismo que le faltó el respeto a los hombres de la Independencia y a los cuarenta millones de argentinos y argentinas desde un atril prestado.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

2 Responses to Respeto

  1. Maria del Carmen Ratti dice:

    Excelente! Muchas Gracias.
    Usted expresa lo que yo siento.

  2. SONIA DURA dice:

    Completamente de acuerdo con tus ideas.
    En cuanto a los ministros, mi opinión es que hay un punto en que la persona con dignidad debe plantarse. Decir: yo de esto no participo; prefiero irme a mi casa y no hacer el jueguito de cara seria y abrazo al final del acto(Rossi y Débora G.) o hacerse el duro en el saludo( Randazo).Tampoco huir a Europa para evitar la foto ( Scioli).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *