UNIENDO LOS PUNTOS



ak

Jobs, el primer biopic sobre Steve Jobs, no es una mala película pero tampoco es buena. Se trata sólo de una película más, es decir algo completamente contrario al espíritu de Jobs y obviamente al de Apple. Es una película que podría estar a la altura de Bill Gates pero nunca de Jobs. No es una película radical como lo era el personaje que trata de retratar y por eso no refleja su espíritu. Es una película mediocre y es el peor homenaje que podía hacérsele a alguien como Steve Jobs.

La actuaciones no son malas. Ashton Kutchner personificando a Steve Jobs es correcto, aunque por momentos los arranques de furia se convierten en poco convincentes. La falla más grave de la película está en el guión, es flojo y se olvida de la esencia del personaje. Tiene muchos cabos sueltos que si no se conoce la historia de Jobs, que es lo mismo que decir la de Apple, quedan muchos vacíos. Así, para entender la película es necesario leer la biografía de Jobs previamente. Pero no porque allí se encuentre más información como generalmente ocurre, sino porque de otra manera no se alcanza a comprender quién fue verdaderamente Steve Jobs.

Básicamente, Jobs recorre la primera parte de la historia del fundador de Apple; desde los inicios de la compañía hasta que vuelve a dirigirla luego del fracaso de John Sculley, el ex CEO de Pepsi. Es una parte importante de la historia pero la explosión de Apple, al convertirse en un fabricante de productos masivos se produce en la segunda etapa de Jobs al frente de la compañía. Eso es justo lo que no está reflejado en la película. En sus inicios, Apple era prácticamente una compañía de nicho con productos muy exclusivos, pero esa etapa fue la que permitió que se sentaran los cimientos para lo que es hoy. A ello hay sumarle dos pilares que Jobs se encargó de construir mientras estuvo ausente de Apple: Next, apenas mencionada en la película y Pixar, directamente ignorada.

Los guionistas parecen no haber visto el memorable discurso que dio Steve Jobs en la Universidad de Stanford. Allí, cuenta tres historias y habla de unir los puntos, que es algo que se logra cuando se tiene una visión retrospectiva de la vida. Justamente eso fue lo que le faltó a Jobs, la película, unir los puntos. Conectar la primera parte de la vida de Jobs con la segunda y cómo sus creaciones cambiaron la forma de acercarse a la tecnología y la revolución que produjo en varias industrias como la música, el cine, la telefonía celular, el retailing y por supuesto la informática.

Jobs no será la única película sabre la vida del fundador de Apple. Aaron Sorkin, creador de éxitos como The West Wing, La Red Social y The Newsroom, está trabajando en un guión basado en la biografía de  Walter Isaacson; la única autorizada y por el momento la mejor. El enfoque de Sorkin será muy distinto a la película protagonizada por Kutcher. Estará estructurada en tres bloques de treinta minutos que narrarán tres momentos cruciales en la vida de Steve Jobs, que reflejarán su personalidad y su visión comercial. Sorkin, que solía hablar a menudo con Jobs por teléfono, es un guionista efectivo y sólido y muy probablemente su film sea bastante más logrado que el anémico Jobs; una película que a Steve Jobs le provocaría uno de sus característicos ataques de ira.

 

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 4,50 out of 5)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *