LA PRESIDENTE NO ENTENDIO EL MENSAJE



cfk

La Presidente Cristina Fernández habló por segunda vez desde la contundente derrota que sufrió el domingo pasado. Se la vió enojada, crispada y con mucha bronca; poniendo en evidencia que el resultado adverso de las urnas caló hondo. Acusó a los medios de ser artífices de su derrota y de desinformar porque no encontró en los diarios los resultados de la Antártida; donde se impuso el Frente para la Victoria. La comparación con Perico en la época del menemismo estalló de inmediato en las redes sociales. Parecía una parodia de la propia Cristina, sólo que no se trataba de Fátima Flóres la que  ocupaba el atril de Tecnópolis.

“Quiero los titulares para discutir, no los suplentes que me ponen en las listas. Yo no soy suplente de nadie, soy presidenta de los 40 millones de argentinos, quiero discutir con la UIA, con los Bancos, con los sindicatos, es un partido para titulares de intereses”, arremetió descalificando a la oposición y apelando como siempre a una conspiración pero también despreció a los millones de argentinos que no votaron al oficialismo. Una vez más la Presidente aplicó el doble standard, el respaldo popular sólo es legítimo cuando los votos los recibe el partido de gobierno.

En su agresivo discurso Fernández de Kirchner también reveló su estrategia de campaña para el segundo capítulo de este proceso electoral: Doblar la apuesta y profundizar el modelo. En definitiva, persistir en el fracaso. La Presidente no mostró ni el más mínimo rasgo de autocrítica y como siempre puso la responsabilidad afuera. Ninguna novedad. Para ella los dirigentes de la oposición son meros gerentes de poderes que se manejan en las sombras y que se propone desenmascarar. Desafortunadamente, la Presidente olvida que los bancos, la UIA y los sindicatos fueron aliados de su gobierno y del de Néstor Kirchner.

Fernàndez de Kirchner se enoja y en definitiva menosprecia a los argentinos que decidieron votar por una opción distinta. En ese modesto e inútil ejercicio cruzado por la bronca, no se pregunta por qué muchos de esos ciudadanos en el 2011 la votaron y fueron los artífices de su reelección. Se equivoca cuando menosprecia al pueblo pensando que los medios manejan a la sociedad. Es un claro síntoma de que Cristina ha comenzado a padecer el sindrome del Pato Rengo, ese fenómeno que sufren los presidentes norteamericanos cuando entran en el final de su segundo mandato. Lisa y llanamente se trata de la pérdida del poder político. No es una novedad en la Argentina, Carlos Menem bien puede dar cuenta de ello. Es una enfermedad que siempre es terminal.

La impotencia que Fernández de Kirchner demostró en su discurso se acrecienta como consecuencia de su propios dichos. Es cierto, ganó en la Antártida pero perdió en la estratégica Provincia de Buenos Aires. Allí puso el cuerpo y fue la verdadera candidata, Martin Insaurralde fue solo un mero actor de reparto. Sería injusto cargarle la responsabilidad de la derrota. Pero además, la Presidente sabe que el domingo también terminó el sueño de la re reelección, al menos por el camino tradicional que marca la Constitución.

La Presidente está dispuesta a morir con las botas puestas, sin dar un paso atrás como recitan, disciplinados, los integrantes de La Cámpora. Sin embargo, los jóvenes militantes no advirtieron que los poderosos intendentes del Conurbano bonaerense nunca se inmolan y mucho menos los sindicalistas. Es por ello que, en ese contexto, las palabras de Hugo Moyano describen con brutal precisión el ocaso que empieza a transitar Cristina Fernández. “Hay olor a cala”, dijo el camionero.

Es probable que los candidatos de la oposición, el equipo de suplentes, hayan celebrado al escuchar sus palabras porque saben que seguirán sumando votos en Octubre.

La Presidente se equivoca pero lo más grave es que planea persistir en los errores que son la causa de su fracaso electoral, los mismos que la hicieron perder cuatro millones de votos en menos de dos años. Es claro que Cristina no entendió el mensaje de las urnas. El pueblo, ese mismo que tantas veces idolatró, es el que ahora le dice que debe corregir el rumbo.

Es paradójico que la Presidente proponga debatir cuando siempre fue ella la que no atrevió a discutir y a ignorar los problemas que requieren soluciones urgentes.

El domingo, con los resultados en la mano, Cristina Fernández se había mostrado más calmada; tal vez porque la derrota y sus consecuencias no se habían dimensionado en su totalidad. En esa ocasión dijo que la relación de fuerzas en el Congreso quedaría más o menos igual que ahora. Hoy es una verdad a medias, porque para hacer un análisis más riguroso habría que tener los resultados de octubre. Pero aun cuando en términos de cantidad de bancas las cosas quedaran igual, habrá que ver si los diputados y senadores del oficialismo siguen siendo soldados de la causa. El senador radical Ernesto Sanz lo dijo claramente en Contrapunto: “El principal cambio en el Congreso provendrá desde dentro del oficialismo”. Es probable que no se equivoque.

La Presidenta fue más violenta en Twitter. No se privó de atacar con una virulencia inusitada a Clarín, Perfil, La Nación e Infobae. Es una clara admisión que el sistema multimediático oficialista carece de toda credibilidad. Pero se equivoca cuando le adjudica a los medios un poder que no tienen. “Tiene una enorme dificultad para asumir lo que pasó”, explica el ex Jefe de Gabinete Alberto Fernández cuando se le pregunta sobre la reacción presidencial. En la red social también se encargó de atacar a Sergio Massa, a quien caracterizó como una nueva versión de Eduardo Duhalde “con carita más joven. Si hasta tiene su “chiche”. Yo me acuerdo. Era Senadora”. No sólo es un ninguneo innecesario a Massa, pero también se trata de una falta de respeto a los tres millones de argentinos que lo votaron. Además, pone en evidencia que la Presidente ya no puede discutir desde las ideas, sólo confronta desde la descalificación y el agravio. Parece que dejó de creer en la política.

El fracaso del domingo es su responsabilidad y es lógico que así sea, es la consecuencia de una cadena de traspiés que tarde o temprano implica pagar un costo político. El fracaso del CEDIN, el cepo cambiario, la inflación alta que no cede, el control de precios, los casos de corrupción, la “democratización” de la justicia, los muertos en tragedias evitables como la de Once, la suba del mínimo no imponible y el General César Milani. Son sólo algunos ejemplos pero hay más. No son los medios los responsables de la victoria de Sergio Massa en la Provincia de Buenos Aires o de Julio Cobos en Mendoza; que fueron los dirigentes de la oposición más votados del país y paradójicamente ambos estuvieron al lado de la Presidente.

La cuestión electoral, en todo caso, es un problema que deberá afrontar el Frente para la Victoria. El verdadero problema es que Cristina Fernández está decidida en seguir adelante con el rumbo que se ha trazado y profundizar el “modelo”, algo que en la actualidad es muy difícil de definir. Pero ello implica persistir en el error y ese camino sólo redundará en agudizar los problemas y, en este caso, los afectados son los cuarenta millones de argentinos.

La Presidente ha decidido doblar la apuesta como una demostración de fortaleza política, pero en rigor de verdad sólo se trata de la confirmación de su debilidad. Todo resultado electoral lleva implícito un mensaje, en este caso se trató de un llamado de atención. Sin embargo, Cristina Fernández de Kirchner ha decidido ignorarlo y ser la principal consumidora de su propio relato.

 

 

 

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *