FAMATINA SOBREVIVE HACIENDO PEÑAS Y FERIAS DE POLLOS



famatina (1)

Ismael Bordagaray es el intendente de Famatina (La Rioja), la localidad que desde hace cinco años resiste el ingreso de la minería. En las últimas horas, el pueblo se acaba de anotar una victoria cuando un juez de feria de Chilecito ordenó suspender la vigencia del convenio firmado en el 2011 por el gobierno provincial y la minera canadiense Osisko, hasta que se cumpla con el inventario que exige la ley nacional de Glaciares.

“Pedimos la aplicación de las leyes nacionales de medio ambiente y de glaciares, también de las leyes provinciales y el juez dictaminó la suspensión de actividades hasta que se dé cumplimiento a lo requerido”, explica Bordagaray en Contrapunto (Fm Identidad 92.1) quien sostiene que el proyecto de Osisko pone en peligro la zona de los glaciares.

Como represalia a  la negativa del pueblo de convalidar el proyecto minero, el gobernador de riojano decidió cortarle el envío de fondos a Famatina desde hace unos seis meses. El intendente afirma que la deuda del gobierno provincial alcanza cerca de los 2 millones de pesos y que hace unos días recibió sólo $ 100.000 cuando se enteraron que Jorge Lanata iba transmitir su programa desde allí. Ante este panorama la pregunta es obvia: ¿Cómo se mantiene el municipio sin el dinero de la provincia? Bordagaray responde: “Desde hace seis meses hacemos peñas, feria de pollos y colectas entre los funcionarios”. Además, consiguen el gas oil que necesitan gracias a las donaciones de algunos vecinos y ahora están sorteando una moto para juntar fondos.

La vendetta declara por Beder Herrera a Famatina es sólo por pedir que se cumplan las leyes nacionales y provinciales, algo que evidentemente en La Rioja cuesta caro. Lo curioso es que el gobernador hizo campaña oponiéndose a la minería pero cuando ganó cambió rápidamente de parecer y al estilo kirchnerista intenta imponer su voluntad con la chequera.

El intendente Bordagaray explica que Osisko ni siquiera tiene domicilio en La Rioja y denuncia que la empresa realizó un trabajo de inteligencia. “Tenían un listado de 60 ciudadanos del departamento en donde nombre figuraba nombre, edad y profesión de cada uno, y al lado algún calificativo como cabecilla de movimiento, posibilidad de compra económica o puntero político”. En las listas de la minera estaba incluido el mismo Bordagaray, todo su gabinete y varios docentes. Según el intendente el objetivo de “las listas negras”, como se las denomina en Famatina, era determinar si se podía comprar voluntades.

Por ahora Beder Herrera no pudo doblegar la voluntad de los más de 5.000 habitantes de Famatina, que sólo esperan que se cumplan las leyes de protección de los glaciares.

Escuchá la entrevista al Intendente Ismael Bordagaray en Contrapunto

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *