MARIOTTO AL GOBIERNO, CRISTINA AL PODER



Mariotto

Es curioso pero sciolistas y mariotistas coinciden en que nadie quiere atentar contra la estabilidad del gobernador Daniel Scioli y que todos están poniendo la mejor de las voluntades para solucionar los problemas de los bonarenses. Claro, pero esto es sólo en público para guardar unas apariencias que cada vez son más difíciles de guardar. A esta altura es un minué que es poco creíble.

El fin de semana el vicegobernador Gabriel Mariotto, en una muestra de apoyo a Scioli, no encontró mejor manera de hacerlo que compararlo con Fernando De la Rúa; que para el imaginario popular es un sinónimo de ineficiencia en la gestión y de debilidad política. No parece un gesto de apoyo muy elocuente del vicegobernador. Horacio Verbitzky, desde su columna del oficialista Página 12, expresó que Scioli, para demostrar que es parte del proyecto nacional y popular que encarna Cristina Fernández de Kirchner, debe presentarse como candidato a diputado en el 2013. Ya no se trata de un candidatura testimonial, como fue el bochorno pergeñado por Néstor Kirchner porque ahora de lo que se trata es que Scioli ofrezca una muestra de lealtad sin condicionamientos, las únicas aceptadas por el cristinismo. Claro que para ello debe renunciar a la gobernación, cargo que ocupará Gabriel Mariotto. A esta altura nadie puede llamar a Julio Cobos destituyente o traidor sin querer caer en el ridículo.

La reunión de la Presidente con la cúpula de la CGT Balcarce, tal como la bautizó Hugo Moyano, es un buen presagio de lo que podría pasar en Buenos Aires si Daniel Scioli diera un paso al costado. No sería aventurado imaginarse que de la noche a la mañana los padecimientos de los bonaerenses desaparecerían como por arte de magia. En suma, aparecería la plata para pagar sueldos, aguinaldos y seguir sin contratiempos con la obra pública. Hay algo que no puede negarse, el cristinismo es explícito y sus mensajes sencillos de entender. Daniel Scioli tiene que renunciar y ya se sabe que una vez que la maquinaria se pone en marcha es difícil detenerla. Los ejemplos sobran pero también hay que decirlo, presionar a la Provincia de Buenos Aires no es lo mismo que presionar a una empresa para que no remita dividendos al exterior o mandarle la AFIP a una inmobiliaria. Es algo mucho más complejo y riesgoso porque puede comenzar un incendio que puede tornarse incontrolable. Además, Daniel Scioli tampoco parece ser demasiado apretable, algo que no se contradice con su condición de ser capaz de absorber enormes dosis de humillación pública; tratamiento que recién han comenzado a administrarle y que será más intensivo a medida que pase el tiempo. No importará si el gobernador continúa aferrado a su estrategia de no confrontación o, si por el contrario, decide transitar otros caminos hoy inimaginables para un hombre de su personalidad.

El verdadero objetivo detrás de la estrategia destituyente del gobierno es la re reelección de Cristina Fernández de Kirchner. Hoy, el bonaerense en términos de imagen y de gestión es la única figura de todo el arco político argentino que puede poner en riesgo el anhelo de “Cristina eterna”. Correrlo a Daniel Scioli de la gobernación o esmerilarlo de tal manera que no tenga chances en la carrera presidencial, es el paso previo a intentar una reforma constitucional que habilite ala Presidente a perpetuarse en el poder. Hoy, con esta composición del Congreso, intentar una reforma constitucional es imposible; se requieren las dos terceras partes de la composición de ambas Cámaras. Pero en el gobierno no son pocos los que ven una última carta para conseguir un tercer periodo de Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones del 2013. En este contexto Daniel Scioli es un obstáculo que hay que remover. En este marco, el esquema es por cierto sencillo: Mariotto al gobierno, Cristina al poder y Daniel Scioli a su casa.

No caben dudas que el gobierno está caminando por una delgada línea. Es posible que pierda el control de la calle con Hugo Moyano en la vereda enfrente, una cuestión para nada menor y que Néstor Kirchner jamás descuidó. Por otra parte, busca destruir al dirigente con mejor imagen en el país, que podría darle la continuidad en el gobierno al peronismo en el poder si los intentos por entronizar a Fernández de Kirchner para un tercer periodo naufragaran. El juego es por demás riesgoso y además no debe olvidarse que el contexto económico no es precisamente favorable. La actividad industrial de la Argentina cayó de Junio a Junio casi un siete por ciento y en el primer semestre de este año se muestra totalmente estancada. Las expectativas económicas son francamente desalentadoras y una gran mayoría de argentinos sostiene que va a estar peor. Sin embargo, Cristina Fernández de Kirchner sigue aferrada al relato basado en los logros obtenidos en el gobierno de su marido que cada vez están más lejanos en el tiempo. De esta manera, el relato de ese país que la Presidente considera el real y no el virtual de los medios independientes irremediablemente se va desgajando. No es el mundo el que se nos cayó encima, es la Argentina la que se está cayendo; pero de eso no se habla.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

One Response to MARIOTTO AL GOBIERNO, CRISTINA AL PODER

  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Argentina: Mariotto al gobierno, Cristina al poder martinpitton.net/2012/07/18/mariotto-al-gobierno-cristina…  por vaargentina hace 5 […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *