REPOSO: ESTAS NOMINADO



reposo(15/Abr/2012) Una vieja ley no escrita muy usada en el peronismo sostiene que “el que saca no pone”. Carlos Menem y Néstor Kirchner la respetaron a rajatabla. Los viejos conocedores del peronismo, explican que se busca mantener un equilibrio de fuerzas evitando que se genere una acumulación de poder que podría tornarse peligrosa si quien saca a funcionario luego elige a su reemplazante.

Amado Boudou fue el primero en décadas en conseguir quebrarla. La denuncia contra el Estudio Righi forzó la renuncia del Procurador General de la Nación y Cristina Fernández de Kirchner nominó en su lugar a Daniel Reposo, el actual titular de la Sigen que llegó a ese cargo en el 2009, gracias a su buena relación con el vicepresidente que con quien se desempeñó como gerente general del Anses.

Paradojas.

La movida de Reposo por Righi encierra dos paradojas. La primera es que un gobierno que reivindica la gestión de Héctor J. Cámpora como un emblema de lo nacional y popular, prácticamente echa a quien fuera ministro y símbolo de esa administración; gracias al discurso inusualmente progresista para la época que dio frente a la Policía Federal. Pero lo más insólito es que su renuncia fue provocada por un ex militante de la UCeDé. Una cuestión que para muchos peronistas piensen que Boudou es una especie de reencarnación de María Julia Alsogaray o de Adelina Dalessio de Viola.

La otra paradoja es lo que encierra la designación de Reposo. El todavía titular de la Sigen, como se ha dicho es amigo de Amado Boudou, pero también tiene muy buenas relaciones con Guillermo Moreno, uno de los principales enemigos del vicepresidente puertas adentro del gobierno. Reposo participó con Moreno en un desembarco violento en una reunión fe directorio de Papel Prensa, donde incluso “El Napia” estuvo forcejeando con un abogado de los accionistas privados de la compañía. Ahí estaba el fiel Reposo oficiando casi de guardaespaldas.

A Moreno se le ha adjudicado el lanzamiento de los Boudou truchos en el Congreso mientras la Presidenta abría las sesiones ordinarias.

Kirchnerismo explícito, Cristinismo brutal.

El kirchnerismo era explícito en sus decisiones, pero el cristinismo parece ser aún brutal. Daniel Reposo fue nominado como reemplazante para ejercer un control más férreo sobre los fiscales y que no vuelvan a suceder actitudes como las de Carlos Rívolo que no pudo ser controlado. El mensaje es explícito y brutal. El senador Miguel Ángel Pichetto da una buena pista sobre esta interpretación, cuando afirma que el juez Rafecas no debió delegar la instrucción de la causa en el fiscal. El jefe de la bancada oficial, al hacer esta afirmación parece poner en evidencia al juez Rafecas, en especial si esto se lo relaciona con el cuestionables intercambios de mensaje de texto entre el magistrado y Ignacio Danuzzo Iturraspe, abogado de José María Núñez Carmona; socio e íntimo amigo de Amado Boudou. ¿Debe entenderse que Rafecas era un juez amigo? A medida que pasan las horas se va descubriendo que el peligro lo constituye Rívolo, que su apellido rima con díscolo pensará más de algún encumbrado funcionario. Algo inadmisible en un gobierno omnipresente.

El curriculum de Daniel Reposo está colgado en el sitio del Ministerio de Justicia. Sin ánimo de desacreditarlo no parece que el candidato del gobierno reúna los requisitos de idoneidad suficientes para ocupar el sillón de Procurador General. Es abogado recibido en la Universidad de Buenos Aires. Prácticamente, hizo toda su carrera en la Sigen, salvo por un pequeño lapso que pasó por la Anses, donde ocupó las gerencias de Prestaciones y de Control Prestacional; en aquellos viejos tiempos que era timoneada por Amado Boudou. Algo curioso: como esta información copó los medios y se dijo que el cargo lo había obtenido gracias a Boudou, en el curriculum aparece que fue propuesto por Claudio Moroni. Sin embargo, la “recomendación” de Moroni no parece ser de las mejores cartas de presentación.

El pasado que me alcanza.

Moroni fue designado al frente de la AFIP cuando Cristina Fernández nombró como reemplazante de Martín Lousteau al frente del Ministerio de Economía a Carlos Fernández. Hasta ese momento, Moroni se desempeñaba en la Anses, a donde había llegado luego de haberse desempeñado como Director General de la Sigen en tiempos de la presidencia de Néstor Kirchner.

En el 2005, el periodista de Página 12 Julio Nudler protagonizó uno de los primeros episodios contra la prensa llevados adelante por el kirchnerismo. Su habitual columna de opinión fue levantada, en ella denunciaba el accionar de Moroni al frente de la Sigen. A raíz del acto de censura, Nudler envió un mail contando el contenido de su columna.

“Su texto denunciaba la designación de Claudio Moroni al frente de la Sindicatura General de la Nación como un acto de grave corrupción, y abundaba en datos sobre la siniestra trayectoria de Moroni, títere del no menos corrupto jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Personalmente (no en tanto periodista) apoyo diversos aspectos de la política de este gobierno, pero veo que su corrupción va en aumento (la designación de Martín Pérez Redrado y Miguel Pesce al frente del Banco Central ha sido otro hecho muy preocupante, además de las exacciones que cometen a diario los ministerios de Roberto Lavagna y Julio De Vido, con total impunidad). Pienso que la única manera de salvar a este gobierno y prevenir otra etapa desgraciada es impedir por todos los medios que siga hundiéndose en la corrupción, como ya es manifiesto. Los fraudes cometidos por Fernández/Moroni son alevosos, y ya puede imaginarse para qué se designa a un delincuente al frente de la Sigen, donde por otro lado permanece la mujer de De Vido, carente de toda idoneidad. La sensación de impunidad de los funcionarios no parece haber menguado. Creo que impedir la publicación de mi nota dista de ser un gesto de apoyo a las políticas valiosas de este gobierno, sino un acto de irresponsable complicidad con los factores que, tarde o temprano, determinarán su hundimiento. Personalmente no haré sin embargo campaña alguna de denuncia contra Página/12 por este episodio -el más extremo aunque no el primero en esta deplorable tendencia- ni daré ninguna entrevista a nadie para hablar de este asunto. Así como no quiero perjudicar a este gobierno sino evitar, con mi modesto aporte, que se suicide, tampoco quiero afectar al diario, que también se está suicidando”.

Las explicaciones de Nudler, fallecido poco después de este episodio,  escritas siete años atrás no pueden estar más vigentes.

Un sillón demasiado grande.

Daniel Reposo no tiene formación de penalista como la que tiene Esteban Righi, algo que es indispensable para ocupar el cargo. Es más nunca trabajó en un estudio y ni siquiera tiene un posgrado en alguna universidad de prestigio. Tampoco cuenta con antecedentes en el Poder Judicial y ni siquiera con publicaciones de importancia. En suma, los antecedentes de Reposo son bastantes modestos como para ocupar un cargo que es el equivalente al de un ministro de la Corte. Sería lógico que el Procurador, al menos reuniera antecedentes de un nivel similar al de los ministros del Alto Tribunal. En este contexto es difícil que Reposo vaya a ser un hombre de consulta para los Supremos.

En este contexto hay que decirlo claramente, Daniel Reposo no está a la altura del cargo para el que fue propuesto. Pero además, esto ocurre no sólo por su módica formación, sino también por su conducta al frente de la Sigen. Por orden de Aníbal Fernández dejó de publicar los dictámenes del organismo en internet, le retaceó o formación a la Auditoría General de la Nación; a tal punto que su titular -Leandro Despouy- lo tuvo que intimar judicialmente. Aprobó la compra por parte de Amado Boudou, en su tiempos como ministro de economía, de diecinueve autos de alta gama sin licitación.

Candidato investigado.

Aunque parezca mentira, Daniel Reposo es investigado por Daniel Rafecas. El juez instruye una causa que busca determinar si le ofreció dinero a un mozo para que cambiara su declaración sobre el violento episodio durante una reunión de Directorio de Papel Prensa.

“El otro día tuve una propuesta de Reposo por plata para que mi declaración sea más leve”, dijo Mario Aníbal Romero, quien había declarado como testigo en el episodio en que Guillermo Moreno habría intercambiado golpes de puño con el abogado José María Soaje Pinto en la reunión de Directorio de Papel Prensa que se llevó a cabo el 14 de Julio de 2010.

Cuando se supo la declaración hecha en Tribunales, Reposo acudió a la típica estrategia del kirchnerismo para estos casos, acusó a los medios de montar una operación. Rafecas absolvió a Reposo pero el fiscal de la causa, Carlos Stornelli, apeló y la Cámara Federal revocó al decisión del juez. Hoy la causa sigue abierta en el juzgado de Rafecas.

No es lógico que una persona que esta siendo investigada por la justicia se convierta en el jefe de los fiscales. No es razonable y el sentido común dice que sólo por eso debería ser excluido como candidato.

La lealtad paga.

No hay que entender demasiado de política para comprender que Reposo se convirtió en el candidato de la Presidente por su lealtad, porque es un soldado del modelo. Eso es todo, no hay más porque lo que se busca es el disciplinamiento de los fiscales y por supuesto la impunidad de vicepresidente.

En el Senado cuentan los votos. Se calcula que el pliego de Reposo se trataría dentro de un mes. Dicen que por ahora los números no le dan al oficialismo y que hay trece senadores indecisos que pertenecen al peronismo no alineado con el Frente para la Victoria. la oposición necesita 25 votos para trabar la designación de Reposo y los radicales sostienen que los tienen. Sin embargo, un mes es mucho tiempo y un lapso suficiente para que el tablero cambie dramáticamente. Algo que podría producirse por presión sobre los gobernadores y también por convenientes ausencias el día de la votación. No hay que olvidar que se requieren dos tercios de los presentes y no del total de la composición de la Cámara para que pliego reciba el acuerdo. Es claro que a medidas que pasen los días la presión aumentara en torno de los senadores! Se multiplicaran las promesas las ofertas de obra pública para sus provincias y, vaya saber,tal vez haya otros ofrecimientos para persuadir a los senadores hoy neutrales. En este marco, la oposición tiene por delante una excelente oportunidad para mostrar que todavía está en el juego.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *