PELOTUDOS



schiaviHebe de Bonafini, con la violencia verbal que la caracteriza, le dijo a Juan Pablo Schiavi que era un pelotudo, a raíz de las desacertadas declaraciones del funcionario sobre la tragedia de Once. Como se recordará, el sucesor de Ricardo Jaime había explicado en una conferencia de prensa en la que no aceptó preguntas –una creación nacional y popular del kirchnerismo- que el número de muertos fue tan alto porque los dos primeros vagones del tren estaban “abarrotados” de pasajeros. “Esto pasa por como somos los argentinos, que nos queremos bajar primero para salir antes o no tomar el colectivo”, explicó Schiavi. Un argumento que parece responsabilizar a los muertos por morirse. No conforme, el funcionario agregó un argumento insólito: “Si esto pasaba ayer hubiera sido mucho menor”. El día anterior, como se recordará, había sido feriado y seguramente el tren transportaría menos pasajeros y, por lo tanto, siempre de acuerdo a su razonamiento se hubieran producido menos víctimas y la tragedia sería menos trágica.

La Real Academia Española le asigna cuatro acepciones a la palabra pelotudo: 1) Que tiene pocas luces o que obra como tal. 2) Que ha llegado a la adolescencia o a la juventud. 3) De gran tamaño. 4) Lerdo, parsimonioso, irresponsable. La primera de las definiciones es la adoptada en Chile, Uruguay y la Argentina. El lector determinará si a Schiavi le cabe el calificativo que le espetó Hebe de Bonafini. En mi opinión Schiavi no es un pelotudo. Los pelotudos somos los argentinos. Sí, los argentinos somos los pelotudos que como un manso rebaño estamos dispuestos a bancarnos cualquier cosa sin decir nada. Somos tan pelotudos que Cristina Fernández de Kirchner, siempre a tiro de cadena nacional, consideró que 51 muertos y más de setecientos heridos no son suficientes para hablarle al país que le dio la reelección. La Presidenta no demostró ni un poco de sensibilidad y ello no es una cuestión ideológica, esa es la falla humana que es peor que la política. ¿Sabés por qué lo puede hacer? Porque sabe que nadie le exige en serio. Porque después de Ricardo Jaime, Norberto Oyarbide y la multiplicación de su fortuna consiguió la reelección con el 54 por ciento.

Juan Pablo Schiavi no es un pelotudo, pero nos trata de pelotudos cuando dice lo que dice y termina echándole la culpa a los muertos por querer bajar rápido para llegar al trabajo. ¿Cuántas veces Schiavi habrá tomado los trenes que controla? Probablemente ninguna. Somos pelotudos cuando el gobierno nos anuncia que se presenta en la causa como querellante, que viene a ser lo mismo que ser víctima después que desoyó las conclusiones de la Auditoría General de la Nación. Hace más de tres años la auditoría llevada a cabo por la AGN estableció: 1) Que TBA no había presentado los Planes de Mantenimiento correspondientes al periodo auditado. 2) Los distintos componentes del sistema de vía presentan un estado deficitario y como paliativo de la situación se restringen las velocidades máximas de circulación. 3) TBA no realiza un mantenimiento adecuado del material rodante. 4) La gestión del concesionario puede caracterizarse como ineficaz, acorde al estado deficitario de conservación que presenta el sistema. 5) El control efectuado por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) con relación a la seguridad y al mantenimiento del material rodante, no se condicen con las metas que TBA y la CNRT se habían propuesto alcanzar. Es interesante señalar sobre este punto que en el 2005, la CNRT firmó la II Carta Compromiso con el Ciudadano a través de la cual el organismo se comprometía a realizar 140 inspecciones; 70 en la Línea Mitre y otras tantas en el ramal Sarmiento. En el 2005 de las 70 inspecciones de seguridad programadas para la Línea Sarmiento, se realizaron 42 mientras que el año siguiente alcanzaron las 64.  Así, se efectuaron sólo 106 inspecciones de seguridad en dos años, cuando debieron llevarse a cabo 140. Ello representa un 75% de las inspecciones programadas, o dicho de otra manera, las metas de inspección comprometidas por la CNRT fueron deficientes en un 25%. Nada se sabe de cuál fue la razón por la que el organismo de control incumplió su II Carta Compromiso con el Ciudadano. Es probable que ni siquiera se haya ensayado una explicación debido a que se verifica la tesis de este artículo: somos tan pelotudos que ningún funcionario perderá su tiempo explicando por qué no cumplió con aquello a lo que se comprometió. 7) Ahora bien, si el punto anterior es grave, lo que sigue es aún mucho peor. En el punto 4.1.3.2 del informe de la AGN puede leerse: “La CNRT no garantiza la adecuada seguridad operativa al no verificar, en todos los casos, las medidas adoptadas por TBA para subsanar las deficiencias observadas, ni tampoco efectúa un seguimiento sobre su evolución”. Es fácil lo que sucede. La Comisión detecta una irregularidad y en ningún caso verifica que TBA la subsane, por lo que la seguridad no está garantizada. Por si a alguien no le quedó claro, la CNRT depende de Schiavi pero en ese entonces pertenecía a Ricardo Jaime y es el organismo encargado de controlar, entre otras cuestiones, la seguridad de los trenes pero sencillamente no lo hace. ¿Tendrá algo que ver esta situación con la estrecha vinculación que unía a los Cirigliano con Jaime? Estrecha a tal punto, que la justicia investiga si Jaime no utilizaba el avión de Cirigliano para sus viajes particulares e inclusive si el empresario directamente no le compró un avión. Probablemente, estaría cansado de tener que prestarle el suyo cada vez que Jaime quería ir a Córdoba o al Brasil.

El titular de la Auditoría General, el radical Leandro Despouy –que el gobierno y una parte del propio radicalismo buscan desplazar del organismo, declaró en Contrapunto por FM Identidad 92.1 que el Estado tiene suficientes causales desde el 2008 para rescindirle el contrato con TBA, a causa de los incumplimientos de la concesionaria. Dicen que por estas horas el gobierno estudia llevar a cabo esta medida. Parece increíble que todavía tengan que estudiar el asunto y que 51 muertos y más de setecientos heridos no sean suficientes. Los tiempos políticos necesariamente tienen que ser mucho más veloces que los de la justicia.

El viernes, Juan Carlos Cena, ex trabajador ferroviario y autor de El Ferrocidio, entrevistado en Contrapunto coincidió con Despouy en cuanto a que el gobierno finalice de inmediato la concesión con TBA. Además, agrego que “no hay ninguna diferencia entre la gestión de Schiavi y la de Jaime. Schiavi tiene una torpeza militante. Todos los que está debajo de Schiavi son los mismos funcionarios que están hace años”. Cena fue bastante más elegante que Bonafini a la hora de calificar al Secretario de Transportes, aunque parece que su gestión y la de Jaime se diferenciarían muy poco.  Además, Cena aportó otro dato que fue confirmado más tarde. “El tren no tenía aire en los cilindros de frenos. El maquinista no lo pudo frenar y además el tren venia cargadísimo. Estaban todos los compresores parados y sin funcionar. El maquinista estuvo hasta último momento como un capitán de barco”. Más tarde, Marcos Córdoba, el motorman del tren, declaró a la justicia que una estación antes de llegar a Once se dio cuenta que no tenía frenos y avisó pero le respondieron que siguiera. Exactamente lo mismo que declaró Cena en Contrapunto en horas de la mañana. Si los peritos designados por el juez confirman los dichos del maquinista, las causas del accidente se deberían a la falta de mantenimiento, que no es otra cosa que lo que la AGN veía denunciando desde hacía cuatro años. Entonces, llegamos a la triste conclusión que la tragedia pudo haberse evitado si se tomabas las medidas a tiempo y ello tiene relación directa con la falta de control por parte del Estado, que ahora con un nivel de cinismo que alarma se presenta en la causa como querellante. Para que quede claro, el gobierno pretende convertirse en víctima cuando es uno de los responsables del siniestro y por lo tanto el juez podría sospechar que si fuera aceptado como querellante podría entorpecer la investigación. No es un planteo aventurado, no debe olvidarse que desde el gobierno se dejó deslizar que la causa de la tragedia se debió a una falla humana y casualmente Roque Cirigliano, el responsable de mantenimiento y primo de Mario y Claudio, dijo lo mismo.

El viernes en Contrapunto también habló Horacio Caminos, que ocupa el cargo de Secretario de Prensa de La Fraternidad, el gremio que aglutina a los maquinistas. Lo primero que podría pensarse es que caminos defendería a su afiliado Marcos Córdoba. No fue así. Caminos dijo: “No voy a hablar hasta que no estén las pericias… como en todos los accidentes hay dos factores: uno humano, otro técnico o ambos. Pero hasta que los peritos no se expidan es apresurado aventurar cualquier cosa”. No parece ser un dirigente que le ponga el hombro a un afiliado que en ese momento estaba en terapia intensiva y sorpresivamente Caminos declaró que “hoy no es seguro viajar en tren” y que “el maquinista sale con trenes en mal estado por las presiones laborales”. La acusación del dirigente de La Fraternidad es muy grave, sin embargo a esa altura visiblemente molesto por el cariz que había tomado el reportaje, dijo que los paros no se hacen por estas cosas. Queda claro que el gremio no protege ni siquiera la seguridad de sus propios afiliados. Caminos perdió la paciencia y luego de acusar a este periodista de tener poco vuelo intelectual cortó abruptamente la comunicación. Por las dudas, Caminos no es ningún pelotudo. Consultado por esta extraña actitud del sindicalista, Juan Carlos Cena afirma que “Caminos tiene intereses creados él y toda la burocracia sindical. Desde La Fraternidad no sacaron ningún comunicado, hay un silencio sospechoso de los sindicatos”.

El subsecretario de Transporte Ferroviario se llama Guillermo Antonio Luna y según Néstor Pitrola del Partido Obrero, integra el directorio de empresas tercerizadas ferroviarias y es socio de José Pedraza, acusado de ser el autor intelectual del asesinato de Mariano Ferreyra. Luna, según el curriculum publicado por la Secretaría de Transportes, también ocupa el cargo de  Secretario de Política Ferroviaria del Consejo Directivo del Sindicato La Fraternidad. Sí, el mismo gremio al que pertenece Caminos. Luna se convirtió en Subsecretario en 2006 y llegó al cargo de la mano de Ricardo Jaime. Así, se confirma lo que dijo Cena en Contrapunto sobre que no hay ninguna diferencia entre la gestión de Juan Pablo Schiavi y la de Jaime. La página web de la Secretaría de Transportes afirma que la subsecretaría a cargo de Luna “interviene en la elaboración, ejecución y control de las políticas, planes y programas referidos al transporte ferroviario, de carga y de pasajeros en todo el territorio nacional. También asiste en la supervisión respecto del funcionamiento de las empresas ferroviarias de cuyo capital social el Estado Nacional tiene participación accionaria”. Parece que Luna no habría cumplido demasiado bien con su trabajo. Aclaro algo, Luna no es ningún pelotudo tampoco. Un detalle, Luna ostentaba el mismo cargo cuando la AGN emitió el duro dictamen sobre la Línea Sarmiento.

Cristina Fernández de Kirchner no habló en público. Ni siquiera una palabra de aliento para los familiares de las víctimas y los heridos, mostrando una falta de sensibilidad pocas veces vista. El 54 por ciento no da derecho a ser menos humana con el pueblo, pero en un punto esta sociedad se merece ser tratada así porque no exige, ni es capaz de mirar más allá de las cuotas del plasma. Los pelotudos somos nosotros.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

6 Responses to PELOTUDOS

  1. Anonymous dice:

    Tienen un profundo desprecio por nosotros, pueblo. Los que nos gobiernan y los complices “opositores”, porque ya sabemos que el que calla otorga. Para que mejorar trenes u otros servicios publicos? si solo lo usan negros,asi piensan estos descerebrados a quienes pagamos sueldos exorbitantes.Ahora todos nos tranformamos en “negros”, Ellos con sus trajes Armani, me recuerdan a los cantores de tango que en casa estan en chancleta y camiseta y en publico de etiqueta. No se dan cuenta que contabilizamos mas muertos por dia que en Medio Oriente?. Cierto, Dios esta en todos lados pero atiende en la Argentina,eso me decian mis amigos de Arizona (EEUU) porque no se explicaban como podiamos vivir asi. Pero esta vez Dios se canso de atender en Argentina y6 nos hizo un guiño para recapacitar.Sseguiremos “festejando” loas “vivezas” de Oyarbide?, o la ignorancia de la “sra”? LO unico que sew es que somos un pueblo de neuroticos, nos tranformaron en neuroticos…
    Elda

  2. Me gusto tu entrada!. Y comparto tu opinión!.

    Sinceramente el Silencio mismo que guarda este gobierno y su actitud de presentarse como Querella (como Quiere Ella) y ahora que hablaban de intervenir TBA, demuestra que lo único que intentan hacer es cubrirse ellos mismos.

    A mi me encantaría que Juzguen a Funcionarios Responsables de la Tragedia, por el simple hecho que tienen la obligación de controlar, y no tienen excusa alguna de decir que son victimas de TBA. Además si remueven Funcionarios, tenemos la (poca) esperanza de que su sucesor tenga un mejor desempeño: que trabaje para 40.000.000 de Argentinos.

    Y espero que esto los Seguidores incondicionales del Gobierno, no lo ubiquen dentro de la categoria de Atacar las Instituciones, sino que lo ubiquen una vez en la vida en MEJORAR LAS INSTITUCIONES.

    Saludos!

  3. DoraG dice:

    No puedo dejar de acordar con la nota. Me siento enferma, no me creo una pelotuda, ni creo que somos un pueblo de pelotudos. Pienso que somos irresponsables a la hora de votar tanto como a la hora de manejar, sea un auto, un micro o un tren. Somos un pueblo irresponsable, como si fuéramos adolescentes aún y nos manejamos a fuerza de impulsos, no de cerebro. Los K quedarán en el historia y el pueblo en el olvido, como siempre.
    Dora

  4. Axel dice:

    Lo peor de todo, es que un tipo como Schiavi no tiene la mínima capacidad para ejercer un cargo como el que tiene. Es una irresponsabilidad tanto de él como del que lo designó.
    ¿Tendremos más Schiavis en otros sectores?

  5. Pedro dice:

    Totalmente de acuerdo don la nota. Nosotros, el pueblo que mayoritariamente la votó para que vuelva a ser presidente (así con minúsculas)es en parte responsable de la inoperancia, la corrupción y el maltrato. Y, aunque no la haya votado, me incluyo porque a mí también -como al 46% que no la eligió- nos gobierna Ella y su séquito de adulones, burdos aplaudidores en los actos cuyo único objetivo es no perder el cargo…y los privilegios que éste acarrea. Sujetos capaces de volteretas ideológicas de todo tipo (Boudou, Etchegaray y Massita ex Ucede, Aníbal es duhaldista portador sano, Parrilli, Pichetto senadores menemistas, Garré frepasista, Giorgi ex Alianza, etc, etc, carentes de vocación pública, se ocupación por el servicio al pueblo que les paga. No nos engañemos, no somos inocentes. Nosotros premiamos a los corruptos. Ya pasó con Menem _al que, por vergüenza pocos admitían haber votado- y hoy pasa con CFK. Sólo reaccionamos cuando nos tocan el bolsillo. Ahota hay que hacerse cargo, a ver si aprendemos alguna vez. Pedro

  6. ¿Sabés que también me siento un pelotudo cuando con mi camarita de fotos voy a las estaciones a filmar o fotear trenes sabiendo que los policías me van a echar o a detener por hacer algo “ilegal” (mientras en los furgones se fuman hasta las cáscaras de pintura que rayan). Bueno, pero al menos eso me sirvió a mí y a otros loquitos pelotudos como yo para compilar esta serie de videos que demuestra que los que nos tratan de pelotudazos nunca jamás hicieron una cofa por nuestros ferrocarriles: http://goo.gl/c7cMW.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *