DEBATIENDO EL CASO ZAFFARONI



rizzo2Frente a la polémica desatada por el descubrimiento de seis prostíbulos que funcionaban en departamentos propiedad del juez de la Corte Eugenio Zaffaroni, el debate comenzó a crecer y, como suele pasar en estas situaciones, se estableció una línea entre aquellos que sostienen que debe renunciar y otras que argumentan que no hay existe ninguna causa para que abandone su cargo. Incluso, hay quienes van más allá y ensayan una teoría conspirativa que busca dañar la imagen de la Cristina Fernández de Kirchner, por la cercanía del prestigioso jurista con el gobierno.

El Dr. Jorge Rizzo fue Presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal en dos oportunidades, y sostiene que hasta el momento no hay razón por la cual Zaffaroni deba abandonar su cargo en el más Alto Tribunal del país. La visión del doctor Rizzo es que hay muchos intereses creados en torno de la cuestión, entre las que enumera desde la postura en materia penal del jurista hasta la envidia de los abogados. Además, recalca que el juez no cometió ningún delito ni tampoco se encuentra incurso en alguna de las causales previstas para un juicio político.

En un intenso intercambio de ideas con este periodista en el programa Contrapunto, Rizzo defendió la permanencia del cuestionado magistrado en la Corte. Escuchá el debate.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

2 Responses to DEBATIENDO EL CASO ZAFFARONI

  1. Anonymous dice:

    Martín: Lo de Rizzo hoy revela una forma de pensar. Por algo Rizzo fue 2 veces presidente del Colegio. Acá creo el problema es el origen. Admitimos que Alfonsin y Menem subieran los miembros. Admitimos los juicios políticos para sacarnos de encima a la “mayoria automatica” aun juzgando por el contenido de los fallos, como con Moliné. La SCJ es cualquier cosa, y no importa que sean buenos o malos juristas, lo que importa es que aceptamos que cada gobierno nombre la suya.

  2. Cristian dice:

    Pobre debate. Deja todas mis dudas en pie.

    Concretamente ¿Qué debería haber hecho Zaffaroni y no hizo, para enterarse de lo que sus inquilinos hacían en sus departamentos sin violar la privacidad de los mismos?

    Y si se hubiera enterado (y suponiendo que solo se ejercía la prostitución) ¿con qué argumentos puede incumplir los contratos? Además, si hubiera desalojado a sus inquilinas por ejercer la prostitución, que no está penado ¿no se lo podría acusar de discriminatorio hacia las prostitutas? ¿No tendríamos derecho a preguntarnos cómo un juez de la S. Corte puede negarle el alquiler a una mujer por ejercer la prostitución? Claro, tal vez el problema sea ejercer en el departamento. Pero ¿Negaríamos a un escritor ejercer (escribir libros) en un ddepartamento alquilado? Las dos actividades son lícitas.
    Si una mujer debe elegir entre prostituirse o condenar al hambre a sus hijos ¿Cuál de las dos elecciones está más reñida con la moral y las buenas costumbres? Además ¿Qué moral? ¿La de quién? ¿Dónde está escrita? Y ¿Cuáles son las costumbres buenas y las malas? ¿Dónde está establecido?

    Realmente se poco de leyes, pero tengo todas estas dudas.

    Y, con todas estas ignorancias (que no ha resuelto el debate con Rizzo) sigo sin ver razones para que se vaya.

    Además, me cuesta encontrar en los medios un debate profundo sobre este asunto.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *