LA DESPEDIDA DE UN MILITANTE



VHB_1798Los restos de Néstor Kirchner ya están en Santa Cruz, después de un prolongado velatorio en el que miles y miles de argentinos despidieron a un militante como al mismo ex Presidente le gustaba definirse. Fue una despedida larga y conmovedora sobre la que es conveniente hacer un análisis.

Más allá de la opinión que se pueda tener sobre Cristina Fernández de Kirchner, la escena de la Presidenta al lado del féretro de su marido fue sobrecogedora. Flanqueada por sus dos hijos la Presidenta mostró una gran entereza durante las interminables horas que recibió el calor y el apoyo de la gente que fueron hasta la Casa de Gobierno. Es sólo una lectura humana pero también puede hacerse una lectura política porque Cristina Fernández no es una viuda cualquiera es la Presidenta de la Nación y sabe que tiene que mostrar fortaleza porque todavía tienen que gobernar trece meses más.

El velatorio de Kirchner también mostró la pintura brutal de una Argentina fracturada. Varios militantes agredieron a Fernando Bravo y a Alfredo Leuco, pintaron con aerosol la entrada de radio Continental y entonaron cánticos contra Héctor Magnetto, el Grupo Clarín, Julio Cobos y Eduardo Duhalde. Por su parte, los anti kirchneristas también hicieron lo suyo. Muchos se burlaron de la muerte de Kirchner, olvidando que ante todo era un ser humano y que fueron los mismos argentinos los que no sólo lo convirtieron en Presidente, sino que además convalidaron esa gestión convirtiendo a su mujer en la su sucesora. Hubo muchos que en los medios dejaban mensajes sobre por qué Kirchner había sido velado con el féretro cerrado, como tratando de sembrar una sospecha sobre si efectivamente el ex Presidente había muerto o todo se trataba de una estratagema conspirativa. Unos y otros terminaron siendo lo mismo. No fueron capaces de acordar una tregua por cuarenta y ocho horas. Unos y otros son sectarios y funcionales a esa fractura que el mismo Kirchner siempre alentó. Son posiciones extremas, anacrónicas pero desafortunadamente demasiado comunes en un país que desde hace doscientos años venera el antagonismo. Kirchner contribuyó a profundizar los antagonismos de la Argentina, por eso unos lo lloraron y otros hasta se alegraron con su muerte pero ambos mostraron su resentimiento; que claramente termina siendo funcional a un país que se resiste a cambiar un paradigma que lo mantiene en el atraso.

La fractura no sólo se vio en las bases también quedó plasmada a nivel institucional. la Presidenta instruyó a Aníbal Fernández que les hiciera saber a Duhalde y a Cobos que no serían bien recibidos en la capilla ardiente. Tampoco estuvieron ni Carlos Menem, Fernando de la Rúa, ningún presidente constitucional se despidió de Néstor Kirchner; ni la Presidenta quiso recibir a ningún dirigente de la oposición. Es la lógica del kirchnerismo, sólo se admitió a los que piensan igual a los sostenedores del pensamiento uniforme. Pero qué duda cabe, Néstor Kirchner lo hubiera querido así. Era el momento para que estuvieran presentes los ex presidentes de la Argentina y todos los líderes políticos del país, parece que esa es una foto imposible. El kirchnerismo es tabicado, aislado y encerrado siempre en sí mismo. La Presidenta ignoró a la oposición. Fue la contracara de la presencia de los ocho presidentes de latinoamericanos que llegaron a despedirse del secretario general de la UNASUR, lo que demuestra que a nivel regional Kirchner tenía un planteo sólido y reconocido por sus colegas. Así, lo hizo saber el mandatario colombiano Manuel Santos cuando recordó la intervención de Néstor Kirchner para que su país y Venezuela pudieran retomar las relaciones diplomáticas. No es un dato menor que Lula haya suspendido su participación en el cierre de campaña de Dilma Rousseff para llegar hasta Buenos Aires a despedir a su ex colega y confundirse en un emotivo abrazo con Cristina Fernández.

Hubo cientos de miles de personas que quisieron decirle adiós a su líder. Esta vez no fueron llevados a un acto por “el pancho y la Coca”. Espontáneamente coparon la Plaza de Mayo y esperaron largas horas para despedirse de Kirchner. Es un dato potente, importante y que la oposición debe estar tomando nota. Es cierto que no se trataba de la mayoría de los argentinos, pero tampoco se podría afirmar con justeza que no fue una demostración importante de lo que representaba Néstor Kirchner para una porción importante de la sociedad. Negar esto es ignorar parte de la realidad y se cometería el mismo error del gobierno cuando actúa como si aquellos que piensan distinto no existieran.

En la Casa de Gobierno se despidió a un ex presidente, uno de los más importantes y controvertidos de la historia contemporánea de la Argentina, pero para decenas de miles de argentinos se fue un militante que se llamaba Néstor.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

5 Responses to LA DESPEDIDA DE UN MILITANTE

  1. Any dice:

    Comparto casi todo lo que decís, pero no olvidemos que fue elegido presidente con el voto de un poco más de 4 millones del padrón. Y eso no es la mayoría. Tuvo pocos aciertos y gobernó sólo para obtener poder; las necesidades del pueblo quedaron atrás, demagogia aparte. Político, en el buen sentido, es aquél que cumple con las funciones que su cargo le depara y no creo que lo haya hecho como corresponde.

  2. Gladys dice:

    Realmente hablás en serio cuando decís que “era humano” ???????

  3. Gladys dice:

    Tenés razón… no fueron por el pancho y la coca.

    Fueron por el chori y el vino !!

  4. Cristian dice:

    Nestor Kirchner será recordado por la historia como un gran presidente, porque debió afrontar un período muy negro de la historia argentina y logró sacarnos de ese infierno.
    Las características de su personalidad que hoy le criticamos, su obsecación y empecinamiento, su naturaleza intransigente y confrontativa, su hostigamiento crónico para con los que están en la otra vereda en todo conflicto de intereses, son las mismas que sirvieron para plantarse frente a un mundo acreedor que intentaba comerse aún los huesitos del cadaver y salir adelante con la reestructuración de la deuda argentina.

    Pero es así, un país necesita hombres distintos en tiempos distintos. Y todos necesitan ejercer el poder para poder hacer.
    Y lamentablemente, en ese ambiente putrefacto que reina en la política, el poder es el dinero, entonces veremos a un de la Rua comprantdo votos en el Congreso, a un Kirchner chantajeando gobernadores con los fondos de coparticipación y cerrando filas con lo peor del sindicalismo, o a un Menem… bueh, que decir.

    Estoy convencido que hoy Argentina necesita un lider muy distinto a Nestor Kircher, pero ayer, cuando Nestor Kirchner fue presidente, necesitabamos uno más o menos así.

    Saludos.

  5. Gustavo d Villa d Parque dice:

    Hola Martín:
    Excelente tú nota; y los comentarios de tus lectores buenísimos todos, a pesar de tener miradas distintas todos tienen mucho de razón.
    Es que, podría generar algo diferente… el ex presidente, más que adhesiones o rechazos, si es lo que sembró en su vida política.
    Cuando asumió Kirchner los periodistas se preguntaban si podía llegar a buen puerto una gestión encabezada por una persona sin carácter, torpe, con pocos antecedentes, solamente con el ejercicio de haber sido intendente y gobernador de Santa Cruz, una provincia tan lejana….
    Yo creía eso, los periodistas también (los escuche y leí), cuando entrevistaban a los colaboradores de N. K., estos les respondían, esperen un poquito ya lo van a conocer.
    Una persona desgarbada, que usaba el saco desabrochado, que escribía con una Bic, que no iba a reuniones sociales, se acuerdan… que podría hacer ??
    Memoro que, personas mayores a mi me decían que se venían los Montoneros, no les creí…
    Que sorpresita nos dio !!!
    Hasta Alfredo Leuco, recuerdo, lo alababa en los comienzos de su presidencia.
    También es cierto que el trabajo sucio ya lo había hecho Duhalde y que la situación internacional era favorable a la Argentina.
    Es que estábamos, tan pero tan mal, que necesitábamos un “papá”, le firmamos un cheque en blanco, y el tipo se aprovechó.
    Respecto de las personas que fueron a los funerales, fueron multitud sin dudar, pero muchas fueron movilizadas, yo personalmente vi, centenares de micros estacionados a muchas cuadras a la redonda, y la mayoría iban con vestimentas y cotillón partidario.
    Cuando el cortejo se alejo de la Casa Rosada, había pocas personas en las calles en el trayecto hasta Aeroparque, por ej. la Av. Libertador fue cortada en una sola mano.
    Ahora, todo depende de cómo mueva los hilos CFK.
    Espero que los partidos de oposición se pongan los pantalones largos, ayuden a este fin de mandato y se preparen para asumir, gobernar y gestionar para TODOS los Argentinos.
    De lo contrario tendremos mamá Cristina para rato.
    Afectuosos saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *