TODOS PARA UNO



peronismo disidente La foto de los dirigentes del Peronismo Disidente es, sin dudas, el hecho político más potente de las últimas semanas. Hasta ahora era un grupo de dirigentes que habían demostrado cierta coordinación en la tarea legislativa, pero que básicamente seguían operando como figuras aisladas y faltos de una estrategia común. Eso cambio cuando anunciaron que todos se van a encolumnar detrás de una candidatura, siguiendo el viejo precepto peronista que el que gana conduce y el que pierde acompaña. No los une el espanto como dijeron muchos sino el poder. Primero buscarán arrebatarle a Néstor Kirchner el partido, y después el país.

Un tema que deberán decidir es si van por adentro de la estructura del PJ disputando internas con Kirchner o lo hacen por afuera como tempranamente había anunciado Felipe Solá. En este sentido hay un corriente mayoritaria dentro de ese grupo que se inclina por lo segundo. Buscan vaciarle la interna a Kirchner y que gane contra nadie, incluso Francisco de Narvaéz comenzó a cambiar de opinión. Su principal operador político, el diputado Gustavo Ferrari ya no es tan categórico cuando se lo pregunta sobre esto. Ahora dice que hay que evaluar las reglas de juego y las garantías para ir a un interna por dentro del partido. En los últimos días, Kirchner ha emitido señales que dará garantías, incluso propone que la junta electoral la maneje un dirigente del prestigio de Antonio Cafiero. Pero nadie confía en Kirchner y lo más probable es que el peronismo disidente termine armando su propia estructura por fuera del PJ. Dicen que Eduardo Duhalde, al igual que De Narvaéz, también está cambiando su postura en este sentido. Además, habría otro inconveniente, aun si el peronismo anti K ganara esa hipotética interna, las listas a candidatos a diputados y senadores terminarían sembradas de postulantes del kirchnerismo. Algo que para muchos es inadmisibles, especialmente para aquellos que no dudaran en iniciar una caza de brujas una vez que el kirchnerismo pierda el poder, como se acostumbra en peronismo.

Jorge Busti en Contrapunto (FM Identidad 92.1)

 La foto también es una señal muy fuerte para aquellos que son “recuperables”, como denomina una fuente del peronismo anti K a los dirigentes que están a disgusto dentro del kirchnerismo y que permanecen allí porque necesita de la chequera oficial para seguir gobernando. Qué duda cabe que la foto también encierra un mensaje particular hacia Daniel Scioli. Más tarde o más temprano el gobernador, que por ahora está alineado en el redil K, deberá tomar una determinación. A nadie le escapa que en la Provincia de Buenos Aires se libra siempre la madre de todas las batallas. Pero Scioli también espera y quiere ver cuál es el efecto de esa foto, por ejemplo si empieza a generar inquietud dentro de las filas de los intendentes del Conurbano. Si es sólo una foto o sus efectos se expanden como una gota que cae en el agua formando añillos concéntricos que se van expandiendo.

Por supuesto, no todo es paz y armonía dentro de los anti K. No fue fácil armar la foto y así y todo hay quienes sostienen que Francisco de Narvaéz prefirió sacarse otro en el despacho de Carlos Reutemann para no cruzarse con Felipe Solá. Sin embargo, en el peronismo siempre triunfa el pragmatismo y las ansias de poder y un problema de cartel no va a interferir en el objetivo principal que persiguen que es la desaparición del kirchnerismo. Es cierto que todavía quedan muchos interrogantes por despejar. El principal cómo será elegida la fórmula y si correrán por adentro o por afuera, hasta ahora esta última alternativa es la que más posibilidades tiene; especialmente si no consiguen una reforma a la ley de reforma política que fue aprobada a instancias del oficialismo y que hasta el momento no ha sido reglamentada. Los anti K no se cansan de afirmar que la norma constituye una verdadera trampa que le permitirá a Kirchner seguir manteniendo el poder adentro y afuera del partido.

El nombre de Mauricio Macri están en boca de todos los analistas y de todos los periodistas. En el PRO sueñan con que el Jefe de Gobierno se convierta en el candidato del peronismo disidente, pero Mario Das Neves, Felipe Solá y Jorge Busti entre otros no se conforman con ser la pata peronista de Macri. Busti dijo que Macri es el referente de otro partido y mientras sea así no hay para él lugar en la foto, declaró el ex gobernador entrerriano en Contrapunto en una entrevista que la podés escuchar en este posteo. Sin embargo, el peronismo disidente no excluye la posibilidad que Macri pueda sumarse a sus filas. Varios de sus dirigentes quieren que Macri dispute la reelección en la Ciudad, donde saben que es un distrito que siempre les fue esquivo y no tienen referente. De esta manera, el PRO se convertiría en la pata macrista del peronismo federal. Ramón Puerta sigue siendo el nexo entre unos y otros. Por ahora, Macri seguirá recorriendo el país armando el PRO a nivel nacional; cree que tarde o temprano lo vendrán a buscar. Francisco de Narvaéz seguirá enarbolando, pero cada vez más tímidamente su candidatura presidencial aunque sabe que será difícil que la Corte lo autorice a competir en una presidencial por haber nacido en Colombia. Al parecer su destino político está en la Provincia de Buenos Aires.

Eduardo Duhalde sigue haciendo recorriendo la provincia y haciendo reuniones. Estudia las encuestas con la obsesión de siempre y se entusiasma cuando ve que su imagen negativa se reduce. Una y otra vez dirá que si hay otro mejor él se bajará de la candidatura, pero quiere ser el verdugo de Néstor Kirchner y quiere llegar a la presidencia esta vez con los votos.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *