PARA DEFENDERTE MEJOR



pierini La tapa del diario Crítica del domingo revelaba ese tipo de contradicciones brutales que la Argentina suele ofrecer. La nota principal muestra a un adolescente chaqueño de 17 años, postrado en una cama y desnutrido: sólo pesa 17,5  kilos. La expectativa de vida en el Chaco es siete años menor que en la del resto del país. Para que se entienda, esto quiere decir que alguien por ser chaqueño tiene la posibilidad de vivir siete años menos que si su suerte lo hubiera hecho nacer en la Ciudad de Buenos Aires. La nota reproduce declaraciones del gobernador Jorge Capitanich quien declara que “la ayuda social a los desprotegidos no llega como debería”. Sin embargo, el gobernador está embarcado en la construcción de un estadio para el Club Sarmiento, que preside desde el 2005, y que una vez finalizada podrá albergar 25.000 personas a un costo de $ 7,5 millones.

En un título más pequeño, la misma portada de Crítica revela que la Defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Alicia Pierini reclama elevar su sueldo de $ 11.000 a $ 27.000. Todo en la misma tapa, todo sucede en la Argentina, el mismo país que produce alimentos para darle de comer a 300 millones de personas pero que no puede satisfacer las necesidades básicas de 40.

Alicia Pierini se desempeña en el cargo desde hace seis años, es una buena funcionaria pero equivocó el momento de hacer su reclamo. Su planteo se basa en que la dieta del defensor del pueblo debe ser equiparada con la del titular de la defensoría oficial de la Ciudad, ya que a ambos se les exige dedicación exclusiva mientras los legisladores –cuya dieta se toma como referencia para fijar la de la doctora Pierini- pueden seguir ejerciendo sus actividades privadas y esto implica una violación al principio constitucional de igualdad ante la ley. Por otra parte, la Defensora desmiente que vaya a cobrar $ 27.000, como sostuvo Crítica, y señala que la cifra llega a los $ 20.000.

Alicia Pierini en Sunday Blue

Probablemente, su reclamo sea correcto desde el punto de vista jurídico pero claramente a la doctora Pierini le faltó el don de la oportunidad, que en política muchas veces es más importante que las razones jurídicas. En un país donde la pobreza crece día a día, donde el horizonte económico y social es por lo menos complicado es muy difícil sostener que un funcionario pretenda duplicar su salario. Cuesta blandir razones de equidad cuando miles y miles de argentinos no tienen satisfechas sus necesidades básicas. ¿Se puede esgrimir la equidad frente a los que ni siquiera tienen en su mesa lo mínimo indispensable? ¿Se le puede explicar a un chaqueño que la defensora de los porteños gana lo que gana? ¿Por qué será que siempre parece que los funcionarios están desconectados de lo que le pasa al pueblo?

Alicia Piereni debería haber realizado su reclamo en otro momento, tal vez cuando en la Argentina se discutían los excedentes de la soja o cuando el gobierno decía con orgullo que el país crecía a tasas chinas. Sin lugar a dudas, ahora no es el momento de hacerlo, por una cuestión moral no correspondía hacer el reclamo.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

One Response to PARA DEFENDERTE MEJOR

  1. Eduardo dice:

    Amigos…
    Sobre el tema de Alicia Pierini no voy a opinar porque me falta información, pero el aumento de $11.000 a $27.000 (o a $20.000) me parece un delirio mayúsculo.
    De esos que solo ocurren en nuestro país, o en el país de las maravillas de Alicia.
    No Pierini, sino la del cuento.
    En cuanto a lo de Capitanich en el Chaco, estamos hablando de una de los mayores despropósitos nacionales.
    Cuando recordamos que ese sujeto ganó las últimas elecciones con aprox. el 60% de los votos, nos resulta difícil creer esa fantasía de que los pueblos (las mayorías) nunca se equivocan.
    Por el contrario, vemos como una y otra vez, muchos pueblos votan en contra de sus propios intereses, en una especie de suicidio metafórico, como ocurre en el Chaco con Capitanich, como ocurrió en Argentina con Menem, o en Italia con Berlusconi, por tomar un ejemplo “de otro planeta”.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *