JUEZ PRIMERO EN CORDOBA



La consultora Carlos Fara & Asociados dio a conocer una encuesta donde Luis Juez encabeza la intención de voto a senadores con el 29,5%, seguido de cerca por Eduardo Mondino, del oficialista Unión por Córdoba con el 23,5.  En tercer lugar marcha el radical Ramón Mestre, que en su momento rechazó la alianza con Juez, con el 21,2% de intención de voto.

El estudio se realizó entre el 15 y el 19 de mayo en la capital cordobesa, Villa María, Río Cuarto, Villa Dolores, Deán Funes y San Francisco. Fueron consultados 609 potenciales votantes y tiene un grado de confiabilidad del 95%.

La encuesta revela que el candidato que más creció en los últimos tres meses fue Eduardo Mondino, ex Defensor del Pueblo; que renunció al cargo para incorporarse como candidato de Unión por Córdoba, agrupación que lidera el gobernador Juan Schiaretti. Además, Unión por Córdoba marcha en primer lugar de intención de voto cuando se le pregunta a los encuestados por qué partido votaría con el 25%, seguida por la UCR con 19 puntos.

En cuanto a la imagen positiva proyectada para los candidatos, el que se impone es Luis Juez con el 52 por ciento, seguido por Mondino con el 48 y detrás Ramón Mestre con 29.

Haciendo doble click sobre la imagen podrás agrandarla para verla mejor.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

2 Responses to JUEZ PRIMERO EN CORDOBA

  1. cristian dice:

    Interesante dato Martín.
    No creí que el FPV estuviera tan lejos.

    A propósito de encuestas ¿y Buenos Aires como viene? ¿Y las demás provincias?

    ¿No viene un poco lenta la publicación de encuestas respecto a otras elecciones? ¿o soy yo que estoy un poco ancioso? ¿O hay una manito traviesa que las está retaceando para que nadie vea que viene con un yeso y tres uñas encarnadas?
    En fin. Me llama la atención la calma “encuestarial”.

    Saludo.

  2. Eduardo dice:

    Este comentario no es exclusivo para este post, pero tiene mucho que ver.
    Durante las “asambleas populares” que se gestaron a partir de la crisis del 2001, pude advertir que mucha gente, con grandes deseos de “hacer algo”, es decir, de colaborar como sea en mometos tan difíciles para todos, se inclinaban por un tipo de acción que podríamos llamar “ayuda humanitaria”.
    Trataban de juntar ropa, alimentos, o lo que fuera, para ayudar a los mas necesitados. Colaboraban con los comedores comunitarios. Ayudaban a organizar compras conjuntas en el mercado central, etc… etc…
    En aquellos momentos supe hacerme odiar por unos cuantos, declarando que todo eso estaba muy bien, pero que lo importante era centrar todos nuestros esfuerzos para tratar de crear “conciencia política” entre la gente.
    Hacerles entender -y entender nosotros mismos- que la democracia, la constitución y las leyes nos brindan herramientas para pelear por un país mejor, a travéz de mejorar la representación política de todos los ciudadanos, para que los políticos se vean obligados a representar de verdad nuestros legítimos intereses.
    Estoy totalmente convencido de que la materia “educación cívica”, entendida como la herramienta que nos permita comprender como se organiza una sociedad, y cuál es el papel de cada uno de nosotros en esa organización, es ESENCIAL para mejorar nuestra vida.
    El escritor y dramaturgo Bertold Brecht en su descripción del “analfabeto político”, definió con sencillas pero certeras palabras, el importante papel que juega la política en nuestras vidas.
    “No hay peor analfabeto que el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos, que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”.
    Creo que no queda nada mas por decir, pero mucho por hacer. Creo que solo el conocimiento de nuestro derechos como ciudadanos nos hará libres y nos permitirá vivir mejor.
    Desde mi modesto lugar, intimo a todos los que estén en condiciones de hacerlo, a lanzar una gran “revolución cultural” para que todos los ciudadanos se enteren cuales son sus deberes y derechos como ciudadanos, y que nadie hará por ellos, lo que ellos mismos no sean capaces de hacer.
    Por mas que lo prometan en sus discursos de campaña.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *