ANSES, ESE DIVINO TESORO



“Ahora que está en manos del Estado, a la Anses la llaman la caja, pero cuando los recursos estaban en manos de los privados y los giraban para afuera nadie decía nada”, dijo la Presidenta en Chos Malal en la provincia de Neuquén. A veces es difícil advertir la diferencia entre la imitación de Cristina Fernández que hace Martín Bossi en Gran Cuñado y la verdadera mandataria.

En la concepción maniqueista del matrimonio presidencial, sospechar sobre el manejo de los fondos del Anses, implica automáticamente defender a las AFJP. Obviamente, no es así y sólo en la mente de los Kirchner cabe una forma de análisis en ese sentido. Cada vez que se refiere al tema la Presidenta olvida mencionar que el Estado controlaba los movimientos de las AFJP, a través de un organismo que se llamaba Superintendencia de AFJP, cuyos gerentes cobraban entre $ 15.000 y $ 20.000 mensuales. Entre otras facultades, este organismo era el encargado de determinar el portfolio de inversiones de las administradoras. Así, que si los privados decidían invertir parte del dinero en el exterior estos movimientos eran aprobados por el Estado. Entonces, la pregunta válida que habría que hacerle a la Presidenta es por qué su marido y ella convalidaron el funcionamiento de las administradoras durante cinco años.

El gobierno empezó a financiarse con la plata de los jubilados y todos los días nos enteramos de nuevas iniciativas que son financiadas con los $ 103.000 millones que atesora el ANSES, como sinónimo que el modelo sigue en marcha. Pero hasta ahora los las inversiones con los fondos de los jubilados no tienen control, y a pesar que la ley prevé dos organismos de control, recién mañana se reunirá por primera vez la Comisión Bicameral. Lo de siempre, primero se gasta y después se controla.

Los diputados quieren que Amado Boudou les explique qué criterio se utiliza para realizar esas inversiones, qué riesgos representan para los jubilados y quiénes se han beneficiado. El gobierno estuvo esquivando dar las explicaciones durante siete meses.

El ex defensor del pueblo y actual candidato a senador, Eduardo Mondino sostiene que “el ANSES no está en condiciones de administrar los fondos de los jubilados”. Mondino suena poco esperanzado para cambiar la actual situación: “Cuando el Congreso habilitó los mecanismos de contralor de los fondos, le dieron legalidad al uso discrecional”.

El hombre fuerte de la ANSES, Amado Boudou aparece como la cara visible del manejo de la nueva “caja” del gobierno, aunque aparentemente detrás de aparecen las figuras de Julio De Vido y Guillermo Moreno como los encargados de tomar las decisiones sobre las inversiones que se realizan. Así sucedió con el “salvataje” de la Papelera Massuh, hoy rebautizada Papelera Quilmes y de la que Moreno es su director. “Detrás de Boudou está De Vido y Moreno”, afirma la diputada de la Coalición Cívica Fernanda Reyes y añade que “como no se sabe el criterio de inversión que tiene  el organismo quedan al arbitrio de un funcionario”.

El gobierno no se cansa de decir que nos salvó de las codiciosas AFJP, aun cuando cerca de 10 millones de argentinos votaron por permanecer en el mal llamado sistema privado. En este caso, la avidez del gobierno pudo más que la voluntad popular que siempre el kirchnerismo dice enarbolar como su credo. Es curioso que el gobierno siempre soslaye el dato que el Estado era el encargado de controlar a las administradoras. Por supuesto, no se trata de defender a las AFJP cuyos responsables no pensaron un negocio a largo plazo; algo bastante frecuente en muchos empresarios argentinos. Pero es evidente que la solución implementada por el gobierno no parece ser la más mejor, cuando el dinero de los jubilados se utiliza con discrecionalidad y sin un criterio objetivo.

Hoy el ANSES maneja más dinero que el Banco Nación y el 60% de su inversiones son el títulos públicos, que no es otra cosa que prestarle dinero al Estado. Esos fondos que el gobierno obtiene los puede utilizar en cualquier cosa desde gastos corrientes hasta financiar obras públicas o beneficiar a algún empresario amigo. Frente a este panorama los reclamos de los jubilados son lógicos, porque mientras se utiliza el dinero de todos los argentinos de acuerdo al arbitrio de un puñado de funcionarios, el gobierno no cumple con el fallo Badaro II de la Corte de pagar el 82% móvil y de establecer los mecanismos de una verdadera movilidad jubilatoria. Perdón, ¿pero eso de meter la mano en la caja de los jubilados ya había pasado, no?

Declaraciones de Eduardo Mondino en Contrapunto

Declaraciones de la diputada Fernanda Reyes en Contrapunto

 

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

One Response to ANSES, ESE DIVINO TESORO

  1. aquiles m. dice:

    Martín:
    Qué les hará creer en la felicidad de cada inversión que hagan ???
    De golpe se han convertido en ejecutivos salvadores de empresas??
    Realmente son unos delirantes.
    El comercio en la Argentina se ha puesto inviable.
    Pagar absolutamente todo implica quiebra en el cortísimo plazo.
    Y estos imbéciles creen que podrán ??
    Seguro, del mismo modo que dibujan los índices de la economía…
    Las empresas que hoy creen que salvarán, llegaron estas circunstancias por el modelo que tratan de vender como milagroso, cuando en realidad es una interminable suma de buenos deseos, que no se llevan con la realidad.
    No le doy más de tres años en este delirio místico en que han caído.
    La realidad les estallará en la cara. Sólo podrán alargarlo con los mismos métodos que manejan el Indec, ocultando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *