AQUELLOS VIEJOS TIEMPOS



Francisco De Narvaéz y Felipe Solá no siempre han sido “amigos”, es más muchos dicen que hoy, a pesar de haber forjado una alianza para enfrentar al kirchnnerismo, los siguen separando demasiadas diferencias. En varias oportunidades su sociedad ha corrido peligro de desintegrarse demasiado temprano. Primero fue la discusión por quién encabezada la lista, luego la representación de cada uno de los tres sectores, y por último, el reclamo de De Narvaéz de hacer pesar su posicionamiento en las encuestas y los millones invertidos en la pre campaña. Pero más allá de estos pronósticos, que en materia política nunca son inocentes, cuando Solá era gobernador de Buenos Aires, De Narvaéz hacía sobre su gestión fuertes cuestionamientos sobre cuestiones que todavía siguen sin resolverse como la seguridad y la situación económica de la provincia.

Ciertamente, los cuestionamientos que esgrimía De Narvaéz en ese entonces eran acertados y sin lugar a dudas los mismos le caben a la actual gestión dirigida por Daniel Scioli. Prácticamente, hace tres años De Narvaéz lo criticaba a Solá porque empezaba de la seguridad porque Juan Carlos Blumberg se lo había reclamado. Eran los tiempos en que Blumberg vivía sus quince minutos de fama y se creía que el remedio a todos los males era el aumento de penas. Si bien De Narvaéz coincidía con el reclamos de seguridad de Blumberg, disentía en que el remedio ideado por el falso ingeniero fuera eficaz. Hoy, como en ese entonces, una de las banderas de De Narvaéz sigue siendo la falta de seguridad, con la diferencia que ahora quien era blanco de sus críticas terminó siendo su socio.

El otro tema sobre el que hacía hincapié el diputado era la deficiente administración de la provincia y el déficit perpetuo que padece. De Narvaéz acusaba a Felipe Solá de “emparchar” el presupuesto y de “hipotecar” el destino de los bonaerenses a consecuencia del continuo endeudamiento que requiere la provincia para funcionar. Además, calo criticaba por haberse “olvidado” de reclamar la devolución de los puntos de coparticipación que se le quitaron a la provincia. Por aquel entonces, Felipe Solá era kirchnerista y no pensaba poner a su jefe político de turno, Néstor Kirchner, en problemas con un reclamo legítimo pero incómodo. durante su gestión, Solá reclamó no más de un par de veces la restitución de la coparticipación en momentos en que la relación con el co presidente no pasaba por un buen momento. Cuando volvía la calma o llegaba la plata, Solá olvidaba el reclamo.

Es curioso como los políticos usan, y en muchos casos, abusan del pragmatismos. En los audios que podés escuchar al final de esta nota, puede comprobarse que las diferencias que tenían De Narvaéz y Solá eran profundas o al menos eso parecía. Es difícil que alguien pudiera pensar en ese olvidado septiembre de 2006 que menos de tres años después ambos oponentes se aliarían. ¿Quién de los dos cambió? ¿Pensará De Narvaéz que al fin y al cabo Solá fue un buen administrador? ¿Qué su política de seguridad fue la acertada? ¿Habrá hecho un mea culpa Solá reconociendo las críticas que le hacía su ex opositor? Vaya a saber, tal vez en alguna madrugada mientras ambos pensaban en cómo amalgamar sus proyectos políticos se hayan confesado mutuamente. Hoy aquellas críticas que le propinaba De Narvaéz parecen olvidadas, después de todo es una característica de la política argentina. Sin embargo, es difícil convencerse que esta alianza dentro del peronismo opositor haya sido soldada en base a coincidencia de principios ideológicos y de sólidos acuerdos programáticos. La razón para esgrimir esta sospecha es que las diferencias entre ambos parecían muy profundas  como para haberlas saldadas.

Francisco De Narvaéz habla sobre seguridad en Contrapunto el 7 de septiembre de 2006

 Francisco De Narvaéz habla sobre el presupuesto provincial en Contrapunto

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

4 Responses to AQUELLOS VIEJOS TIEMPOS

  1. Eduardo dice:

    Insisto en que la mayoría de los políticos no son confiables, porque no ingresan a la política con vocación de servicio, sino para llenarse sus bolsillos y los de sus descendientes durante varias generaciones, a costa de todos nosotros.
    Conste que digo “la mayoría”, para no ser absolutista y dejar algún mínimo margen de duda,
    Por idéntico motivo, insisto en que la única relativa defensa que podemos tener los ciudadanos comunes, es la de contar con instituciones sólidas y REALMENTE de calidad, para lo cuál deberíamos exigir las siguientes reformas políticas…
    1) Acabar con las listas sábana, para dejar de votar oscuros “combos”.
    2) Elección de diputados y senadores en forma individual y por circunscripción, para que dependan de sus electores antes que de sus partidos.
    3) Elecciones internas obligatorias para todos los cargos, en todos los partidos políticos.
    4) Cláusulas de revocatoria de mandatos para todos los cargos públicos, incluido el presidente. Para no continuar firmando cheques en blanco.
    5) Acceso público e irrestricto a los antecedentes de los candidatos. Para dejar de votar a desconocidos.
    6) Acceso público e irrestricto a la información de la actividad parlamentaria (o la que sea) actual de todos los funcionarios. Para acabar con los ñoquis.
    7) Cambiar nuestro sistema “presidencialista” por una “parlamentario”. Para que todas las desiciones políticas pasen siempre por el congreso, evitando los “caprichos” del presidente de turno.
    Seguramente estas propuestas carecen del necesario rigor técnico, ya que no soy un especialista ni mucho menos, pero creo firmemente que por allí va la cosa.
    Saludos.

  2. Eduardo dice:

    Perdón por mi insistencia.

  3. aquiles m. dice:

    Las “alianzas estratégicas”, o de conveniencia, no pueden ser el camino para desarrollar políticas serias.
    Igual camino siguió NK. Y ahí está, nadando con la boca afuera…
    La inconsistencia patentiza la improvisación.
    El pragmatismo, el utilitarismo no es esto.
    Esto es berreta de verdad.
    Sin remedio.
    “arman” sus listas de secuaces sin consultar a los electores !!!
    Cómo se les puede confiar??
    Y ni hablar del payaso mayor, que ahora “camina” el conurbano…
    Te saludo.

  4. cristian dice:

    De Narváez y Mauricio
    arman listas como un ludo
    Solá sigue con su vicio
    de hacerse bien el boludo.

    Amigos que se pelean
    y enemigos que se amigan
    son la moneda corriente
    en política argentina

    Turcos con cabezones
    cabezones con pingüinos
    amores en la partida
    divorcios para el camino

    “El arte de lo posible”
    dicen ellos de su ciencia
    para mi es un “todo vale”
    que no remuerde conciencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *