EL YUYO ELECTORAL



El gobierno decidió ayer volver a encrespar los ánimos de los ruralistas con el anuncio de la creación de un Fondo Federal Solidario, formado a partir del 30% de las retenciones de la soja. Ayer, luego de mantener el anuncio en el misterio por algo más de cinco horas, lapso en que corrió todo tipo de rumores, Cristina Fernández explicó que para la distribución del dinero se utilizaría el mismo coeficiente que para el envío de los fondos coparticipables. A su vez, las provincias deberán destinar el 30% por ciento de los fondos a sus intendencias de acuerdo con las leyes locales.

El dinero no será de libre disponibilidad por parte de los gobernadores ni de los intendentes, “son fondos de asignación específica” explicó el reaparecido jefe de gabinete Sergio Massa. De acuerdo con los dichos de la Presidenta deberán destinarse a infraestructura social: cloacas, escuelas, agua potable y viviendas.

La jugada del gobierno está lejos de estar inspirada en robustecer el módico federalismo argentino, una verdadera ficción siempre declamada pero nunca cumplida. Por un lado, el anuncio buscó neutralizar la fallida sesión especial convocada por los diputados de varios sectores de la oposición para bajar las retenciones a la soja. Es cierto que no consiguieron el número suficiente pero los 109 legisladores que bajaron al recinto, le demostraron al gobierno no era sólo una presencia testimonial. Además, busca enfrentar a los productores con la sociedad para hacerle perder fuerza a sus reclamos. Siguiendo la lógica kirchnerista, será la codicia de los sojeros el principal obstáculo para que en el interior haya una mejor calidad de vida. Es el mismo mecanismo que estuvo presente detrás de aquel anuncio que hiciera la Presidenta, en los momentos más duros de la discusión por la 125, que con los fondos recaudados por las retenciones a la soja se iban a construir cuatro hospitales. Como se recordará también se dijo que había que cuidar la mesa de los argentinos, más tarde que iba a servir para pagar a los maestros hasta que el Señor K confesó que el destino de los fondos era para cumplir con los vencimientos de la deuda. Incluso, el último argumento esgrimido por la Presidenta en la reunión con la mesa de enlace, fue que no se podían bajar las retenciones debido a un problema fiscal y mandó a los productores que fueran a discutir la cuestión al Congreso. Allí fueron, pero el oficialismo no dio quórum.

El gobierno busca con esta medida quitarle el apoyo político que tiene los reclamos del campo. Así, gobernadores e intendentes, siempre dependientes de la billetera oficial, recibirán más dinero en un año electoral que les permitirá anunciar obras que habrá que ver si alguna vez se construyen. Una nueva demostración de disciplinamiento a fuerza de billetera, que parafraseando a Jacobo Winograd –filósofo contemporáneo- en este caso sería “billetera mata productor”.

El fondo sojero distribuirá $ 6.520 millones, el equivalente a U$S 1.776 millones, de los cuales la Provincia de Buenos Aires recibirá $ 1.408,3 millones que representa el 21,6% del total. Obviamente, gran parte de este dinero se volcará a los partidos del Conurbano, donde casualmente Néstor Kirchner espera disputar la madre de todas las batallas en las próximas elecciones. Nadie puede pensar que esto es casual o que al gobierno le agarró un repentino ataque de federalismo. Es plata para la campaña y para intentar enfrentar la sociedad con el campo, sin entender que el conflicto no afecta sólo a los ruralistas también perjudica a los almaceneros, los obreros, los camioneros, los hoteleros y todos aquellos que viven en los pueblos agropecuarios. Esta miopía de parte del matrimonio es lo que no le permite ver la magnitud del problema y por qué no pueden ir más allá del Conurbano sin correr el riesgo de alguna protesta. El matrimonio presidencial vive en un país cada vez más chiquito.

La iniciativa del gobierno no resuelve absolutamente nada y sigue empecinado en agravar un conflicto que ya lleva demasiado tiempo. La errada lógica del kirchnerismo pretende distribuir la escasez, en vez de tomar medidas para producir más y  repartir los excedentes. Un axioma que ni siquiera hace falta ser economista para comprenderlo. Alfredo De Angeli, con la habitual sinceridad brutal que lo caracteriza, declaró en Contrapunto: “Esto no resuelve nada el tema del sector agropecuario porque como hay poca producción habrá menos coparticipación. Lo único que apaga es el incendio con intendentes y gobernadores. Este es un castigo a la producción. Vamos a tener menos producción y coparticipación”. Por su parte, Heraldo Mansilla, intendente de Las Parejas –ciudad santafesina que fue puesta de ejemplo por Cristina en más de una oportunidad por tener desocupación cero- también fue categórico: “No tiene sentido que nos manden plata par obras si la vamos a tener que gastar en darle a comer a la gente”.

El matrimonio presidencial no quiere solucionar el conflicto con el campo, porque lo percibe como un cuestionamiento a su autoridad. Prefiere dejar jirones en el camino antes de bajar las retenciones, pero lo que no entiende es que es esa misma tozudez la que hace hoy el poder se les vaya escurriendo. 

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

14 Responses to EL YUYO ELECTORAL

  1. Eduardo dice:

    Martín…
    El matrimonio presidencial, igual que la mayoría de los peronistas -igual que la mayoría de los políticos- invierten todas sus energías en alcanzar el poder y en tratar de conservarlo como sea, y “de paso”, hacer negocios a costa del Estado, o sea, a costa de todos nosotros.
    Ya lo dijo la Reina Kristina: “ganar dinero no es pecado”.
    Lo que jamás se les cruzará por la cabeza, es hacer algo para que sus conciudadanos vivan un poco mejor. A lo sumo -si las circunstancias los obligan- tomarán alguna medida demagógica, que nos resfregarán luego por las narices hasta el fin de los tiempos.
    Sin embargo yo creo -algunos indicios existen- que algunas personas se acercan a la política con auténtica vocación de servicio, pensando en hacer algo en beneficio de su comunidad.
    Está claro que no son muchas, y que generalmente no militan en los grandes partidos, y mucho menos en el peronismo institucional, que se ha convertido en una cueva de ladrones y oportunistas, que se dicen peronistas para tener un piso de votantes asegurado, ya que mucha gente vota la camiseta peronista, sin fijarse demasiado quién la tiene puesta.
    En este punto, muchos dirán que el mio es un razonamiento gorila, que desprecia al pueblo, que supuestamente nunca se equivoca… lo cual es una falacia total, como se ha demostrado en numerosas ocasiones a lo largo de la historia.
    El que no esté de acuerdo, que me explique por favor que tiene que ver Perón con Menem; con Duhalde; con Cafiero; con Scioli; con Kirchner; con Rodríguez Sáa; con Firmenich; con Moyano; con Reutemann; con D’Elia; con Favio; con Iglesias; con Walsh; con Vandor… y siguen las firmas.
    Lamentablemente, mientras la gente, el pueblo, o como quieran llamarlo, no analize atentamente a quién vota -mas allá de la camiseta- y exija luego el cumplimiento de sus promesas, el panorama no cambiará.
    O sea, mientras no comprendamos que la política y los políticos condicionan totalmente nuestras vidas, y que nadie hará nada por nosotros si no se lo demandamos, y que los reyes magos no existen, estaremos condenados a una vida miserable y nuestro país no tendrá destino.
    Triste y lamentable, pero real.
    Saludos.

  2. Fabian (el sensurado por 1190) dice:

    Martin, gracias a DiOS es viernes, eso quiere decir que durante los proximos dos dias Critina y Nestos no se van a mandar ninguna macana, lo malo es que van a tomar el fin de semana para pergeniar su proxima jugada, esto es ajedrez politico, y Nestor y Cristina son verdaderos Humanos De Politica o sea son unos verdaderos H.D.P.

  3. norma dice:

    Martin estoy en todo de acuerdo con Eduardo, pero creo que ya estamos en el horno, con la pobreza y la indigencia sumados a la falta de educacion y con el auge de la droga no podemos pedir que los sectores mas desprotegidos encima piensen bien, no lo pueden hacer, te lo digo como profesional de la salud.Para tomar medida de esta medida tan aplaudida por los APLAUDIDORES de todos los dias el intendente de Chabas dijo que a el le tocarian $ 15 por habitante cuando a la hora de tributar cada habitante aporta $5000 por año.
    Con esto no nada mas que hablar.
    APOYEMOS AL CAMPO ANTES DE QUEDARNOS SIN PAIS.
    nORMA DE dON tORCUATO

  4. Talisman dice:

    Estimado “amiguito” Martín Pitton, has hecho una editorial que no tiene nada para ser agregado, es excelente. No pensaba dejar comentario, pero he leido los comentarios de los “amiguitos” Eduardo y Fabian… Fabian, hasta hace poco los K nos dejaban descansar los fines de semana, pero últimamante, la maquina de decir ganzadas (CFK) habla hasta los domingos, y nunca tan acertada la foto que pegó Martín en ésta editorial, seria tal lindo o mucho pedir no escucharlos por un día?
    Eduardo, veo que estás enojado con el “peronismo”, que es sólo un titulo, fijate que cada unoi de los que nombraste salvo De Lia que ni sigquiera es justicialista si no una degeneración kirchnerista, todos se agregaron al apellido el “ista” o sea son cualquier cosa. Pero el peronismo no existe, es la mania mitomana y tanatologa de los Argentinos con el tema de los cadaveres; esa manía de creer que Perón y Eva eran perfectos, hasta llegè a escuchar en la radio que gracias a Eva se venera y conoce a San Martín (sin comentarios), en lo personal, ninguno de los dos fueron buenos para el País, y disculpen mi sinceridad. Pero esa descripción que hiciste se abarca a todo el arco político. El “peronismo” tradicional es lo más representativo del Pueblo Argentino, y los otros aparecen cuando los “peronistas” fracasan como “honorables salvadores de la Patria”, hablando sienpre de “austeridad” y “transparencia”, haciendonos pagar a los bapuleados ciudadanos comunes los desastres que hicieron todos los politicos en conjunto en los tres poderes; y a la larga con esas dos palabritas que me han hecho odiar: “austeridad y transparencia” terminan siendo más delincuentes que los que estaban. Muy bien dijo hoy Martin Pitton, que cuando tienen que demostrar “poder” es porque lo estan perdiendo, lo mismo es cuando tinen que demostrar auteridad y transparencia, es porque no la tienen.

  5. JM dice:

    Algo sobrebia la nota, te plantás desde la verdad revelada, desde un lugar que parace que no acepta los puntos de vista o accions ajenas. Antes supuestamente los K, distribuían la chequera a discreción hoy que coparticipan son miopes y demás. Ok, man, volvamos al país del 2001 antes de los K, te gusta???, es lo que querés?, si la repsuesta es No, algo habrán hecho los Kirchner de bueno¡¡¡

  6. Eduardo dice:

    Contertulios…
    El mensaje de “JM” demuestra lo que tendremos que soportar de aquí al 28 de Junio. Un ejército de “foristas” a sueldo del Kirchnerismo tratando de justificar lo injustificable, y de arrear gente para su redil.
    Acabo de enterarme (sorry por el delay) del pase de Radio América al multimedios “K & K”, algo que ya había ocurrido con Radio Del Plata, y tal vez algún medio que no conosco.
    Desde fin de año había visto movimientos raros en la programación de América, que ahora comprendo perfectamente.
    Sin embargo, no creo que la maniobra tenga algún efecto sobre la audiencia de esta radio, una de las mas informadas de país.
    En cuanto a Radio del Plata, desde que la bastardeó (perdón, quise decir “compró”) Tinelli, ya no era lo que alguna vez fué, y no creo que le quedara mucha audiencia.
    Para terminar, quiero traer a colación las siguientes palabras de Perón…
    “Cuando solo podíamos hacer campaña con tiza y carbón sobre las paredes, ganamos. En cambio, cuando teníamos todos los medios de comunicación en nuestras manos, perdimos”
    Espero que Dios, Alá -o cualquiera de esos seres mitológicos- tengan en cuenta esas palabras y permitan que la historia se repita.
    Amén.
    Saludos.

  7. Eduardo dice:

    Talismán & Co…
    ¡¡Como no estar enojado con el peronismo!!… Hace años que gobiernan el país, y cuando no les tocó, no le permitieron gobernar a otros… y el resultado es este país (*) que tenemos.
    Bién, como el amigo Caparrós -ex JP o Monto, no recuerdo bien- se expresa mejor que yo, transcribo un escrito suyo.
    Con la debida venia del amigo Martín, claro…

    Siempre pensé que si fuera fiel y ferviente seguidor de un dios, me dedicaría más que nada a negar su existencia. Haría de todo: expondría sus contradicciones para desprestigiarlo, le lanzaría desafíos para menoscabarlo, difundiría novedades de la ciencia para desmentirlo, me pelaría el upite para que nadie creyera que Él existe. Todo por Él, para Él, de puro feligrés. Es que hay autorías que es mejor negar: como si alguien pensara en defender la influencia de Bilardo en la invención del antifútbol, de Tinelli en el estilo de la televisión criolla, del comisario Lugones en la renovación de los sistemas de tortura. A nadie se le ocurre. De la misma manera, si yo creyera que un dios –mi Dios– es responsable de este mundo de mierda, lo negaría por todos los medios: trataría de evitar que lo hicieran responsable de este desastre que vivimos. El verdadero creyente simula ser ateo –como yo-, y eso hace que los ateos seamos siempre sospechosos.
    Digo, porque el amigo Artemio López me escribió hace unos días en estas páginas que “hay que asumir sin rodeos que la única ‘identidad política realmente existente’ es el peronismo, justicialismo o como quieran llamarlo, da igual. Lo lamentamos, entre otros, por el compa Caparrós, al que sabemos algo agobiado, pero ‘Todos Peronistas’ es la consigna del momento”, dice, celebra. Me preocupo por él: si yo fuera fiel ferviente peronista me dedicaría más que nada a negar su existencia, disimularla, minimizarla todo lo posible. El peronismo ha gobernado 18 años de los últimos 20 y lleva más de medio siglo como la fuerza política decisiva en la Argentina. El peronismo, si existiera, sería como dios: el responsable de este país-desastre. Es una suerte que no exista.
    –Ah, me va a hacer la del ateo. Ya decía yo que al final usted era peroncho.
    –No, no se confunda.
    –Vamos, peruquita, peronio. ¿Qué se cree, que me va a tomar por pelotudo?
    Cristina K lo había entendido en su discurso inaugural. Entonces fue una peronista astuta y no dijo ni una vez –ni una sola vez– la palabra peronismo. Pero después se asustó y se le pasó, volvió a esas fuentes cual cántaro cantarín. Y ahora, de nuevo, dale con el bombo.
    Pero el peronismo ya no existe. No existe por pura falta de sentido. Si una palabra no significa nada, si no se sabe qué significa, si significa demasiadas cosas, esa palabra no funciona y tiende a desaparecer. Si perro quisiera decir mamífero carniza de ojos tristes, engaño socarrón, adolescente que ese día se quedó sin plata, cuarto planeta del sistema solar de la vigésima de Andrómeda, la hojita que al caer produce en su refrote contra el suelo un chistido que recuerda vagamente al canto gregoriano, el segundo órgano sexual, empleado perseverante, atropello violento con los codos y venticuatro más, nadie diría perro porque no está diciendo nada. Hablar es poner en acto un pacto: yo digo uch y vos sabés que uch significa más o menos uch; para que una palabra sirva tiene que significar poquitas cosas. Peronismo no cumple con este pacto.
    Con éste tampoco.
    Una designación política que designa, según lugares y momentos, a un general populista nacionalista macartista; o una guerrilla socialista nacional; o unos privatizadores liberales proyanquis furibundos; o unos caudillos provinciales hambreadores clientelistas; o unos conservadores populares sin demasiado pueblo; o unos socialdemócratas demócratacristianos redistribuidores que no redistribuyen; y tantos tantos otros. Que nombra al mismo tiempo a Menem; Duhalde; Cafiero; Scioli; Kirchner; Kirchner; Rodríguez Sáa; Firmenich; Moyano; Duarte; Reutemann; D’Elia; Favio; Iglesias; Walsh; designa tanto que no designa nada. Un movimiento o partido que puede ser tantas cosas es tan confuso que no es nada: no existe.
    Pero ellos tratan de hacernos creer que sí: todavía suponen que les interesa, les conviene. El peronismo es un engaño, un arma: les sirve a los autodenominados peronistas para convencernos de que son parte de lo mismo y, por lo tanto, los demás deberíamos considerarlos como un todo, votarlos como un todo, temerlos como un todo. El peronismo, al final, es el 60: una línea de colectivos que en realidad son muchas. Todas tienen el mismo color, el mismo número, pero una va a Tigre, otra a Escobar, una va por Ayacucho, otra por Libertad, y todas se pintan igual, aunque sean tan distintas. Así lleva a sus clientes -el 60 y el peronismo- entregados, apiñados, a cualquier destino.
    Los autodenominados peronistas lo saben pero no quieren reconocerlo, claro. Entonces te dicen que el peronismo existe y se define porque los autodenominados tienen en común su voluntad de poder, su sapiencia en el logro y uso del poder. Es cierto: el poder político suele usarse para organizar sociedades de tal o cual modo; ellos en cambio organizan sociedades del modo que sea necesario para tener poder. Pero si el peronismo es eso, entonces llamémoslo nietzschismo o ambición o codicia.
    O están los autodenominados que conceden que el peronismo, claro, no es una definición política pero sí un sentimiento. Siempre pensé que la política no era un sentimiento sino un modo de conseguir que más gente viva mejor –o peor, según quién y cómo se ejerce. Y que es un conjunto de decisiones, de entusiasmos, de procedimientos, de entrega y de inteligencia. Pero decir “un sentimiento” es evitar cualquier discusión política: no tienen que explicar a quién representan, cómo, para qué, a quién tratan de beneficiar o combatir. No. Alcanza con hablar de tradiciones y sensaciones, y los que no lo entienden son amargos, gorilas o intelectualosos. Es curioso que hayan podido currar tanto tiempo, compañeros autodenominados, con pavada semejante. Y que tantos sigamos aceptándolo.
    Por ahora, la mayor muestra del poder del peronismo es que creamos que existe, y que sigamos usando esa palabra. Eso es lo curioso: para los demás, para lo que no lucramos con esa palabra, decir peronismo, hablar de peronismo, es una debilidad, una concesión. ¿Por qué tenemos que darles el changüi de seguir aceptando que existen, que son uno, cuando todo muestra que no es cierto?
    Quizás algo podría cambiar, en la Argentina, si dejáramos de hacerles el favor de llamarlos como ellos dicen que se llaman, si decidiéramos no usar esa palabra que no sirve como palabra porque designa cualquier cosa, que sólo les sirve a ellos para buscar poder, y empezáramos a llamarlos por sus diversos nombres. Algo podría cambiar, insisto, si tratáramos de llamar, alguna vez, a las cosas por su nombre.

    NOTA: Habrán notado cuán elegantemente evité calificar nuestro presente como país ¿verdad?
    Saludos.

  8. Talisman dice:

    JM… ok, man… decinos como volver antes del 19 de diciembre del 2001 que vamos corriendo!!! Si se hubiera sabido que todo lo que venía despues de De La Rúa sería peor que el, nunca, por lo menos yo, hubiera apoyado los cacerolazos.

  9. RicGar dice:

    Alguien podrá aclarar como sería la situación actual del campo si la 125 estuviera vigente?

    Los pequeños productores no habrían estado efectivamente en mejor situación que la actual?

  10. Eduardo dice:

    Estimado “RicGar”…
    La “125” ya es historia y no creo que hoy le interese a mucha gente. Solo fué un disparador.
    Lo importante es que el conflicto -originalmente de tono menor- que desató la discusión sobre aquella ley, permitió que se le cayera la careta al matrimonio real, y demostraran su inaceptable estilo de gobierno, tan autoritario y demagógico como el peor.
    Por ejemplo, yo aprobaba en general los 4 años de Néstor, y tenía expectativas de que Cristina lo hiciera aún mejor, apoyándome en su tarea legislativa anterior.
    Pero, la discusión por la 125 abrio la Caja de Pandora, y comencé a ver a un matrimonio Kirchner que no conocía.
    Mas tarde -un poco por casualidad- pude ver los videos “Esto es el Frente para la Victoria” en YouTube, y el rompecabezas comenzó a tomar forma.
    Pude ver la obsecuencia de la pareja real para con Menem (que hoy es el paradigma de la maldad)
    También pude ver el turbio asunto de los fondos de la provincia, que Nestor depositó a su nombre en el exterior.
    Para completar el panorama, me enteré de sus comienzos, “coleccionando” propiedades ajenas gracias a la circular 1050, supe de sus testaferros (Rudy Ulloa & Co) me enteré de la justicia santacruceña adicta, de la prensa maniatada, etc… etc…
    En fin, lo mismo que pretenden hacer hoy a nivel nacional, que espero no se concrete, para que no haya que decir, una vez mas… “el último, que apague la luz”.
    Bueno muchachos forristas a sueldo, si alguno de ustedes puede rebatir estas cosillas, juro que le pago un asado, con cuero y todo.
    Saludos.

  11. corvachito dice:

    Hola Martin: te cuento que cuando estaba cursando Psicología Forense en la UBA a mediados de los 90, el titular de la cátedra, amigo del Dr. Zaffaroni, con el fin de ilustrarnos invitaba a gente del equipo del brillante “jurista” para hablarnos de las bondades del abolicionismo. Fueron en varias oportunidades a la facu y pude discutir con ellos el tema. Sus argumentos son bien sencillos: las carceles estan llenas de pobres, no hay ricos, ergo, la delincuencia y la criminalidad no son otra cosa que una reacción lógica de los pobres por haber sido llevados a esa condición miserable por los ricos. Los ricos y sus aliados sociales, las clases medias, no pueden pretender castigar por partida doble a los pobres por delinquir o matar, sería negar el daño que se les ha hecho. Sería hipócrita haberlos explotado o haber permitido, impávidos, que los exploten y embrutezcan y, encima, encarcelarlos por haber reaccionado lógicamente a tamaña injusticia”. Cuando yo preguntaba cómo se podía proteger de “esta lógica reacción de clase” a otros pobres decentes que eran víctimas de estos pobres haciendose justicia por mano propia (o sea, robando, matando)no había respuesta (silencios fatales) o bien, ante mi insistencia, apelaban cuestiones de orden histórico, ético o socio políticos que no alcanzaban, desde mi punto de vista, para ocultar el hecho de que estos teóricos no son más que intelectuales de una izquierda resentida (confesos) porque pasan las décadas y la revolución no llega y porque ni las clases pobres ni las clases medias no-universitarias, tan numerosas, no terminan de darles “la bola que se merecen”. Lo llamativo, fue tambien su falta de honestidad intelectual: puesto que hacía poco había ocurrido la disolución de la URSS -intento concreto de instalar la sociedad socialista- les pregunté si ello no ameritaba una autocrítica radical de los postulados marxistas en los que basaban su teoría abolicionista con la que pretendían hacer justicia social (postulando que no se castigue y aisle a los delincuentes) aun a costa de lesionar e irritar a las clases pobres y medias que sufrían “la reacción social a la explotación capitalista e imperialista”. La respuesta fue contundente “Marx produjo el mejor analisis de la sociedad capitalista: esta es injusta, el hombre no puede desarrollarse en plenitud en ella” ergo, que la sarna con gusto no pique (aludiendo a la actidud pasiva o de sarcasmo inconsciente de las clases sociales privilegiadas y complices “insensatos” de la explotación), no supone que se deba violar una “ética de hierro”: no se puede castigar dos veces al delincuente.

    Pasaron unos cuantos años y el abolicionismo fue haciéndose su espacio en las universidades y en el poder judicial y en muchos ambientes intelectuales.
    Creo que el problema no es solamente la exclusión social como causa primera y única.

  12. Eduardo dice:

    El amigo “corvachito” nos acerca un tema ajeno a esta nota y a sus comentarios, sin embargo, no puedo sustraerme a la tentación de aportar mi modesta opinión…
    Para ello, voy a empezar por el final. En efecto, no creo que la exclusión sea la UNICA causa de la delincuencia, pero -salvo excepciones- si creo que es la PRIMERA o mas importante.
    Los ejemplos abundan: en las comunidades donde la exclusión es mínima -aunque sea porque todos son pobres- la delincuencia no es un problema.
    Otro: durante la gestión del alcalde Giuliani en Nueva York, se produjo una importante disminución de la delincuencia, que algunos atribuían a la famosa “mano dura”, cuando la verdad estaba en la importante CREACION DE PUESTOS DE TRABAJO que se produjo por aquellos años en “la gran manzana”.
    Y otra mas: durante mis años infanto-juveniles, la delincuencia no era un problema en la Argentina ¿saben porqué? Porque a nadie le faltaba trabajo y todos podían VIVIR DE SU TRABAJO, sin necesidad de buscar una segunda o una tercera ocupación.
    Cualquier sociólogo sabe que las ciudades mas violentas son aquellas donde conviven niveles sociales MUY ALTOS Y MUY BAJOS en el mismo espacio.
    Por otra parte, ninguna persona ilustrada puede dudar de que el análisis marxista de la sociedad es -hasta la fecha- el mas exacto, lo que ocurre es que el marxismo es solo una HERRAMIENTA. El tema es quién y como la usa.
    El avance de la humanidad hacia una sociedad sin explotadores ni explotados es inexorable, aún desde muchos años antes del nacimiento de Karl Marx.
    Obviamente ese camino no es lineal, como todos los asuntos humanos. Las revoluciones y contrarrevoluciones se suceden -y se sucederán- en distintos tiempos y lugares, incluso entre personas que jamás han oído hablar de marxismo.
    Supongo y anhelo que con el tiempo y la evolución del hombre -si no se elimina a si mismo como especie- las revoluciones serán cada vez menos violentas, pero la meta será siempre la misma: una sociedad SIN EXPLOTADORES NI EXPLOTADOS.
    ¿Alguien pude imaginar algo mejor, mas armónico?
    Como ejemplo, quiero mencionar algunas cosas para tener muy en cuenta, que ocurren en paises socialmente mas avanzadas que el nuestro, particularmente en varios paises europeos…
    1> La salud, la educación, el transporte público y algunas cositas mas, están en manos del Estado, pero son DE PRIMERA, Y PARA TODOS.
    2> El impuesto a las GANANCIAS es la principal fuente de recaudación del Estado -nunca el IVA, como aquí- además, la diferencia entre los sueldos mas altos y los mas bajos está entre 3 y 5 veces. Cuando nos enteramos que entre nosotros esa diferencia es de 10 veces o mas, creo que está todo dicho.
    3> A ningún político se le ocurriria perpetuarse en el poder -mucho menos alternando con su esposa- fundamentalmente porque sería REPUDIADO por toda la sociedad.
    Respecto de la inseguridad, puedo coincidir en que aquí y ahora, son necesarias medidas coyunturales para mejorar la seguridad y combatir la delincuencia, pero de nada servirá la “mano dura”, si no va acompañada de medidas que transiten el camino hacia la igualdad social.
    Una deuda pendiente, DE ESTE Y DE OTROS GOBIERNOS DEMOCRATICOS.
    Saludos.

  13. juan pablo garcia dice:

    Martin: Te escucho hace varios años. No estoy de acuerdo con mucha de tus ideas, pero yo no soy de los que escuchan programas para que les endulzen los oidos. quisiera hacerte una pequeña crìtica: A veces pareces soberbio y despreciativo. Se de tu compromiso con la democracia pero la verdad que a mi me molesta sobremanera las referencias “al matrimonio presidencial” “el presidente en ejercicio”, frases que pueden quedar bien para la transmision, pero que no hace mas que ponerte a la altura Institucional del Gobierno. Por ùltimo creo que se deberìa ir mas a fondo cuando hablas con los ruralistas (tu frase sobre que estas en contra de cualquier piquete aparece como “tengo un amigo judio”). Te pediria que analises como permentenemente se justifica un corte y “gendarmerias privadas” que controlan cargas, pero no se analiza que pasarìa si los maestros cortaran las calles por tiempo indefinido o hasta que se les de aumento, los miles de comercios fundidos cortaran la 9 de julio hasta que les bajen los impuestos, los cientos de Pymes fundidas cortaran el abastecimiento de la Capital Federal para que las reabran. Perdon Martin por la lata, pero las corporaciones o este intento de “democracia corporativa” con Bloque del campo etc. me trae reminiscencias de ideas que ya deberìan haber sido superadas por la humanidad.- Un abrazo bien grande y a seguir luchando por esta joven democracia.- Juan Pablo Garcia Caserta

  14. Fast dice:

    Amigo RicGar, la 125 de ser aprobada, tenia como plazo de cadusidad noviembre de 2008, o sea hoy no estaria vigente. Por eso la Sra Pseudo Presidenta, mintio la semana pasada cuando dijo que los pequeños productores con la 125 hoy estarian mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *