EN LA ARGENTINA NO HAY PELOTUDO QUE NO TENGA UN BLOG



El título de este posteo no me pertenece, son las cuidadas palabras del filósofo José Pablo Feinmann y me parecieron muy acordes para contarte que hoy cumplimos un año. No me siento un pelotudo y tal vez mi prosa no sea la mejor, pero estoy muy contento y orgulloso de este canal de diálogo que juntos comenzamos a construir hace 365 días.

La primera nota, que en realidad fue un ensayo, se tituló “Los Límites a la Libertad Nos Hacen Libres”, y me permito poner el link porque la actualidad argentina hace que aquellas palabras recobren actualidad.

A lo largo de este año nos visitaron 18.152 personas que leyeron 29.465 páginas provenientes de más de una veintena de países, algunos de ellos tan lejanos como Suecia, Finlandia, Rusia y Japón. De lo más sorprendente y durante este periodo publicamos 128 artículos.

El blog como herramienta de democratización de la información puede comparárselo, tal vez, con la invención de la imprenta; aun cuando a Feinmann no le guste. Es el acceso de cada uno a su propia imprenta. La información y la cultura en general dejaron de estar en unas pocas manos, en la de los intelectuales –muchos de los cuales habitan sendas torres de cristal- y en la de los empresarios, y ahora están al alcance de quien quiera intentarlo. Así, no sólo se democratizó el acceso a cualquier expresión, sino que además se multiplicó de manera exponencial los emisores. Es cierto que en materia de blogs hay mejores y peores, como sucede con los escritores, los músicos, los pintores, las mujeres, los bares, las películas, los equipos de fútbol, etc.

La irrupción de blogs es tan potente que los observatorios de medios, los gobiernos, ni algunos intelectuales la pueden detener. Hacerlo es gratis, entrar es gratis. Vos elegís entre cientos de miles. Por eso, hoy que cumplimos un año quiero agradecerles a todos los que entran al blog: los que entraron y vuelven, los que entran de vez en cuando y los que no volvieron más. Gracias a los que dejan sus comentarios, a los que sugieren, a los “amiguitos” que mandaron su foto para nuestra galería y a los que se suscribieron para recibir nuestras actualizaciones. A todos ustedes, muchas gracias y también…¡Gracias José Pablo Feinmann!

Los Cinco Artículos Más Leídos
Estos fueron los cincos artículos más leídos desde en el último año. Si querés entrar hacé doble click en el título.

  1. La Dama Que Ya No Ríe
  2. Los Pumas No Son Argentinos
  3. 3X1 Cine: Tres de Amor
  4. Las Supuestas Confesiones de la Diputada Rosana Bertone
  5. El Debate Sobre el Aborto
Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

5 Responses to EN LA ARGENTINA NO HAY PELOTUDO QUE NO TENGA UN BLOG

  1. Daniel DLT dice:

    Martin: A todas las criticas que se le hacen al gobierno del matrimonio presidencial (Con el ex presidente en ejercicio a la cabeza) hay que agregar que fue(ron?) elegidos para gestionar intereses y conflictos en la busqueda del bien comun. En el conflicto con el campo (que se encargaron de crear) son particularmente ineficaces y su unica defensa es demonizar al otro.

  2. Belanix dice:

    coincido con el filosofo… eso es lo maravilloso de la web, cualquiera puede tener un blog…
    ahora, que algunos bloggeros se sientan “tocados”, alla ellos… ;-p
    feliz aniversario…!!

  3. Juan dice:

    Martín: te escucho todos los lunes y martes de 20 a 21 porque a esa hora viajo al colegio donde doy clases. Anoche escuché tu comentario acerca de este post y las palabras de Feinmann. Concuerdo contigo en que esto es la nueva imprenta de Gutemberg que está revolucionando el modo de transmitir información. Te leo a veces, cuando tengo un tiempito o cuando escucho algo en tu programa de radio que me invita a ello. Hablando de invitaciones, te invito a mi blog eidetico.blogspot.com, no es tan sofisticado como el tuyo. Recién comienzo, soy uno de los tantos pelotudos que tienen un blog, jajajajajaja. Pero me entusiasma la idea de compartir ideas, creaciones y otras cosas con los demás. Un fuerte abrazo
    Juan.

  4. Estuviste generoso con “el filosofo”. Es cierto que se entierra solo cuando habla, pero vale la pena poner en evidencia la soberbia resentimiento y mala educación de quien pontifica que la única opinión que importa es la de aquel que tiene buena prosa o es un intelectual consagrado(¿por quién?). O sea él mismo.Lamentable, grosero reaccionario y elitista. Alberto José

  5. Anonymous dice:

    “Filósofo”… Bueh, en la secundaria (la de antes, la misma del filósofo, la que educaba, ¿se acuerdan? – la misma que destruyeron los “progre”) me enseñaron algunas cosas. Por ejemplo, que filosofo significaba “que ama el conocimiento”. Otra era que poder expresarse libremente diciendo lo que uno piensa, aunque sea lo que dice un pelotudo como yo, es parte de ser libres. Por supuesto que para ser libres, hay que tener otras cosas. Por ejemplo, muy pocos pobres y muy pocos ricos (algo que hasta Perón dijo). O sea una gran clase media que pueda hacer y decir lo que se le dé la gana y en total libertad. Y una cosa es segura, la clase media muy pocas veces hace cosas “extremas”. ¿Tendrá miedo el “filósofo” que la gente tenga esa mala costumbre de la clase media que es expresarse libremente? ¿Amará el conocimiento? ¿O será uno de tantos “progre-retrogra”? ¿Por qué le tiene miedo a que un pelotudo (como yo) se exprese? El mayor miedo que un facista puede tener es el “que dirán de los HOMBRES LIBRES”. Por algo Hitler tenía a Joseph Goebbels (Ministro de Propaganda). Y peor de todo, la autoridad que te dá eso de ser “Filósofo”, hasta un Doctor en Matemática le tiembla la pera si no las tiene bien puestas, ¿no?. ¿Saben cual es la diferencia fundamental entre la Wikipedia y la Gran Biblioteca De Alejandría? Que a la Wikipedia no se le puede prender fuego. Y a internet menos. Por eso pelotudos libres del mundo, ¡sigan opinando y diciendo boludeces! Mas vale una boludez dicha en libertad, que un susurro pasado entre prisioneros de un campo de concentración “progresista”. ¿me explico?
    Freeman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *