LA ARGENTINA EN VIGILIA



La Argentina está en vigilia desde hace setenta y cinco días, expectante frente a la danza alocada en la que se enfrascaron el gobierno y el campo. El país está paralizado, no hay otro tema. El resto de la agenda de gobierno ha desaparecido casi por completo, y lo poco que queda, siempre es utilizado como un medio para enviar un mensaje elíptico al adversario que se pretende doblegar. Es hora de encontrarle una solución al conflicto y ponerse en marcha otra vez. Hoy, el gobierno espera que el campo mueva sus fichas para responder. Por su parte, el campo implementa la misma estrategia que el gobierno. Es un ajedrez exasperante que tiene extenuada a la sociedad, desgastado a un gobierno que aún le quedan más de tres años de mandato y al campo sin saber cómo seguir con su actividad. Las amenazas entre uno y otro bando no cesan, y el gobierno en vez de tener una visión superadora, parece ser que el único camino que le interesa transitar es el de profundizar el conflicto.

Es difícil, luego de todo lo que ha sucedido en las últimas horas, sostener que los Kirchner deseen verdaderamente llegar a una solución; que no implica cumplir a rajatabla todas las pretensiones de los productores. Es más, ni siquiera implica acordar con uno de esos reclamos, pero lo que sí se le puede exigir al gobierno es que mantenga un diálogo franco y honesto con uno de los sectores más representativos y eficientes de la Argentina. Las chicanas y las dilaciones sin sentido no pueden seguir ocupando los primeros lugares en esta crisis.
La constante histórica de la Argentina es ir a contramano del mundo, hay sobrados ejemplos para sostener este afirmación. Ahora, el mundo entero necesita alimentos, todos quieren comprar y la Argentina se enfrasca en una furibunda discusión interna sin horizonte. Allí en donde hay una oportunidad la Argentina rápidamente produce una crisis, en esta terquedad de darle la espalda al mundo y vivir en un destierro voluntario. En el fondo, ésta es la discusión permanente del país que no pasa por agrandar la torta para que todos coman más, sino de tratar de apropiarse de una porción más grande de lo que ya se produce.
El gobierno ignora lo que no puede resolver en sus propios términos. Así, la inflación no existe, el acto en Rosario no pasó –al menos para la Presidenta- y el INDEC funciona a la perfección. En este contexto, el tren bala es un salto a la modernidad –aunque no vaya a ser nacional y popular, Cristina Kirchner pide tolerancia a los gritos y Alberto Fernández repite una y otra vez que el gobierno quiere negociar con el campo, pero para que quede bien claro levanta la reunión del lunes. Por su parte, Néstor Kirchner, que no se fue a un café literario, no tiene mejor idea que convocar al Partido Justicialista para respaldar al gobierno de su mujer como si estuviera amenazado por algo o por alguien. Una estrategia más parecida a una reunión de consorcio que al ejercicio racional del poder. Después de que los 27 integrantes de la “mesa chica” del PJ hagan su procesión de fe al matrimonio presidencial, nada va a cambiar y la crisis seguirá con la misma gravedad e intensidad que antes del encuentro. Pero el kirchnerismo es así, necesita constantes pruebas de amor.
La Argentina está paralizada, lo único que sigue su curso es el fútbol y Bailando por un Sueño.
Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

One Response to LA ARGENTINA EN VIGILIA

  1. Dany Mazza dice:

    El plan de lucha debe contener otras acciones tendientes a vaciar la caja de recaudación que el gobierno luego usa para apretar gobernadores. No exportar más soja. Trigo, carne, leche y otros sólo se venden al mercado interno para mantener algo de los ingresos del campo, sin exportar nada.Hay que hacer de cuenta que hubo una gran inundación o una sequía infernal, con lo cual no se hubiera podido exportar nada porque todo se habría perdido, en este caso algo ganaran. Hay que comprender que en la vida para ganar la guerra es posible que uno pierda algunas batallas, es decir para ganar siempre es posible que haya que perder algo. La dirigencia del campo debe entender que es lo que mas le duele al gobierno. Si tienen depósitos en los bancos hay que retirarlos inmediatamente y girarlos al exterior. No hay que sembrar nada, porque K ha dicho hoy que para avanzar y crecer no necesita al campo.Pues bien, que el campo le demuestre a este gobierno que no es como ellos piensan. Las poblaciones del interior debe pedirle rendición de cuenta a cada legislador en la propia puerta de su casa. A cada gobernador haciéndole escraches y batucadas (esto se lo permiten a mama Hebe y a Hijos, porqué no habrá de hacerlo un ciudadadno común?). Luego de “convencer a cada diputado” de lo que debe hacer para cunplir su obligación, hay que exigir un debate en el Congreso Nacional para determinar : 1) Si optamos por un país unitario o uno Federal, 2) Si se modifica la ley de Coparticipación Federal para que funciones al revés de como se aplica hoy y 3) Si las retenciones son necesarias a los fines explicitados en los puntos anteriores. Hay que ir paso a paso, pero ir……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *