REINA ¿PERO GOBIERNA?




Cristina Kirchner está a punto de cumplir cinco meses como Presidenta y nunca imaginó que su gobierno debería atravesar tantos escollos en tan poco tiempo. Muy lejos debe haber quedado su proyecto de codearse con los líderes más importantes y poderosos del mundo, pensando que la Argentina seguiría calma y tranquila. No fue así. Cristina quiere reinar pero tiene que gobernar y dedicarse a resolver problemas típicos de un país en vías de desarrollo. Hasta ahora, los discursos que pronuncia –casi a diario- sólo tienen el objetivo de la confrontación. En este contexto, la prensa se ha convertido en uno de sus blancos predilectos y el grupo Clarín en el indiscutido protagonista de sus ataques.
A la Presidenta parece que la desvelan más los medios y los titulares de los diarios, que los problemas de los argentinos. Las soluciones están ausentes en sus discursos. La inapelable realidad de los changuitos del supermercado no importa, porque todo se reduce a lo que los especialistas en comunicación denominan “la verdad publicada”, que no siempre coincide con la verdad y muchas veces tampoco con la idea que tiene el gobierno sobre la situación actual. Es un escenario peligroso porque cuando un gobierno se desconecta de la realidad y de las necesidades de su pueblo, inexorablemente termina por perder el rumbo y los resultados nunca son buenos.
Una anécdota sucedida hace algunos días en la Casa de Gobierno, pone de manifiesto la concepción casi monárquica de la Presidenta. En oportunidad de hacer anuncios sobre el aumento de las cuotas de los colegios privados, un periodista de Radio Rivadavia dijo en voz alta que el incremento del establecimiento al que concurren sus hijos había aumentado un 30 por ciento. El cronista fue retirado de sala por el personal de seguridad y ella dijo que se había agredido a la Presidenta de la Nación. Es cierto que no parece la mejor reacción de un periodista –que convengamos que también somos seres humanos y pagamos las cuentas a fin de mes como cualquiera-, pero no puede decirse que haya sido una agresión. Al parecer la Presidenta no debe haberse percatado que el absolutismo terminó hace ya muchos siglos. Una época de la historia en que no se podía mirar a un monarca a los ojos porque su poder emanaba directamente de Dios.
Días atrás, el diario Crítica de la Argentina publicó el resultado de dos encuestas encargadas por Mauricio Macri y Hermes Binner: “El sondeo encargado por el macrismo dio al tope de la consideración pública a Daniel Scioli, con 72 puntos (un capital que en los últimos días ha comenzado a menguar). Le seguían Mauricio Macri, con 60; Néstor Kirchner, con 47, y, por fin, la primera mandataria, con 32. El muestreo pedido por Hermes Binner reveló para ella 27 puntos positivos, con algunas curiosidades: el piso estaba en la zona de Santa Fe, donde la Presidenta arañaba los 14”. Es un aviso pero es preocupante que un mandatario sufra un desgaste tan grande en tan poco tiempo.
Cristina Kirchner tiene un equipo de gobierno desgastado, enfrentado entre ellos y en menos de cinco meses ya va por su segundo ministro de economía. Otra señal clara de que la situación, es por cierto, preocupante. Hay integrantes del gabinete que deberían haberse retirado hace tiempo y otros a los que ni siquiera se sabe cómo es su gestión.
La inflación es el problema más importante que afecta a los argentinos. El gobierno lo ha negado sistemáticamente, y cuando excepcionalmente lo reconoce, responsabiliza al paro del campo cuando el tema se discute desde mucho antes. Pero más allá de esta errónea lectura, la Presidenta analiza el problema desde su atril, como si fuera una simple espectadora haciendo comentarios en la mesa de un bar porteño. Nada se sabe sobre si el gobierno está estudiando un plan serio y consistente para combatir la inflación, todo parece reducirse a mandar piqueteros a los supermercados. No parece un plan muy efectivo para cuidar el bolsillo del pueblo.
Usualmente, Cristina Fernández hace mención a uno de sus latiguillos preferidos: “la distribución del ingreso”. El INDEC no informa las cifras de distribución del ingreso desde hace meses, algo que está muy reñido con la transparencia y la calidad institucional. El controvertido y faraónico proyecto del Tren Bala no parecer ser un cabal instrumento para cerrar la brecha entre ricos y pobres. En ese tren se proyectan gastar, al menos por ahora, unos U$S 4.000 millones que pagarán argentinos ricos y pobres, pero al que sólo accederán los más acomodados. Se prevé que el tren necesitará energía en una cantidad similar a la que consume una ciudad de 80.000 habitantes. Pero como en la Argentina ya todos usamos lamparitas de bajo consumo, ése no es un problema y quienes lo señalan evidentemente responden a oscuros intereses económicos. Varios diputados de la oposición temen que se transforme en un nuevo Yacyretá. Los pobres, seguramente seguirán viajando en trenes que avanzan a paso de hombre y demoran 16 horas y media en unir Córdoba y Buenos Aires; el mismo tiempo que se tardaba hace 103 años en la época que gobernaba Julio A. Roca. La Presidenta no escucha las críticas y dijo que el tren bala es “un salto a la modernidad”. La verdad es que nada más lejos de esta afirmación, el tren bala parece más la expresión de aquellos que les gusta aparentar una posición económica que no tienen. Pero es lógica la visión de la Señora K porque su gobierno es un hato de apariencias sin consistencia.
A diferencia de otros gobiernos, en los que las crisis tenían siempre una raíz económica, el principal problema de esta segunda parte del kirchnerismo es política. Es necesario rectificar el rumbo del gobierno en sus contenidos y en sus formas. El tono confrontativo del puño crispado debe dar lugar a la reflexión y a la mesura, propios de los verdaderos estadistas.
El conflicto con el campo (recargado) es obra del gobierno: Néstor lo hizo. En su concepción, es más importante la imagen del triunfo –no el triunfo en sí mismo- que cientos de miles de argentinos perjudicados por decisiones políticas erróneas. Al gobierno no le importa si la construcción en el interior se paralizó, si las empresas que producen maquinaria agrícola deben suspender personal, si la Argentina pierde mercados en el mundo o si los beneficiados terminan siendo los más poderosos. Ni siquiera parece importar solucionar los problemas, todo se reduce a la victoria o la derrota del gobierno. Ese es el único prisma que impera. El dogma peronista se ha reescrito, primero los Kirchner, después el modelo y por último el movimiento. Cristina Fernández de Kirchner tiene mandato popular, de una vez por todas tiene que gobernar que no es lo mismo que reinar.

Se Sociable, Compartilo!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

6 Responses to REINA ¿PERO GOBIERNA?

  1. Claro como el agua. Es increíble lo esclavo de la imagen que es el matrimonio Kirchner. Sería muy importante que se dedique(n) a gobernar…a hacer más gestión y menos palabrerío barato.
    Muy bueno el programa y el blog estimado Martín.
    Saludos.
    Luciano Ricchetti
    (un amiguito de Contrapunto)
    lucianodanielarg@yahoo.com.ar

  2. losgon dice:

    La situacion actual de kirchner es como la de Hitler en Abril de 1945 en el bunker en berlin , esperaba ejercitos imaginarios que lo salvarian de los rusos y decia que si los alemanes no eran capaces de resistir debian morir todos en el intento (y murieron muchos)
    O SEA que esta es a todo o nada , nada le importa , caiga quien caiga se hara lo que yo digo o moriran todos en el intento.
    Eso es lo que nos espera
    Luis Gonella

  3. Draugmith dice:

    La Sra. Cristina desea parecerse a Evita (a quien no le llega ni a la suela de los zapatos), sin embargo está más cerca de emular a Isabelita y eso debe preocuparnos a todos los ciudadanos.

  4. norma dice:

    Querido Martin yo soy una amiguita tuya, ya grandecita, pero desde antes de las elecciones venia baticinando lo que pasaria si esta gente seguia en el poder, pero realmente sobrepasaron mi capacidad de imaginacion. Ahora estan mostrando su lado mas Ezquizoide como te lo decia ya en Octubre( me especializo en analisis de la personalidad con testeo muscular, recientemente pude experimentarlo en Cuba) ya que se les nota a primera vista y la sra. ck tambien muestra signos de Border ( bipolaridad) lo que es una muy mala mezcla y su consorte no la ayuda para nada. Solo espero que los argentinos estemos unidos y no hagamos el juego a los grupos de choque que nos proponen, Moyano, Delia, Persico, Bonafini etc.Esta batalla se gana con la paz y la perseverancia , ya que un dia se tendran que rendir ante los propios que hoy estan entendiendo que si no le dan la cara al pueblo este lo va a pasar por encima en las proximas elecciones, donde tendremos que quitarle poder en el parlamento, para tener una democracia mas participativa.
    Norma cristina Lopez
    Don Torcuato

  5. Anonymous dice:

    Martin: Excelente tu reflexion. Es increible que en un pais como la Argentina, con todo el potencial que tenemos, sigamos siendo un pais “bananero” porque aunque nos duela, ese es el adjetivo calificativo que nos merecemos. Nuestro gobierno esta cometiendo un error garrafal en su afan de no querer retroceder y siempre querer tener razon. Eso agregado a la soberbia, la mentira, y el atropello cotidiano al cual nos tienen acostumbrados, nos estan llevando a un pais cada vez menos serio, con menos esperanzas de desarrollo, y consecuentemente con mas pobreza, material y educativa. Esta a la vista que estos personajes no pueden estar al frente de un gobierno, ya que tal necesita de gente capacitada, honesta y con vision de futuro para encaminarnos en una estrategia a nivel pais para llegar a ser una nacion mas desarrollada y prospera. Basta ver los metodos que utilizan para combatir la inflacion para darse cuenta el nivel de ignorancia en materia economica. La inflacion se comabate con politicas, no con piqueteros, ni con el INDEK, ni con Moreno: se combate con politicas economicas serias, que incentiven la inversion productiva y asi que la oferta pueda alcanzar a la demanda. Con este triste espectaculo que estan dando, no hacen mas que ahuyentar a cualquier tipo de inversion, y eso, sumando al descontrolado gasto publico para seguir manteniendo el vergonzozo aparato del partido justicialista, solo puede resultar en mas inflacion, mas pobreza y mas y mas desigualdad. Un saludo y te felicto por el programa, muy bueno!!
    Seba

  6. Anonymous dice:

    Martín: Como siempre muy interesante y didáctico tu comentario. Agrego algunas cosas que deberemos reflexionar en los próximos meses.Es verdad que la presidente fue electa por la voluntad popular. Es también cierto que debería cumplir con su mandato acorde las normas que sostienen esa posición.Pero que estuviese habilitada a ser electa, de ningún modo daba garantías de idoneidad. Y como el movimiento se demuestra andando, lo importante es discernir si en realidad la primera mandataria se encuentra capacitada para desempeñar su rol. Me preocupa su condición psicológica, toda vez que ciertas patologías se esconden detrás de discursos aparentemente normales, adornados con un vocabulario que tiene apariencia de coherente, pero que desmenuzado deja serias dudas de que así sea. Ello es doblemente peligroso, porque a la propia incapacidad para entender las cosas, se le suma una irascibilidad sustentada en un delirio de persecución que hace que embata contra todo el mundo, o que todo el mundo sea investigado como lo denuncia un matutino de este domingo. Es decir, estamos todos bajo estado de sospecha. Si los destinos de la República están en manos de alguien que puede llevarnos a una confrontación entre hermanos, o a una catástrofe como Nación, circunstancia que es de sospechar toda vez que su función realmente la desempeña su esposo, el cual carece de cargo alguno,la seriedad de lo que expreso debería evaluarse. He de recordar que el artículo 88 de la CN reza en su segundo apartado “En caso de destitución, muerte, dimisión o INHABILIDAD del presidente y vicepresidente de la Nación, el Congreso determinará qué funcionario público ha de desempeñar la Presidencia, hasta que haya cesado la causa de la INHABILIDAD o un nuevo presidente sea electo”. Resulta claro que este párrafo atiende el caso que los impedimentos afecten al presidente y al vicepresidente.El primer párrafo del mismo artículo, como resulta obvio, trata el caso del reemplazo del vicepresidente por el presidente aunque no contiene en forma expresa el término INHABILIDAD, no obstante lo cual resulta sencillo colegir que si por aplicación del segundo párrafo aquella puede caberles a ambos en conjunto, va de suyo que la INHABILIDAD pueda afectarlos, con más razón, en forma independiente. Aclarado ello vuelvo a preguntar : ¿Se encuentra la señora CFK afectada por alguna inhabilidad?
    Si la respuesta es afirmativa, institucionalmente debe dejar el gobierno en manos del vicepresidente y no en manos del ex-presidente.Esta es mi rotunda postura.
    Dany Mazza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *