Presos de la Corrección Política

Entre los muchos mensajes que dejó el resultado electoral en los Estados Unidos, el hastío de la gente a la corrección política que en vez de contribuir a que los debates sean Leer más »

América para los Americanos

Todos se preguntan por qué gano Donald Trump. En primer lugar fue mejor candidato que Hillary Clinton. Al igual que Ronald Reagan promete la vuelta al American Dream, un conjunto de costumbres Leer más »

Presos de su Propio Relato

Máximo Kirchner cerró la lista de oradores en la Marcha de la Resistencia. En primer lugar debe decirse que el número de fondo a cargo del “hijo” de El y Ella decepcionó Leer más »

Un País Un Poco Más Normal

El fallo de la Corte Suprema de Justicia que dispuso retrotraer las tarifas de gas domiciliario es una derrota para el gobierno. No hay duda que se trata del traspié político / Leer más »

Calu Rivero no es Muhammed Alí

El 19 de Julio de 1996, en Atlanta, capital del estado norteamericano de Georgia, un tembloroso Muhammed Alí con evidentes rastros del devastador Parkinson encendió la antorcha olímpica. Los norteamericanos y el Leer más »

 

Presos de la Corrección Política

house2-2

Entre los muchos mensajes que dejó el resultado electoral en los Estados Unidos, el hastío de la gente a la corrección política que en vez de contribuir a que los debates sean más ricos, profundos y libres nos encarceló en un pensamiento dominante. Los votantes de Trump, los que apoyaron el Brexit y los colombianos que se opusieron al tratado de paz con las FARC son los que empezaron a demostrar cansancio por lo que en definitiva terminó por convertirse en un pensamiento dominante que no admite discrepancias. Y aquel que se atreva a desafiar estas reglas rápidamente es estigmatizado. Una paradoja porque el argumento de la estigmatización es el que usan los representantes de aquello que es políticamente correcto para obturar cualquier voz discrepante. Por supuesto, que la Argentina no quedó excluida del pensamiento políticamente correcto, aunque poco a poco a surgir quienes los desafían. Darío Lopérfido se atrevió a cuestionar el número de 30.000 desaparecidos. Prácticamente fue puesto al nivel de un genocida y lo que fue peor es que Horacio Rodríguez Larreta no lo sostuvo y perdió su puesto de ministro. Simplemente por plantear un disenso con el pensamiento hegemónico, que para sus defensores la verdad muchas veces ni siquiera es un estorbo. En la Argentina no hay ningún documento ni testimonio objetivo que prueba que desaparecieron 30.000 personas. Ello no significa que sea menos grave, que los militares tengan una menor responsabilidad como perpetradores de la peor tragedia argentina. Siguen siendo delitos de lesa humanidad pero la magnitud es distinta y hay que decirlo 30.000 desaparecidos no es lo mismo que 7.000.

El otro que se animó a desafiar la corrección política fue el senador Miguel Angel Pichetto cuando puso en debate el tema de la inmigración. Rápidamente fue calificado de xenófobo y el INADI abrí varios procesos administrativos. ¿Por qué no se puede discutir la inmigración en la Argentina? ¿No tenemos derecho los que pagamos impuestos a opinar en dónde se gastan? Se podrá coincidir o no con Pichetto pero en ningún momento su planteo fue xenófobo. Pero el solo hecho de plantear una idea disonante es suficiente para callar al osado y transformarlo en una amenaza al orden establecido. Un disparate.

América para los Americanos

img_1364

Todos se preguntan por qué gano Donald Trump. En primer lugar fue mejor candidato que Hillary Clinton. Al igual que Ronald Reagan promete la vuelta al American Dream, un conjunto de costumbres y tradiciones sobre lo que los explicadores argentinos, que ni siquiera conocen bien Miami, no tienen ni idea. Entre esas cuestiones está el debate sobre el derecho a armarse contenido en la segunda enmienda de la Constitución y que ocupó mucho espacio en la campaña. Aclaro que no tiene nada que ver con Garfunkel y Sra. Cazando cocodrilos para hacer portafolios. Trump apoyó siempre este derecho y por eso la Asociación Nacional del Rifle le dio su apoyo con un acto que duró cuatro horas y que presidió el gobernador de Kentucky.
No es cierto que Trump sea xenofobo, que odie a los inmigrantes, a los latinos y a cualquier minoría. Trump lo que quiere es combatir la inmigración ilegal, no al que tiene sus papeles en orden. Un Pichetto de cabellera naranja y que habla inglés. Te suena? Esto lo dijo en sus discursos una y otra vez. Los latinos en EEUU especialmente los cubanos no son de izquierda.

Presos de su Propio Relato

Foto Infobae

Máximo Kirchner cerró la lista de oradores en la Marcha de la Resistencia. En primer lugar debe decirse que el número de fondo a cargo del “hijo” de El y Ella decepcionó un poco. Otros teloneros como el ex ministro Agustín Rossi y Hebe de Bonafini se mostraron más combativos y fueron más precisos a la hora de desnudar su verdadero pensamiento. En términos generales, los discursos pueden sintetizarse en que Mauricio Macri sería un perverso que se regocija haciendo sufrir al pueblo y esta tarea la lleva a cabo gracias a la participación de los medios de comunicación que, en definitiva, tienen el mismo objetivo que el presidente. Pero no solo eso, sino que los casos de corrupción que se descubren casi a diario no son otra cosa que una estratagema del gobierno para tapar la grave situación en que ha sumido al país. Esta línea argumental la ensayó Agustín Rossi, quien será recordado como el ministro de defensa al que se le perdió un misil, se le hundió un barco amarrado en un muelle, constantemente le robaban armas y municiones de las bases militares y no fue capaz de reparar el rompe hielos Almirante Irizar a pesar de haber gastado una fortuna.

Así, siguiendo este razonamiento es fácil concluir que José López arrojando nueve millones de dólares en bolsos en un convento, las más de doscientas propiedades de Lázaro Baéz, los $ 206 millones que Hebe de Bonafini debe explicar a dónde fueron a parar en la causa “Sueños Compartidos” y la propia e inexplicable fortuna de la familia Kirchner se tratan de una gran montaje de Macri para distraer al mismo pueblo que se propuso hambrear. Todo el razonamiento es insólito y se derrumba sin mayor esfuerzo. Es cierto que no se debe soslayar la impericia de este gobierno, no sólo para resolver los problemas pero también para agravarlos.

Un País Un Poco Más Normal

csj-e1471538858152-700x394

El fallo de la Corte Suprema de Justicia que dispuso retrotraer las tarifas de gas domiciliario es una derrota para el gobierno. No hay duda que se trata del traspié político / jurídico más importante desde que Mauricio Macri se hizo cargo de la presidencia. Además, se trató de un daño auto infringido por Cambiemos que no solo persistió en su error sino que, inclusive, lo profundizó. Más allá de los groseros desaciertos jurídicos y de una preocupante falta de cintura política; uno de los principales problemas fue que los principales funcionarios del gobierno interpretaron que el tema de las tarifas no era en realidad ese; sino que era una excusa para discutirle el poder al presidente. Lo convirtieron en una cuestión de gobernabilidad y así escalaron el problema con una enorme pérdida de tiempo.

Calu Rivero no es Muhammed Alí

Muhammed Alí

El 19 de Julio de 1996, en Atlanta, capital del estado norteamericano de Georgia, un tembloroso Muhammed Alí con evidentes rastros del devastador Parkinson encendió la antorcha olímpica. Los norteamericanos y el mundo quedaron maravillados con el sacrificio de ese hombre luchando contra su enfermedad en vivo y en directo. Además, Alí pertenecía a esa elite de deportistas ganadores de una medalla de oro. Había ocurrido en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960. El boxeador más grande y polémico de todos los tiempos no solo fue un ejemplo como deportista, sino que fuera del ring su compromiso con los derechos civiles y la paz fue enorme. El mundo quedó maravillado al ver a ese hombre, que recordaba como un bailarín mortal, hacer un esfuerzo sobrehumano para lidiar con el fuego olímpico y mantener a raya a su enfermedad por algunos minutos.

Veinticuatro Años de Impunidad

EI

Me tocó cubrir el atentado a la Embajada de Israel como periodista para Radio América. Fue de las cosas más duras que hice. Era una zona de guerra. Había restos de cuerpos por todas partes. La perplejidad era tan grande que pocos eran los que lloraban. Había olor a muerte en el sentido más literal. Estuve unas ocho horas. Cuando terminé me senté en el cordón de Libertador en Retiro y me largué a llorar.