Un País Un Poco Más Normal

El fallo de la Corte Suprema de Justicia que dispuso retrotraer las tarifas de gas domiciliario es una derrota para el gobierno. No hay duda que se trata del traspié político / Leer más »

Calu Rivero no es Muhammed Alí

El 19 de Julio de 1996, en Atlanta, capital del estado norteamericano de Georgia, un tembloroso Muhammed Alí con evidentes rastros del devastador Parkinson encendió la antorcha olímpica. Los norteamericanos y el Leer más »

Veinticuatro Años de Impunidad

Me tocó cubrir el atentado a la Embajada de Israel como periodista para Radio América. Fue de las cosas más duras que hice. Era una zona de guerra. Había restos de cuerpos Leer más »

Nisman: La Víctima 86

El fiscal Alberto Nisman apareció muerto en su departamento de Puerto Madero. La flamante historia oficial dice que se suicidó y los voceros del gobierno junto con el sistema paraestatal de medios Leer más »

Desde Adentro de la Grieta

Al igual que en Radio América años atrás, una vez más me tocó enfrentarme al dueño de una radio al aire buscando explicaciones. La primera vez fue con Sergio Szpolski y ahora Leer más »

 

Un País Un Poco Más Normal

csj-e1471538858152-700x394

El fallo de la Corte Suprema de Justicia que dispuso retrotraer las tarifas de gas domiciliario es una derrota para el gobierno. No hay duda que se trata del traspié político / jurídico más importante desde que Mauricio Macri se hizo cargo de la presidencia. Además, se trató de un daño auto infringido por Cambiemos que no solo persistió en su error sino que, inclusive, lo profundizó. Más allá de los groseros desaciertos jurídicos y de una preocupante falta de cintura política; uno de los principales problemas fue que los principales funcionarios del gobierno interpretaron que el tema de las tarifas no era en realidad ese; sino que era una excusa para discutirle el poder al presidente. Lo convirtieron en una cuestión de gobernabilidad y así escalaron el problema con una enorme pérdida de tiempo.

Calu Rivero no es Muhammed Alí

Muhammed Alí

El 19 de Julio de 1996, en Atlanta, capital del estado norteamericano de Georgia, un tembloroso Muhammed Alí con evidentes rastros del devastador Parkinson encendió la antorcha olímpica. Los norteamericanos y el mundo quedaron maravillados con el sacrificio de ese hombre luchando contra su enfermedad en vivo y en directo. Además, Alí pertenecía a esa elite de deportistas ganadores de una medalla de oro. Había ocurrido en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960. El boxeador más grande y polémico de todos los tiempos no solo fue un ejemplo como deportista, sino que fuera del ring su compromiso con los derechos civiles y la paz fue enorme. El mundo quedó maravillado al ver a ese hombre, que recordaba como un bailarín mortal, hacer un esfuerzo sobrehumano para lidiar con el fuego olímpico y mantener a raya a su enfermedad por algunos minutos.

Veinticuatro Años de Impunidad

EI

Me tocó cubrir el atentado a la Embajada de Israel como periodista para Radio América. Fue de las cosas más duras que hice. Era una zona de guerra. Había restos de cuerpos por todas partes. La perplejidad era tan grande que pocos eran los que lloraban. Había olor a muerte en el sentido más literal. Estuve unas ocho horas. Cuando terminé me senté en el cordón de Libertador en Retiro y me largué a llorar.

 

Nisman: La Víctima 86

Nisman

El fiscal Alberto Nisman apareció muerto en su departamento de Puerto Madero. La flamante historia oficial dice que se suicidó y los voceros del gobierno junto con el sistema paraestatal de medios no dudaron tomar ese camino, haciendo hincapié que la puerta del departamento estaba cerrada por dentro y que era custodiado por diez policías. Les faltó decir que el caso estaba completamente esclarecido. La tesis del gobierno se completaría con que Nisman tomó la decisión del suicidio porque no podría mantener sus acusaciones frente a los legisladores, que a juicio de la diputada Diana Conti iban a salir “con los tapones de punta”. La tesis es perversa pero es la que más le conviene al gobierno.

El problema es que nadie cree que Nisman, si es que verdaderamente se suicidó, haya tomado esa decisión al menos libremente. La diputada Patricia Bullrich declaró que el sábado habló con el fiscal al menos en cuatro ocasiones y en todas ellas dialogaron de lo que iba a ser la presentación en el Congreso. Explicó que en esas comunicaciones lo percibió como un hombre que estaba trabajando.

Es difícil y casi inverosímil creer que Nisman se suicidó por razones personales y la conjetura más difundida es que lo “suicidaron”. Se llama suicidio inducido. La muerte de Nisman beneficia al gobierno, a los iraníes y a determinados grupos de inteligencia que mantienen una disputa entre sí. Si efectivamente alguien tomó la decisión que Nisman debía morir, es evidente que entendió que era el “mal menor”. El objetivo era que no hablara frente a los diputados de la Comisión de Legislación Penal. Se trata de la confirmación que la investigación del fiscal tiene un enorme valor para deslindar responsabilidades en la nueva trama de encubrimiento para garantizar la impunidad de los iraníes y que tendría como principal responsable a Cristina Fernández de Kirchner. Ademá, implica la partida de defunción definitiva del vergonzoso memorándum con Irán.

Desde Adentro de la Grieta

identidad

Al igual que en Radio América años atrás, una vez más me tocó enfrentarme al dueño de una radio al aire buscando explicaciones. La primera vez fue con Sergio Szpolski y ahora con Jorge Cassino, accionista de Zirma S.A. licenciataria de FM Identidad 92.1. Ambos creyeron que debían dar a conocer su versión después de mis dichos. En ambos oportunidades actué de la misma forma, respetando el derecho de réplica y dejando que dijeran su verdad pero preguntando de la misma manera que hice con cualquier entrevistado a lo largo de mis años como periodista. En ninguno de los dos casos fue fácil, pero entendí que hice lo que debía de acuerdo con los standares personales que siempre me impuse y que entiendo guían al periodismo profesional.

La historia de la desaparición de FM Identidad es una demostración más del “vamos por todo” y del intento del gobierno de imponer su relato, que como sabemos nada tiene que ver con la realidad. Y como esa grieta se profundiza cada vez más, todo se convierte en algo cada vez más bizarro y caricaturesco. Una vez más queda demostrado que el kirchnerismo tiene un verdadero problema con la información y con el pensamiento libre. Una guerra en la que puede ganar docenas de batallas pero la historia demuestra que no ganará la contienda. El cierre de FM Identidad demuestra que el problema no es solo el Grupo Clarin, sino que de lo que se trata es de quitarle a la sociedad la posibilidad de elegir.

La entrevista con Jorge Cassino tiene momentos desopilantes. Por ejemplo no fue capaz de decirme el nombre de quién firmó el traspaso de acciones de Zirma S.A. Sólo recordaba que era el presidente de Vorterix y que tenía un apellido judío y que ese día se encontraban presentes Szpolski y Mario Pergolini. Incluso, llegó a esgrimir el argumento que tal vez en un futuro pueda recomprarle el 49% del paquete accionario a quienes le había vendido hace pocas semanas. Reconozco que no fue fácil mantener la compostura. Admitió que a pesar de ostentar 51% de la empresa no sabe cuál será su rol junto a sus nuevos socios. Suena por lo menos extraño que el accionista mayoritario espere instrucciones del minoritario. En varias oportunidades le pregunté si podía dormir tranquilo después de venderle la radio a Szpolski. La pregunta lo incomodó y le molestó.

Respeto

boudou

Pocas horas antes que Chiquito Romero se convirtiera en un nuevo héroe nacional, el vicepresidente Amado Boudou asumía el rol protagónico de los actos por un nuevo aniversario de la independencia argentina. Cristina Fernández de Kirchner entendió que era una buena oportunidad para que su compañero de fórmula hiciera su presentación en sociedad ya como procesado. Le prestó el atril, los granaderos y los ministros para que lo arropen. Boudou se mostraba pleno, desafiante y no eludió alguna “selfie”. El mismo Boudou que llegó prácticamente a escondidas de una gira inventada y que le pidió al gobierno panameño que le mantuviera a los periodistas alejados. Es consciente que ya no puede contestar ni las inocuas preguntas que surgen de los pseudo periodistas rentados por el gobierno.